Jueves 23/11/2017. Actualizado 16:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El cambio de Ejecutivo planteó la posibilidad de un relevo en el Centro

El Gobierno no encuentra sucesor de Sanz Roldán en el CNI

Moncloa ha analizado perfiles de candidatos pero “ninguno convence”. El director tiene 71 años y su mandato finaliza en 2019

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Moncloa ha aparcado la búsqueda de un sustituto para Sanz Roldán al frente del CNI. El relevo parecía asunto seguro hace unos meses, pero la situación ha dado un giro radical, sobre todo porque ninguno de los candidatos analizados para dirigir el Centro ha convencido al Gobierno. Es probable que Sanz Roldán continúe los tres años que le restan de mandato. En la decisión ha sido muy valorada su trayectoria de “éxitos” al frente de los servicios de inteligencia.

Félix Sanz Roldán. Félix Sanz Roldán.

“En Moncloa no se piensa actualmente en sustituir a Sanz Roldán. Los candidatos a hacerlo que se han barajado no han convencido”, cuenta a El Confidencial Digital una fuente bien posicionada en el entorno de la inteligencia española. Entre los candidatos también se encuentra Beatriz Méndez de Vigo, ‘número dos’ del CNI y “favorita” en el proceso.

Según relatan esas fuentes, se buscaba un candidato de confianza para el actual Gobierno, con experiencia en materia de seguridad e inteligencia, con buen expediente en sus cargos pasados, discreción, exento de polémicas, lo que facilitara un cierto consenso con la oposición. Sin embargo ninguno de los perfiles manejados cumple todas esas premisas. O no lo hace mejorando lo presente, es decir, la figura de Sanz Roldán.

Una trayectoria valorada en Moncloa

En esta decisión, tal y como admiten fuentes del gobierno consultadas por ECD, ha pesado mucho el historial de Sanz Roldán al frente del CNI. En Moncloa se maneja un balance de “muchos más éxitos que fracasos”, en varios frentes en los que el servicio de inteligencia lleva años inmerso.

Uno de ellos es el del terrorismo yihadista. “La opinión pública conoce muy poco del trabajo y los éxitos del CNI” en esta materia, explican. Destacan también el trabajo del Centro, con Sanz Roldán al frente, en materia de seguridad económica, estabilidad política y en ciberseguridad, “un campo que ha sido prioritario” para el director de ‘La Casa’.

Algunas voces van más allá, en su valoración sobre el desempeño de Sanz Roldán al frente del servicio secreto: “Se podría decir, con resultados en la mano, que es la mejor trayectoria como director del servicio de inteligencia en los tiempos modernos”.

Han resultado también fundamentales sus “buenas relaciones” con otros servicios de inteligencia. Especialmente con los de Estados Unidos. A día de hoy, aseguran las fuentes de la inteligencia española, la colaboración entre EEUU y el CNI es “mejor que la que tienen Francia o Alemania por ejemplo, que aún no se han recuperado la confianza desde el escándalo de escuchas” de la NSA.

Rajoy quiso cambiarlo en 2011

Félix Sanz Roldán fue confirmado en 2014 para un segundo mandato de cinco años en el CNI. El ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa fue nombrado en 2009 por el Gobierno Zapatero y era previsible la sustitución en los primeros meses de 2012, algo que finalmente no se produjo. A día de hoy continúa al frente del Centro, y es más que probable que finalice su segundo mandato.

Cuando Rajoy llegó a la Moncloa en 2011 tenía sobre la mesa una serie de perfiles de candidatos a dirigir el CNI. Había nombres de civiles y militares. La primera de las decisiones que tomó Rajoy fue arrebatarle el CNI a Defensa y colocarlo en la estructura orgánica de Vicepresidencia.

Se buscaba, así, un servicio de inteligencia más próximo al poder ejecutivo y a la toma de decisiones. A partir de entonces, el director ha respondido directamente ante Soraya Sáenz de Santamaría.

La buena conexión Santamaría-Sanz Roldán

En principio, el PP recién llegado a Moncloa estaba decidido a llevar a cabo una renovación ‘total’ en la cúpula del servicio secreto. Sanz Roldán tenía 67 años y se buscaba una figura de “mayor confianza” para el gobierno.

Tal y como relatan las fuentes de la inteligencia española consultadas, y confirman voces políticas, Sáenz de Santamaría y Sanz Roldán conectaron bien durante los presuntos meses de transición hacia un nuevo director. A ello se unía la buena relación que mantenía Sanz Roldán con Zarzuela, gracias a su amistad personal con el rey Juan Carlos.

El ex JEMAD instruyó a la presidenta en materia de inteligencia y sobre los recursos para su obtención, asuntos en los que Santamaría era inexperta por completo.

Ese verano de 2012, Moncloa nombró a Beatriz Méndez de Vigo número dos como secretaria general del CNI. Una decisión de la vicepresidenta. Sustituyó a Elena Sánchez, enviada a Washington, hacia la que ni Rajoy ni Sáenz de Santamaría mostraban sintonía: había sido nombrada en 2008 a propuesta de Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces ministro suplente de Defensa.

Sin embargo, el PP decidió entonces mantener a Sanz Roldán en el cargo, al menos hasta 2014, cuando terminarían sus cinco años de mandato. La cuestión de la edad no resultaba determinante ni para el Gobierno ni para el propio director, que en estos años incluso ha tenido que salir al paso de rumores acerca de una supuesta enfermedad degenerativa grave.

Ya en 2014, y tras una nueva búsqueda de candidatos, el Gobierno optó por renovar a Sanz Roldán por un segundo mandato. La idea inicial de Moncloa era ir preparando el terreno a su sucesión, y la candidata mejor posicionada era Beatriz Méndez de Vigo.

La ‘número 2’, de total confianza de Rajoy y Sáenz de Santamaría, ha ido haciéndose paulatinamente con los mandos del día a día del CNI. Especialmente en todo lo referente a la ejecución de operaciones, liberando de tareas a Sanz Roldán. Y a día de hoy sigue siendo la favorita en Vicepresidencia para convertirse algún día en la primera mujer al frente de los espías españoles. Pero consideran que aún no ha llegado ese momento.

En el CNI hasta 2019

La normativa interna por la que se regula el CNI –puede consultarla aquí- establece un mandato de cinco años para el director del Centro. Pero no limita el número de mandatos, ni establece ‘blindaje’ alguno: al ser un cargo de confianza, el Gobierno puede decretar su cese en cualquier momento.

Hoy la posición de Moncloa pasa por mantener a Sanz Roldán en el cargo “al menos hasta 2019”, año en el que finaliza su segundo mandato, ya con 74 años.

Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que en esas fechas, con el horizonte de unas previsibles elecciones en 2020, parece probable que la decisión se posponga hasta el Gobierno de la siguiente legislatura.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·