Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Un guardia civil herido en el atentado de ETA en Legutiano, con el máximo grado de discapacidad e internado en un psiquiátrico, sigue estando declarado ‘apto con limitaciones’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En 2008, una furgoneta bomba de ETA cargado con 300 kilos de explosivo voló por los aires frente a la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Legutiano. Uno de los agentes heridos, cuyas lesiones fueron calificadas con el máximo grado de gravedad, continúa en el cuerpo tras ser declarado con la polémica figura del 'apto con limitaciones'.

La bomba explotó a las 3 de la mañana. No hubo aviso previo y no dio tiempo a evacuar la Casa Cuartel. Junto al protagonista de esta historia resultaron heridas otras tres personas. Un quinto, Juan Manuel Piñuel Villalón murió por la explosión. Se van a cumplir cinco años y según ha sabido El Confidencial Digital, este agente continúa viviendo aún hoy su particular pesadilla.

Tras una larga recuperación y habiendo recibido el alta médica, el agente pasó por diversos exámenes, el Tribunal Médico Militar determinó que no era apto para el servicio en la Guardia Civil, con una lesión de coeficiente 5 –la más grave-.

Además de las secuelas físicas, el agente comenzó a sufrir problemas psicológicos graves. Tantos que incluso hicieron temer que pudiese llegar a atentar contra su propia vida.

Por ello, el agente permanece ingresado en una institución psiquiátrica desde el pasado octubre de 2012. Sin embargo, tal y como ha sabido El Confidencial Digital, la Secretaria Permanente de de Evaluación de la Guardia Civil (SEPEC) le informó recientemente que había recibido la consideración de ‘util con limitaciones para el servicio’.

ECD ya explicó con anterioridad la polémica que se había generado en el gremio en torno a esta figura de apto con limitaciones’, que impide a quien ostenta esta categoría a ser destinado a puestos donde haya riesgo de estrés, estén obligados a conducir vehículos a motor, se deban portar armas de fuego (por riesgo de suicidio) o lleven implícitas las tomas de decisiones autónomas.

Según ha sabido este confidencial, son muchos los agentes que se encuentran en estas situaciones, algunos de ellos tras ser víctimas de atentado terrorista en acto de servicio. La última la contó la sección ‘El Chivato’ en estas páginas.

De hecho, la Sala Tercera del Tribunal Supremo declaró en 2012 la nulidad del Real Decreto 1370/2009, de 13 de agosto, por el que se establecía el reglamento para la determinación de aptitud psicofísica del personal de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, tras modificaciones, el reglamento ha seguido aplicándose.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··