Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Temen que se produzca un 'corralito'

Los notarios también se van de Cataluña

Las salidas de Pymes hacia otras regiones de España les ha hecho perder ingresos y están cansados de la posición ambigua del Colegio oficial. El 90% proceden de fuera.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Más de un 90% de los notarios que trabajan en Cataluña pertenecen a otras partes de España y mantienen una postura fiel al Ministerio de Justicia. Este colectivo augura una debacle económica para todos.


Notaría Notaría

Los notarios ya no pueden callar más. “Cataluña nunca ha sido tierra de opositores”, traslada a El Confidencial Digital Esteban Cuyás Henche, notario catalán de Tarrasa. Esto tiene como resultado que “más de un 90% de los notarios que trabajan en Cataluña vienen del resto de España”, con lo que es fácil imaginar el pavor de este importante colectivo ante una posible Declaración Unilateral de Independencia (DUI) que les obligue a renunciar a su nacionalidad y les deje en tierra de nadie.

“En el caso de que declaren la DUI tendrá la Generalitat a la mayoría de los notarios en frente. No nos vamos a callar”, defiende Esteban Cuyás que confiesa que ha debido cancelar un viaje importante para este domingo para poder estar en la manifestación en Barcelona por la unidad de España.

“Estamos muy preocupados por la ambigüedad de nuestro Colegio de Notarios”, comenta también a ECD Tomás Feliu, notario de origen balear, pero afincando en Barcelona desde los años noventa. “Cuando el Colegio de Abogados de Cataluña hizo hace un par de semanas un comunicado pronunciándose claramente en defensa de la Constitución, muchos pensamos que nuestro Colegio debía también hacerlo”, confiesa. Y es que no son pocas las voces dentro del círculo de notarios en Cataluña que permanecen atónitos ante el silencio de su institución.

La actitud hasta el momento del Colegio de Notarios de Cataluña ha sido reiterar que ellos están “sujetos a la ley”, tratando de diluir el término “Constitución”, la base del ordenamiento jurídico a la que todo funcionario público debe lealtad.

Joan Carles Ollé

ECD ha tratado de ponerse en contacto, sin éxito, con el decano de los notarios catalanes, Joan Carles Ollé, para conocer las razones de su silencio frente al órdago independentista ante el cual la institución que lidera debe hacer frente, por su lealtad al Ministerio de Justicia y a la Constitución.

Uno de los motivos por los que puede explicarse esta ambigüedad es que Joan Carles Ollé es miembro a su vez del Patronato de la Fundació de la Fundació d’Empresaris de Catalunya (Femcat), asociación de empresarios pro-independentistas que, según reza en su web, su objetivo es “hacer de Cataluña uno de los mejores países del mundo”.

Respuesta oficial del Colegio

El Colegio de Notarios de Cataluña no está de acuerdo con las críticas que le acusan de ambigüedad frente a la secesión o ante una posible DUI. ECD ha contactado con la responsable de prensa del Colegio, que ha preferido no dar su nombre. “La institución no está obligada a dar ningún comunicado en favor de la posición A, B o C. Las opiniones personales es cosa de cada uno”, explica.

Asimismo, reitera que la situación actual dentro del colectivo de notarios es de “absoluta normalidad”, negando tajantemente que esté existiendo un aumento de peticiones de traslados de domicilio fiscal, negando cualquier tipo de fuga de empresas de Cataluña.

El odio aflora

“Entre mis círculos de amigos, tanto los que son catalanes como los que no, todos coincidimos en que la situación es extrema”, confiesa Tomás Feliu. “Mi mujer es vasca y cuando aprobé en el 98 la oposición de notarías, me impuso como condición no pedir vacante en el País Vasco”, recuerda el entrevistado.

Hoy, según reconoce Tomás Feliu, el ambiente en Cataluña está tan enrarecido como durante los malos años en la tierra natal de su esposa. Ante esta situación, él y su mujer han decidido que su familia se traslade a Baleares, mientras él trata pacientemente de esperar a conseguir una vacante fuera de Cataluña.

“No quiero que mis hijos vivan en un lugar donde la gente se odie. Esta fractura social no se arreglará hasta dentro de dos o tres generaciones”, apuntilla con amargura. La experiencia de este notario balear se ha hecho viral en los últimos días gracias al conocido blog jurídico “Hay derecho”, en la que explica cuáles son los motivos que le impulsan a abandonar Cataluña tras veinte años viviendo en Barcelona.

La Gran Evasión

Y es que “hemos llegado a una situación de no retorno”, confiesa preocupado Esteban Cuyás. Despachando hoy con otro amigo de profesión, éste le confiesa que en lo que iba de mañana ya le habían encargado cinco traslados de domicilio, de empresas que huyen de Cataluña con pavor ante una DUI, escogiendo habitualmente como nuevo destino Madrid. “Que nadie dude que la operación corralito va a existir. Tengo incluso compañeros que han abierto una cuenta bancaria en Zaragoza, por lo que pueda pasar”.

Misma situación cuenta a ECD Tomás Feliu: “ahora mismo la operación estrella aquí en Cataluña en las notarias y registros es el traslado de domicilio social”. Sus palabras no pueden ser más pertinentes, a raíz de la comunicación por parte de Sabadell y CaixaBank de la intención de trasladar sus sedes centrales a Alicante y Baleares, respectivamente.

Los registradores también caen

“Si se van los bancos y el capital fuera de Cataluña, habrá menos créditos para hipotecas o creación de empresas”, con lo que será la ruina económica para todo el mundo, empezando por los notarios que firmarán menos.

A su vez, los registradores de la propiedad, profesión hermana de los notarios, están de capa caída viendo cómo las sociedades con las que habitualmente trabajaban se trasladan a otras partes de España. Y es que, según ha podido conocer ECD, los registradores estarían viendo descender sus ingresos hasta en un 60%, debido a esta fuga, pero también a que la Generalitat les ha quitado la competencia de liquidar impuestos a las empresas con las que trabajaban, labor que siempre habían desarrollado.

“Antes los registros se encargaban también de liquidar impuestos. Pero la Generalitat con eso de decir que podían desarrollar su propia Hacienda catalana, les retiró la competencia”, cuenta Tomás Feliu, originándose así un caos en la administración al encargarse funcionarios de la Generalitat sin experiencia.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··