Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Ya sabía yo que estaba rodeado de traidores dentro del ministerio”. El dolido comentario de Moratinos tras leer los cables diplomáticos de Wikileaks

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dolido, muy dolido. Así se encuentra el ex ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, tras haber leído, como el resto de españoles, los cables diplomáticos que redactó la embajada americana sobre las movidas políticas en su ministerio.

“Ya sabía yo que estaba rodeado de traidores dentro del ministerio”, es lo que, con cierta amargura, contestó a un amigo hace unos días, cuando éste le preguntó cómo se sentía tras la difusión de esos mensajes al departamento de Estado.

Los telegramas revelados a través de Wikileaks, en especial todos los relacionados con Iberoamérica, han caído como una bomba en el palacio de Santa Cruz, pues muchos de los  mencionados con nombres y apellidos siguen teniendo puestos de gran responsabilidad dentro de la diplomacia española.

En los escritos que se enviaron a Washington se refleja la ‘rivalidad’ que surgió entre Moratinos y Trinidad Jiménez en cuanto ésta accedió a la secretaría de Estado para Iberoamérica, en septiembre de 2006.

Desde ese momento, hasta que Jiménez pasó a ser ministra de Sanidad, en abril de 2009, tanto ella como alguno de sus más próximos colaboradores trasladaban a la embajada USA información sensible, que no era coincidente con la línea política del ministro.

Por ejemplo, el entonces director general para Iberoamérica, Javier Sandomingo (cuyos comentarios se presentan como fuente “estrictamente protegida”), adelantó a los americanos, “por encargo” de Trinidad Jiménez, el primer viaje de Moratinos a Cuba.

Sandomingo, como Jiménez y el director general de Política Exterior, Rafael Dezcallar (hoy embajador en Alemania), aparecen como “más escépticos” con el régimen de Fidel y Raúl Castro que el ministro Moratinos.

Otro que queda en mal lugar por las filtraciones de Wikileaks es Juan Carlos Sánchez, en la actualidad director general para Iberoamérica, y que en el momento de la fallida venta de armas a la Venezuela de Hugo Chávez, entre 2005 y 2006, era subdirector general para los países de la Comunidad Andina. Este diplomático expresó al consejero político de la Embajada de EEUU su “perplejidad” y la de “la gran mayoría” de sus colegas en Exteriores por el acercamiento tan evidente entre Madrid y Caracas.

Moratinos se ha sentido muy molesto con estos comentarios que se hicieron a sus espaldas, y por comprobar de forma fehaciente que el ministerio de Exteriores ha estado dividido durante buena parte de sus seis años y medio de mandato.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·