Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Religión

“Buenos días, señor Zapatero”. La cordial visita del presidente al Papa Benedicto XVI en Roma, cordialidad que no reflejó la nota oficial del Vaticano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Buenos días, señor Zapatero”. Con estas palabras, en castellano, saludó ayer Benedicto XVI el presidente del Gobierno español, que le visitó en el Vaticano por vez primera desde que llegó a La Moncloa. Y Zapatero se despidió con un “”Nos veremos en España”.

Personas que estuvieron presentes durante la audiencia han contado a El Confidencial Digital algunos detalles concretos de cómo se desarrolló la visita, que tuvo un ambiente muy cordial por parte de los dos principales protagonistas:

-- La comitiva española, formada por cinco automóviles, entró a través de la plaza de San Pedro y el Arco de las Campanas, recorrido reservado a jefes de Estado o de Gobierno.

-- Zapatero acudió vestido con traje azul oscuro.

-- En los saludos, comentó al Papa: “Le veo con muy buen aspecto” (ver vídeo). El presidente elogió su castellano, diciendo: “Tiene una pronunciación muy buena”. También comentó al Pontífice que “hay muchos españoles en el Vaticano”.

-- Además de la bienvenida, en más de una ocasión Benedicto XVI utilizó expresiones en castellano, idioma que habla con bastante fluidez. Aunque hubo intérprete durante la conversación, el sacerdote jienense Fernando Chica. La charla a solas duró 25 minutos.

-- Hablaron del viaje del Papa a Santiago de Compostela y Barcelona, los días 8 y 9 de noviembre.

-- Al terminar, saludaron al Pontífice los nueve acompañantes de la comitiva de Zapatero, entre ellos el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el embajador ante el Vaticano, Francisco Vázquez, el secretario general de la presidencia del Gobierno, Bernardino León, y el secretario de Estado de Comunicación, Félix Monteira, a los que el Papa entregó un rosario.

-- En el saludo, besaron la mano a Benedicto XVI Moratinos y Francisco Vázquez.

-- Durante el tradicional intercambio de regalos, el Papa obsequió a Zapatero con la medalla de oro de su Pontificado y un bajorrelieve de cómo era el Vaticano en 1.600: “Nuestro regalo representa el Vaticano como era en el siglo XVII, pero en realidad ya no existe más”, le dijo el Pontífice en italiano.

-- El presidente del Gobierno entregó al Papa un libro, formato grande, de ‘La historia del Real Monasterio de El Escorial’, escrito en 1892. “Molto bello” (muy bello), comentó Benedicto XVI.

La nota omitió que fue un encuentro “cordial”

Aunque el ambiente de la audiencia fue cercano y relajado, sin embargo la nota de prensa posterior difundida por el Vaticano omitía, por primera vez en este tipo de escritos, la expresión habitual de que había sido un encuentro “cordial”.

Después, Zapatero se entrevistó con el secretario de Estado del Vaticano, con el que trató de la futura Ley de Libertad Religiosa que prepara el Gobierno. La conversación fue más larga de lo previsto, ya que en el programa oficial se le adjudicaba media hora y duró cincuenta minutos.

El presidente del Gobierno se encontró posteriormente con Silvio Berlusconi, y a continuación se celebró hubo una rueda de prensa en la que Zapatero respondió a preguntas sobre la economía española.

La policía italiana detuvo en Roma a tres jóvenes, militantes de la organización vasca Segi, que intentaban protestar al paso del presidente del Gobierno cuando se dirigía al palacio Chigi, para entrevistarse con Berlusconi.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·