Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Estas son las ‘chapuzas’ de Interior con el vídeo de los etarras que resultaron ser bomberos catalanes: los expertos antiterroristas no reconocieron a ninguno, no suelen llevar riñonera, se les veía muy ‘panchos’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A las 14.56 del viernes, el servicio de prensa de la Policía Nacional distribuyó a los medios de comunicación españoles dos vídeos con imágenes –textual- “de cinco terroristas de ETA, obtenidas por las cámaras de seguridad de un supermercado de la localidad francesa de Dammarie-les-Lys”. Pero en realidad ningún experto antiterrorista había reconocido a ninguno de ellos como etarras. Es una más de las muchas “chapuzas” que se cometieron.

En efecto, y a pesar de que las autoridades del país vecino nunca dijeron que se tratara de etarras, el correo electrónico que envió la Policía especificaba: “Se trata de cinco de los terroristas de ETA que participaron en el robo a un concesionario de vehículos de la citada localidad en el que murió un agente francés en un tiroteo cuando se disponía a identificarles tras interceptar uno de los coches sustraídos”. Y se pedía que “cualquier dato o información puede ser aportada en el teléfono de colaboración de la lucha antiterrorista de la Policía Nacional 900.100.091”.

Como es conocido, finalmente los cinco hombres captados en el supermercado no eran etarras, sino bomberos catalanes. El Confidencial Digital ha podido conocer, de fuentes policiales cualificadas, cómo se produjo el fallo, consecuencia de una larga serie de “chapuzas”. Ésta es la intrahistoria:

-- Un día antes del tiroteo en el que falleció el policía galo Jean-Serge Nérin, un ex agente retirado se cruzó en un supermercado con cinco personas que “hablaban español” (en realidad, conversaban en catalán). Tras conocerse el trágico suceso, este ex policía acudió a la comisaría para denunciar la presencia de esos cinco hombres, con los que se había cruzado unas horas antes en una gran superficie de una localidad cercana a la zona donde los etarras actuaron.

-- La Policía gala localizó a estos cinco sospechosos en la grabación de las cámaras de seguridad del establecimiento y se las proyectó al único terrorista detenido: Aspurz mintió y dijo que, efectivamente, eran sus compañeros. Por su parte, a algún policía galo compañero del fallecido también le pareció reconocer en esos rostros a alguno de los etarras.

-- Fue entonces cuando el ministerio francés del Interior envió a España un vídeo con las polémicas imágenes. Ambos organismos acordaron difundirlo al día siguiente a las tres de la tarde. Era jueves por la noche, víspera del puente de San José en España.

-- El vídeo llegó al Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) y fue visto por expertos en lucha la contra ETA. Según las fuentes consultadas por ECD, elaboraron un informe en el que aseguraban no reconocer a ningún etarra entre los cinco individuos que aparecían en la grabación.

-- Los especialistas se basan en varios detalles de las imágenes que les resultaron, cuando menos, extraños. Los siguientes:

-- “Se les veía muy panchos” para estar preparando un ‘golpe’ tan ambicioso como el que se produjo horas después. Es decir, la actitud de las personas del vídeo no ‘cuadra’ con la que suelen tener los terroristas en momentos tan concretos.

-- No es normal que se expongan de una manera tan clara. Tampoco pareció normal a los expertos que vieron las imágenes que los presuntos etarras acudieran en grupo (eran cinco) a un centro comercial, y además dotado con cámaras de seguridad.

-- Por último, el dato más contundente es que los especialistas antiterroristas no reconocieron en esas cámaras a ningún etarra fugado.

-- Las fuentes a las que ha tenido acceso este confidencial concretan que se trata de agentes muy familiarizados con los rostros de los terroristas, que manejan potentes bases de datos y bancos de imágenes con retratos de los pistoleros. No vieron en ellos ninguna característica que les hiciera sospechar.

-- Otro dato que les llamó la atención fue el de las comúnmente conocidas como ‘mariconeras’. Estos pequeños bolsos no los suelen usar los etarras, precisamente para no llamar la atención. En cambio, los sospechosos de las imágenes sí las llevaban. Demasiado arriesgado.

-- Los etarras suelen portar el arma en la zona del sobaco, oculta por una chaqueta o cazadora, o en un bolsillo interior.

-- También se extrañaron de que no hubiera ninguna mujer en ese supuesto ‘macro comando’. No era normal, sospecharon los expertos.

Finalmente, fue la Generalitat de Cataluña la que confirmó que no eran etarras, sino bomberos. El presidente del Gobierno pidió no exagerar el error, mientras que el ministro del Interior, Pérez Rubalcaba, reconocía: “Podíamos haberlo hecho mejor”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·