Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

La Comisaría General de Información, una olla a presión por enfrentamientos personales: el jefe de la Unidad de Información Exterior (anti yihadismo) la dirige desde su casa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El clima que en estos momentos se vive en la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía es de gran tensión. Y eso está repercutiendo en el trabajo. Por ejemplo, el jefe de la UCIE dirige la unidad desde su casa.

El motivo de tal situación es el duro enfrentamiento registrado hace unos días entre el máximo responsable de la Comisaría General, el comisario Miguel Valverde, y su subordinado, el también comisario Fernando Sainz Merino, jefe de la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), dedicada especialmente a la lucha contra el terrorismo de corte yihadista.

El origen del último conflicto, que se suma a otros anteriores, es la negativa de Valverde a dar luz verde a la concesión de la medalla al mérito policial con distintivo rojo a una inspectora jefe destinada en el servicio que dirige Sainz Merino, quien este año, por segunda vez, ha propuesto a la agente para la concesión de esa distinción.

La negativa de Valverde a premiar a la policía ha causado un profundo molestar al jefe de la UCIE, hasta el punto de que, según fuentes policiales a las que tenido acceso El Confidencial Digital, ha decidido marcharse a su casa y desde allí ‘dirigir’ esta unidad antiterrorista, que tiene la misión de hacer frente a una de las principales amenazas de nuestro tiempo: Al Qaeda y todas sus filiales, sobre todo las instaladas en Europa y en el norte de África.

La reacción de Sainz Merino ha causado estupefacción en la Comisaría General de Información, pese a que en los últimos meses también se han registrado otros choques sonados entre los dos comisarios, que en el pasado fueron amigos.

Una de las personas que ha tratado de mediar en el enfrentamiento es el también comisario Enrique García Castaño, jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), a quien más que por su nombre se le conoce por los apodos de “El Gordo” o “Blasillo”. 

A este comisario, muy amigo de Baltasar Garzón, se refirió Agustín Díaz de Mera en el juicio del 11-M como la “fuente de información” que le advirtió de que en la Comisaría General de Información, entonces dirigida por Telesforo Rubio, se habían ocultado o manipulado informes que señalaban a ETA como autora de los atentados.

En la vista oral, frente al testimonio de Díaz de Mera, el comisario García Castaño afirmó que él nunca había filtrado o facilitado al por entonces ex director general de la Policía datos en este sentido. En aquella sesión del juicio se vivió un espectáculo bochornoso en el que salieron igual de mal parados el político del Partido Popular y el comisario de la UCAO.

Al Ministerio del Interior ya ha llegado noticia del duro enfrentamiento entre Miguel Valverde y Fernando Sainz Merino. El choque se produce en un momento en el que diferentes mandos del Cuerpo Nacional de Policía se están buscando acomodo, de cara a la remodelación que llevará a cabo el PP si consigue hacerse con el triunfo electoral el próximo 22 de noviembre.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·