Jueves 14/12/2017. Actualizado 10:50h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Había telegramas mucho peores”. La búsqueda del 'filtrador' de Exteriores apunta a un diplomático de bajo perfil

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 25 de marzo, el periodista Luis Ayllón publicó en ABC la copia de unos telegramas enviados a Madrid por el embajador español en la OTAN, conde de Casa Miranda. Los telegramas son secretos y el ministro Moratinos, muy poco partidario del trato de los diplomáticos con la prensa, ordenó la “busca y captura” del filtrador.

Los telegramas enviados por las embajadas son todos, en principio, documentos secretos, y se da parte de ellos en la reunión de telegramas que cada mañana se celebra en la sede de Exteriores, según ha tenido conocimiento El Confidencial Digital.

A esta reunión acuden diplomáticos y funcionarios de alto perfil: el ministro Moratinos, en la anterior legislatura, insistió en que no estuvieran presentes los subdirectores generales sino sólo los directores generales de las distintas áreas del ministerio, pero razones de funcionalidad han venido consintiendo con que acudan los subdirectores, conforme tradicionalmente se hacía.

Además de sus destinatarios naturales –reunión de telegramas, gabinete del ministro, etc-, cada embajada emisora tiene una serie de destinatarios de telegramas: los que llevan, en el ministerio, el área en cuestión.

Cada telegrama tiene también un nivel de clasificación: restringido, confidencial, secreto o alto secreto.

El telegrama del embajador Carlos Miranda no figuraba, comentan fuentes de Exteriores a ECD, en una clasificación muy restringida pues fue “mucha gente” la que tuvo acceso a él.

Y se señala también que hubo “telegramas mucho peores” que el filtrado, lo cual indica que el filtrador o bien optó por darle al periodista un telegrama “de perfil bajo” o sólo tuvo acceso a este. En todo caso, la preocupación de Moratinos se centra en que los telegramas de la OTAN no sólo afectan a España como país sino también a países amigos y aliados.

Moratinos ha puesto a investigar el asunto al Jefe de Embajadas del Ministerio, al tiempo que está propugnando una nueva serie de medidas destinadas a hacer efectiva la confidencialidad de las comunicaciones. En Exteriores, la extrañeza de los diplomáticos consiste en que, hasta ahora, “los filtradores del Ministerio eran progubernamentales y filtraban a El País los telegramas y no a ABC”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··