Martes 23/01/2018. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Continúa la guerra en el PSOE

“El verdadero pucherazo en el Comité Federal fue impedir el voto secreto”

Habla para ECD Jesús Garrido, ex portavoz de Izquierda Socialista que el pasado sábado salió a la puerta de Ferraz para confirmar la dimisión de Pedro Sánchez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jesús Garrido acudió el pasado sábado como vocal del Comité Federal del PSOE y fue el encargado de confirmar, a su salida de Ferraz, la dimisión de Pedro Sánchez. Fue el primero en salir a la calle tras la decisión del ex secretario general, acaparando todos los focos y confirmando a los militantes que estaban en la calle lo que ya era una evidencia. Ahora, sin la tensión del momento y después de haberse dado de baja del partido, comparte sus impresiones con ECD.

Jesús Garrido, saliendo de Ferraz el sábado tras la dimisión de Pedro Sánchez. Jesús Garrido, saliendo de Ferraz el sábado tras la dimisión de Pedro Sánchez.

Ha sido portavoz de Izquierda Socialista y vocal del Comité Federal, pero jamás ha ocupado un cargo político. Ahora, se define como un “ex militante del PSOE”. Jesús Garrido explica a El Confidencial Digital cómo vivió el cónclave del pasado sábado y las razones por las que se ha dado de baja del partido de su vida.

¿Con qué ánimo acudió al Comité Federal?

Fui al Comité Federal para seguir posicionando y apostando por un PSOE a la izquierda del abanico ideológico. Esperaba también que al menos se nos diera un turno de palabra para expresar todo lo queríamos transmitir y nos pedía la militancia de base,

Usted pertenecía a la federación de Sevilla, pero era contrario al “no al congreso extraordinario” que imponía Susana Díaz. ¿Recibió presiones por ello?

Yo no recibí presiones porque no tenía un cargo que perder. Siempre me he expresado en libertad. No obstante, me consta han existido esas presiones. De hecho, el propio Comité Regional del PSOE de Andalucía aprobó, cuando no estaba previsto en el orden del día, el rechazo al congreso extraordinario, y a partir de ese momento todo el mundo sabía qué había que votar si la votación no era secreta...

Eso sucedió después de la dimisión en bloque de 17 miembros de la ejecutiva y de que Verónica Pérez, número dos de Susana Díaz, se desplazara a Madrid para asegurar que ella era la “máxima autoridad del partido”. ¿Qué opinión tiene de ese suceso?

Pues que eso demostró que, en estos momentos, el mayor daño que se le está haciendo al PSOE no lo está infligiendo la militancia, sino los dirigentes con sus diferentes responsabilidades. Le doy la razón tanto a Verónica Pérez como a Susana Díaz cuando piden “sosiego y templanza”, pero esa actitud tenían que haber mostrado ellas, y otros dirigentes, antes de llevarnos a la situación en la que ahora estamos. Además, ahora, ese “sosiego y templanza” tendría que ir acompañado por sus dimisiones como responsables de la crisis actual del PSOE.

¿Qué le diría a Susana Díaz si la tuviera delante?

La he oído decir que no está dispuesta a vender los 137 años de historia del PSOE a precio de saldo, en referencia a las negociaciones con el PP por la abstención. Le preguntaría que a qué precio, entonces, nos quiere vender, después de lo que ha hecho.

Volviendo al Comité Federal, ¿qué opina de la polémica de la instalación de la urna para hacer voto secreto? ¿Lo considera un pucherazo?

El verdadero pucherazo en el Comité Federal fue impedir el voto secreto. Es verdad que fue un error poner la urna detrás de una mampara, aunque se intentó subsanar. Se propuso ponerla delante de todo el mundo, pero los críticos se negaron. Lo más triste de todo es que se renunciara a esa fórmula, que está blindada por la propia Constitución.

¿Cree que de haber sido la votación secreta hubiera salido el mismo resultado?

No lo sé, pero realmente ahora ya da igual. Aquí la cuestión de fondo no es el resultado, sino los principios de libertad e igualdad que se nos negaron. Es un tema de conciencia y, cuando no se tiene, pues no se puede aplicar.

Usted se ha dado de baja como militante del partido, pero pide que se dé voto a la militancia. ¿Cómo cree que debían actuar los que deciden mantenerse con su carnet del PSOE?

La militancia no puede dejar de pedir responsabilidades a los culpables de todo esto. Se tienen que movilizar y acudir a las agrupaciones. Solo así habrá un congreso de verdad, con primarias, y en el que todos puedan participar.

¿Por qué se dio de baja?

Me di de baja porque son muchos años contra viento y marea. Llega un momento que mi incapacidad ha podido a mi capacidad. No he podido crear conciencia entre mis compañeros, y esa responsabilidad debo asumirla.

¿Es posible su regreso al PSOE?

Solo cuando el PSOE vuelva a ser el PSOE de la militancia y de la ciudadanía. Eso sí, jamás me iré a otra formación política. Soy socialista y entiendo que el socialismo solo se defiende desde el PSOE.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··