Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Su elección para el cargo se anunciará en los próximos días

El nombramiento del número dos de Exteriores provoca un choque entre Moragas y el ministro Dastis

Ildefonso Castro tuvo un encontronazo con el jefe de gabinete de Rajoy por el cese de una persona de su confianza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada, el departamento que dirige Alfonso Dastis deslizó el nombre de Ildefonso Castro como nuevo secretario de Estado de Exteriores. Y, aunque el nombramiento no se ha oficializado todavía, ya ha provocado un primer choque entre el ministro y Jorge Moragas, que no olvida el roce que tuvo con el nuevo número dos del Ministerio la legislatura pasada.

Rajoy, Alfonso Dastis y Moragas. Rajoy, Alfonso Dastis y Moragas.

La llegada de Alfonso Dastis a Exteriores fue una de las principales sorpresas de Mariano Rajoy cuando anunció la composición de su nuevo Consejo de Ministros. El diplomático, hasta entonces embajador de España ante la UE, no figuraba en ninguna quiniela previa, pero su papel como la voz del presidente en Bruselas durante la anterior legislatura fue su principal aval para llegar al cargo.

Además, Rajoy buscaba un ministro de Exteriores más técnico y más próximo a Moncloa, después de la etapa convulsa de Margallo en el Ministerio. Y, por ese motivo, quería que Dastis y Jorge Moragas despacharan de forma habitual para que la estrategia de Presidencia y de Exteriores fuera la misma.

Esa relación entre el ministro y el jefe de gabinete de Rajoy se había traducido, hasta la fecha, en nombramientos consensuados de personas de la máxima confianza de ambos. Así, Jorge Toledo, afín a Moragas, fue nombrado secretario de Estado para la UE y Fernando García Casas, más próximo a Dastis, llegó a la secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica.

Pues bien. Según explican a El Confidencial Digital cargos gubernamentales bien situados en Moncloa, ese equilibrio de fuerzas se rompió la semana pasada, cuando desde el entorno de Alfonso Dastis se deslizó el nombre de Ildefonso Castro como el elegido del ministro para ser su número dos en Exteriores.

El encontronazo con Jorge Moragas

Diplomático de carrera, Castro ha sido, desde que Rajoy accediera a La Moncloa hace cinco años, el director del Departamento de Política Internacional de Presidencia del Gobierno y, por tanto, uno de los asesores de cabecera del jefe del Ejecutivo durante este periodo, como el propio Jorge Moragas.

Ambos colaboradores del presidente, sin embargo, tuvieron un encontronazo en el verano de 2014, cuando Castro decidió prescindir, en su grupo de asesores sobre política exterior, de Gonzalo Fournier, muy próximo al jefe de Gabinete de Rajoy.

Fournier había desempeñado, hasta entonces, las labores de asesor para América del Sur y la Santa Sede y, una vez apartado del Departamento de Política Internacional, fue reubicado en el propio equipo de Moragas.

El catalán, explican desde Moncloa, no se ha olvidado de esa decisión del que va a ser nuevo secretario de Estado de Exteriores y anda molesto con la decisión adoptada por Dastis.

Ignacio Ybáñez será embajador en Moscú

Las fuentes consultadas por ECD explican que la decisión del ministro, pese a la oposición de Moragas, parece “inamovible”. Por ese motivo, el nombramiento, después de haberse “anunciado” en El País, ABC y Europa Press entre otros medios, se hará oficial en los próximos días.

En el Ministerio, añaden, están pendientes del plácet de Rusia para poder enviar al actual secretario de Estado de Exteriores, Ignacio Ybáñez, a la embajada española en Moscú. Y, una vez que se tenga esa autorización, se anunciará la elección de Ildefonso Castro como nuevo número dos de Alfonso Dastis.

El ministro, concluyen desde Moncloa, ha querido demostrar, con este nombramiento, “su autonomía respecto a Moragas”, a pesar de haber aceptado que su departamento debía de volver a la órbita de Presidencia del Gobierno tras la etapa de José Manuel García-Margallo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·