Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Son individuos “potencialmente muy peligrosos”

Creado por el CNI y Marruecos: así es el ‘cordón sanitario’ para bloquear la entrada de yihadistas en Europa

Vigilan a trescientos marroquíes ex combatientes en Siria, muchos de ellos residentes en poblaciones próximas a Ceuta y Melilla

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los expertos españoles en lucha antiyihadista lo denominan ‘cordón sanitario’. Una expresión utilizada para designar las barreras que se instalan para contener enfermedades infecciosas. Al terrorismo islamista se le considera un virus, que es necesario aislar para evitar contagios, y por eso se articulan cordones sanitarios en torno a Europa. Uno de ellos, en Marruecos.



La Policía Nacional se lleva detenido a un presunto yihadista en Ceuta. La Policía Nacional se lleva detenido a un presunto yihadista en Ceuta.

Este ‘cordón sanitario’ se extiende por todo Marruecos, y en él colaboran los servicios de inteligencia españoles y las fuerzas de Seguridad. La finalidad es, explican fuentes la lucha antiterrorista, evitar que el país vecino se convierta en plataforma para el salto de yihadistas desde África a Europa.

No existe un consenso oficial sobre la cifra de radicales con pasaporte marroquí que han viajado a zonas de conflicto en los últimos años. Principalmente a Siria, pero también a Líbano y al área subsahariana del Sahel. Sin embargo, fuentes consultadas por ECD manejan datos concretos: alrededor de 1.500 marroquíes con pasaporte, más otros 2.000 de origen marroquí  pero con otra nacionalidad.

Los que han vuelto de territorios del Estado Islámico

Hoy es prácticamente imposible salir o entrar del territorio controlado por el Estado Islámico. La vigilancia de las autoridades españolas y marroquíes se centra en tener controlados a todos los que retornaron al país antes de que se blindaran las fronteras. Se calcula que son entre 200 y 300 individuos.

Las fuentes consultadas los consideran un grupo potencialmente crítico y de alta peligrosidad. Han sido radicalizados, entrenados en tácticas militares, enviados al campo de batalla y han vuelto sin cumplir su fin último: El martirio. Y podrían intentarlo en Europa.

Según ha sabido El Confidencial Digital, de fuentes relacionadas con la lucha antiterrorista, para evitar el salto de estos individuos a Europa -principalmente a través de Ceuta y Melilla- los dos países colaboran en la elaboración y actualización de bases de datos completas de los sospechosos, así como en el seguimiento de sus actividades.

Células desarticuladas

Esa colaboración, explican estas voces, aparece detrás de muchas de las detenciones y desarticulaciones de células de captación que se han llevado a cabo en ambos países. Y especialmente en las dos ciudades autónomas.

Muchos de esos radicales yihadistas retornados fueron detenidos por las fuerzas de seguridad marroquíes y puestas a disposición judicial. Pero hay otros –incluidos los que se radicalizaron y no viajaron a Siria- que siguen libres. Y lo más preocupante: provienen de localidades muy próximas a Ceuta y Melilla.

Según los convenios bilaterales entre España y Marruecos, los habitantes de poblaciones como Nador y Tetuán pueden acceder a Ceuta y Melilla sin pasaporte. En los últimos años ha existido un flujo importante de marroquíes que han trasladado su residencia a estas localidades para beneficiarse así de esta excepción del espacio Schengen.

Ese precisamente, explican a ECD, es uno de los colectivos que se escruta pormenorizadamente para localizar posibles terroristas que quieran utilizar esta peculiar norma para entrar en Europa.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·