Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se ha producido una avalancha de protestas de padres de familia

La utilización de niños para la campaña independentista llegará al Parlamento Europeo

Una plataforma elevará un informe con cientos de denuncias por esteladas y carteles del “sí” en colegios, niños pintando pancartas, permisos para asistir a manifestaciones en horario de clase...

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La campaña de los independentistas en los últimos días antes del referéndum del 1 de octubre fue especialmente polémica porque implicó a los colegios e institutos y a los alumnos menores de edad que allí estudian. Las imágenes de niños siendo utilizados por los partidarios de la secesión no se quedarán sólo en la hemeroteca, sino que llegarán a las instituciones europeas.

Menores de edad participan en la campaña del 1-O en calles y colegios. Menores de edad participan en la campaña del 1-O en calles y colegios.

La Generalitat de Cataluña designó cientos de colegios e institutos públicos por toda la comunidad para colocar en ellos las urnas del plebiscito sobre la independencia, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Pero el uso de los centros escolares y de los alumnos que en ellos estudian llegó a niveles mucho más polémicos. Durante el fin de semana, muchos colegios decidieron abrir sus puertas con la excusa de celebrar allí actividades extraescolares -“fiestas de inicio de curso”, campeonatos deportivos, almuerzos...- y de esta forma mantener abiertos los colegios contra las órdenes de la fiscalía, y además llenarlos de niños para así evitar una posible acción contundente de las Fuerzas de Seguridad.

Estos y otros casos han indignado a un buen número de padres catalanes, que en muchos casos temen dar la cara por la presión nacionalista, pero que han querido denunciar la politización de los colegios e institutos padecida por sus hijos.

El Confidencial Digital ha podido saber que en la semana previa el 1-O una “avalancha” de quejas y mensajes de padres llegaron a entidades antinacionalistas, como Societat Civil Catalana y la Asamblea por una Escuela Bilingüe.

Se trata de protestas, enviadas desde puntos de toda Cataluña, por la “utilización” de los niños cometida por los independentistas en estas últimas semanas.

Fuentes de Societat Civil Catalana explican a ECD que una vez que ha pasado el referéndum del 1 de octubre, no van a dejar pasar sin más la campaña secesionista de mezclar a los colegios y a los menores de edad en el empeño de romper con España.

Informe con denuncias ante el Parlamento Europeo

Algunas familias han presentado denuncias ante la fiscalía por estos sucesos en los centros escolares. Pero Societat Civil Catalana ha decidido llevar este asunto ante el Parlamento Europeo, para denunciar en las instituciones de la UE esta politización de menores de edad.

A los nacionalistas esto tan grave que han hecho en las últimas semanas no les puede salir gratis”, sentencian fuentes de esta asociación contraria a la independencia.

De hecho, van a recopilar en un informe muy documentado los cientos de casos que han detectado y denuncias que les han llegado sobre esta polémica. El documento pretenden presentarlo en el Parlamento Europeo, con la ayuda de la eurodiputada del grupo liberal (ex UPyD) Beatriz Becerra, para recabar el apoyo de alguna comisión u órgano de la cámara, porque entienden que lo sucedido en Cataluña “es muy grave”.

Societat Civil Catalana denunciará ante el Parlamento Europeo los cientos de colegios e institutos catalanes que han colgado banderas esteladas, pancartas por el “sí” a la independencia, o que tienen grafitis y otra propaganda política a favor de la secesión.

También pondrán de relieve los testimonios y fotografías que revelan que algunos niños pintaron pancartas independentistas para las movilizaciones contra las actuaciones de la Guardia Civil para frenar el referéndum, y en otros casos también fueron a colgarlas por las paredes y muros de sus municipios.

Otras denuncias se centran en los profesores y directores de colegios que, con o sin permiso, llevaron a menores de edad a asistir a manifestaciones en horario de clase, por ejemplo en Manresa, con decenas de niños y adolescentes que fueron conducidos ante una comisaría de la Policía Nacional con esteladas y a gritar consignas. También hubo centros educativos que promovieron la huelga y las manifestaciones independentistas antes del 1-O.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·