Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El balance provisional asciende a 84 muertos

Atentado en Niza. Un policía explica cómo parar un ‘camión asesino’

No se dispara a las ruedas y no es suficiente colocar obstáculos en la marcha: hay que abatir al conductor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El modus operandi del ataque terroista de Niza supone una novedad respecto a otros atentados yihadistas que se han cometido en Europa en los últimos años. Ya no utilizan armas ni explosivos, sino un simple camión para arremeter contra aglomeraciones de personas, lo que supone un nuevo desafío para las fuerzas de seguridad.

El camión corre por el Paseo de los Ingleses atropellando personas. El camión corre por el Paseo de los Ingleses atropellando personas.

En una situación como la vivida ayer en el atentado de Niza es muy complicado frenar al terrorista: se encuentra al mando de una máquina 18.000 kilos, circulando a 90 km/h y en zig zag para causar el mayor número de víctimas posible.

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con un expertos policial en este tipo de catástrofes, que explica cómo actúan las fuerzas de seguridad en situaciones límites como la de ayer.

En primer lugar, descarta que la solución sea disparar a las ruedas: “Las balas rebotarían contra los neumáticos, lo que provocaría todavía más muertes. Además, con una rueda pinchada, un vehículo puede circular muchos kilómetros sin apenas perder velocidad”.

Aseguran que, en el caso del ‘camión asesino’ de Niza, la opción idónea habría sido colocar obstáculos en su trayectoria: cualquier objeto que frenara su marcha, desde contenedores urbanos hasta coches. La alta velocidad a la que conducía el terrorista y su movimiento en zig zag hizo imposible llevar a cabo esta maniobra.

Con esto, las fuentes de la Policía consultadas reconocen que, en estas circunstancias, la vía más efectiva es intentar abatir al conductor, como hicieron ayer los gendarmes franceses. En ningún caso se debe pretender dispararle a las manos porque “ni un francotirador podría alcanzar tal precisión”. Se opta por apuntar a la zona superior de quien está al volante, entre el pecho y la cabeza.

Así lo corroboran las imágenes que se han distribuido del camión con que Mohamed Lahouaiej Bouhlel perpetró el atentado. Las ruedas no están pinchadas y la carrocería no presenta grandes golpes causados por obstáculos, pero la zona izquierda del parabrisas está perforada por un sinfín de agujeros de bala.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·