Domingo 15/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Caso Ruth y José. Así explican en el Cuerpo Nacional lo ocurrido con el análisis de la Policía Científica que descartó los huesos encontrados en ‘Las Quemadillas’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Además del ministro, que defendió el trabajo realizado, y de los principales altos cargos del cuerpo, que han hecho un frente cerrado con él, dentro del Cuerpo Nacional de Policía se defiende la actuación de la Policía Científica en relación con la no identificación de los huesos de los niños de Córdoba. Su conclusión es que se aplicó el procedimiento habitual.

Fuentes del CNP han explicado a El Confidencial Digital lo ocurrido y por qué se acabó descartando que los huesos encontrados en ‘Las Quemadillas’ correspondieran a Ruth y José:

-- En el análisis morfológico, que fue el que realizó la forense de la Comisaría de Policía Científica, “se compara” un hueso con otro.

-- Para ello, se toma una muestra de los restos recogidos y se compara con otro hueso de ser humano, para apreciar la forma del fragmento del hueso y el parecido entre ellos.

-- Con ese análisis, de tipo visual, la conclusión de la forense fue que no había semejanzas entre los fragmentos hallados y huesos humanos.

-- Una muestra de la dificultad de ese análisis morfológico es que lo que se encontró entonces en la hoguera fueron restos de huesos de tamaños muy reducidos, de entre 1 y 3 centímetros. Y todos calcinados.

-- Este análisis morfológico es totalmente subjetivo, ya que únicamente se realizan comparaciones visuales.

-- Se trata de un procedimiento habitual, que se aplica repetidamente en casos semejantes.

ADN de los dientes

En cuanto a los restos de dientes localizados, se trata de piezas muy pequeñas porque eran los dientes que se encontraban en el interior de la mandíbula de los niños. Es decir, que aún no habían ‘salido’ porque todavía tenían los dientes de leche.

Precisamente porque estaban incrustados en el hueso de la mandíbula, esas piezas no se calcinaron, a pesar de las elevadas temperaturas conseguidas por José Bretón, de más de 800 grados, ya que convirtió la hoguera en un horno crematorio.

Dado que, cuando se alcanzan entre 150 grados y 200, las proteínas precisas del ADN se desnaturalizan, la posibilidad de realizar un análisis de ese tipo son prácticamente inexistentes.

Sin embargo, existe alguna opción precisamente en el caso de esos dientes, que resistieron más al encontrarse empotrados.

Si se consigue la muestra del ADN sería una prueba definitiva ya que la probabilidad de identificación es del 99%. El laboratorio de Santiago de Compostela, encargado de la prueba, es el más cualificado de España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·