Sábado 21/10/2017. Actualizado 21:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La convocatoria ha llegado a conocimiento de sectores de extrema izquierda

La ultraderecha sale a la calle contra el yihadismo

Está organizando una manifestación en Madrid el día 23, aunque con instrucciones inusuales: sin símbolos neonazis, en silencio, con banderas de España constitucionales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los atentados cometidos por yihadistas en Europa estos los últimos años han provocado la reacción de partidos y colectivos de extrema derecha, que han aprovechado para denunciar el “peligro” que supone la llegada de inmigrantes y refugiados musulmanes. En España, estos grupos saldrán a la calle un mes después de los ataques de Barcelona y Cambrils, con 16 víctimas mortales.

Manifestación de Hogar Social Madrid en la Gran Vía. Manifestación de Hogar Social Madrid en la Gran Vía.

La primera reacción llegó desde Hogar Social Madrid, el colectivo de okupas que ha conseguido movilizar a un importante número de simpatizantes de ultraderecha hasta ahora dispersos en pequeños partidos.

Tal y como se contó en estas páginas, Hogar Social Madrid ha iniciado una recogida de firmas para tratar de que se discuta en el Congreso de los Diputados una Iniciativa Legislativa Popular para aprobar una tajante norma: cerrar las mezquitas de las que se tengan indicios de relación con células yihadistas.

El Confidencial Digital ha podido saber que los simpatizantes de la ultraderecha van a salir también a la calle con el fin de mostrar exteriormente su rechazo al terrorismo yihadista. Lo harán en una manifestación que están preparando para este mismo mes.

Un mes después de los atentados en Cataluña

Los organizadores de la marcha, que están evitando aparecer con siglas y nombres de partidos o colectivos concretos, han elegido el sábado 23 de septiembre para protagonizar una demostración de fuerza en las calles de Madrid. Ese día se habrá cumplido un mes de los atentados de Cambrils.

La convocatoria está circulando ya por redes sociales, entre militantes de extrema derecha y miembros, por ejemplo, de Ultras Sur, los hinchas radicales del Real Madrid. También ha llegado a ultraderechistas de fuera de Madrid, que están difundiendo el llamamiento a concentrarse en la capital de España.

Cuando empezó a circular la idea, los impulsores de la protesta indicaron que van a comunicar la manifestación, y por tanto será la Delegación del Gobierno en Madrid la encargada de dar el visto bueno, y también de establecer las medidas de seguridad y de cortes del tráfico.

El lema elegido es un simple “Contra el terrorismo”, y también “Madrid contra el terrorismo”. El argumentario para animar a asistir a la marcha llama insiste en “no permanecer impasibles ante las barbaries cometidas. Cada vida arrebatada es un motivo más para luchar contra el terrorismo, para que ninguna gota más de sangre inocente sea derramada”.

El mensaje con el que los convocantes empezaron a convocar a sus simpatizantes el día 23 muestra un especial cuidado en plantear que la manifestación esté ‘medida’ al milímetro , con el fin de evitar que les puedan acusar de “islamófobos”.

En silencio y sin banderas franquistas

Advierten de la conveniencia de no llevar banderas propias y en principio intentarán que no se exhiban símbolos neonazis. Su intención es que las únicas banderas que se vean sean facilitadas por la organización, y serán banderas de España lisas: simplemente rojigualdas, sin escudos, lo que evitará enseñas franquistas, del estilo de las que lucen el águila de San Juan, y otras banderas de ultraderecha. Tampoco habrá indicativos ni siglas de partidos políticos o asociaciones.

El formato de la convocatoria es muy similar al que adoptó Hogar Social Madrid en mayo de 2016 para expresar su rechazo a la acogida de refugiados: fue una organización muy estricta, que sólo permitió (y repartió) banderas de España lisas a los manifestantes.

Las instrucciones para la manifestación del 23 de septiembre, en Madrid, indican también que “en todo momento será una marcha silenciosa”. Es decir, se evitarán consignas que puedan servir para acusarles de nuevo de islamofobia.

Pese a este intento de convocar una manifestación ‘limpia’, sin mensajes polémicos, quienes impulsan y difunden el llamamiento por redes sociales están asociando sus mensajes a consignas y hastag habituales entre los radicales de extrema derecha: por ejemplo, #DefendEurope, muy utilizado por este tipo de colectivos de toda Europa para animar a defender el continente frente a la “invasión” de inmigrantes y refugiados de África y Oriente Medio; y #fckisis, de rechazo a los terroristas del ISIS o Daesh.

La marcha comenzará en la esquina de las calles Esfinge y Fenelón, situadas en el barrio de Canillejas, una zona de Madrid en la que tradicionalmente ha habido presencia importante de grupos de ultraderecha de corte violento, como Juventudes Canillejas.

La convocatoria ha traspasado el ambiente de los simpatizantes de ultraderecha y ha llegado también a conocimiento de miembros de la extrema izquierda que, según le consta a ECD, están empezando a alertar a sus propios sectores de que se prepara una “manifestación fascista” en Madrid.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·