Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Máxima preocupación en el Gobierno. Las dos españolas secuestradas en Kenia pueden ser utilizadas como ‘escudos humanos’ para frenar la campaña de ataques de UAVs americanos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Preocupa en el Gobierno el posible móvil del secuestro de las dos cooperantes españolas en Kenia. En un primer momento se apuntó a razones económicas, pero expertos antiterroristas aseguran que pueden ser utilizadas como ‘escudos’ para frenar la oleada de ataques de aviones no tripulados norteamericanos contra los campamentos de Al Shabab, que han causado casi un centenar de muertos en la última semana.

Continúan los trabajos del Ministerio de Exteriores para liberar cuanto antes a Montserrat Serra i Ridao y Blanca Thiebaut, las dos cooperantes españolas de Médicos Sin Fronteras secuestradas la pasada semana al norte de Kenia.

Pese a que aún no hay confirmación oficial de la identidad de sus secuestradores, todo apunta a que pueda tratarse de un grupo afín a Al Shabab, la franquicia local de Al Qaeda en Somalia muy presente en Kismayo –ciudad portuaria en manos de los islamistas-.

Lo más preocupante, y que podría desestabilizar las hipótesis que apuntan a un móvil puramente económico, son las últimas averiguaciones del Gobierno español, respaldadas por expertos antiterroristas consultados por ECD.

Según estas voces, tanto Al Shabab como la facción ‘amiga’ en el sur de Somalia -las brigadas de Ras Kamboni- han amenazado con utilizar a rehenes occidentales como ‘escudos humanos’ ante los ataques selectivos que sufren en sus cuarteles y campos de entrenamiento por parte de Estados Unidos.

Hace apenas un mes, la ciudadana británica Judith Tebbut fue secuestrada en el norte de Kenia. Pocos días después, sus secuestradores –las Brigadas de Ras Kamboni- anunciaron a través de uno de sus líderes, Abdul Rahman Deheresu, su intención de utilizarla como “escudo humano” si Estados Unidos seguían bombardeando sus bases y campamentos.

El pasado fin de semana, Estados Unidos lanzó dos operaciones –una el viernes y otra el sábado- con UAVs -aviones no tripulados- contra la ciudad de Billis Qooqani, la localidad somalí más cercana a la zona donde fueron secuestradas las dos españolas. En total se contabilizaron 85 bajas entre las filas terroristas.

 ‘Drones’ contra Al Shabab

Expertos antiterroristas consultados por ECD recuerdan que la presencia de los servicios de inteligencia norteamericanos en la zona es “muy notable” y que esta fue incrementándose a partir del 11 de septiembre de 2001.

Durante estos años, Estados Unidos ha priorizando la búsqueda y localización en la zona fronteriza de Kenia y Somalia de campos de entrenamiento de las células de Ras Kamboni y Al Shabab.

El pasado mes de julio, los diarios ‘Washington Post’ y ‘The Telegraph’ citaban a oficiales militares de Estados Unidos para dar a conocer la ‘estrategia preventiva’ que el Gobierno de Obama quería imponer en Somalia.

Según los informes que tenía a su disposición La Secretaría de Estado y el Pentágono, Al Shabab se mostraba muy activa y preparaba operaciones fuera de Somalia. Esto propició el inicio de una campaña de ataques mediante ‘drones’, aviones no tripulados MQ-1 Predator con potentes misiles Hellfire, contra los campamentos terroristas del sur de Somalia. En los últimos meses, estos ataques se han cobrado la vida de unos 300 milicianos locales y han debilitado los arsenales e infraestructuras del grupo.

La ofensiva de Kenia es “inútil”

Efectivos militares del Ejército de Kenia se ha adentrado ya 100 kilómetros hasta alcanzar posiciones en Billis Qooqani, localidad a medio camino entre Dabaab –lugar del secuestro- y Kismayo, ciudad portuaria somalí y bastión de Al Shabab y otros grupos islamistas presentes en la zona.

La carretera que une el lugar donde las dos españolas fueron secuestradas y el posible punto de destino de las rehenes –Kismayo- pasa precisamente por Billis Qooqani. Fuentes militares cercanas a la realidad somalí, consultadas por El Confidencial Digital, valoran la posibilidad de que las milicias islamistas estén tratando de cubrir la retaguardia del convoy en el que irían las dos españolas, con destino al lugar donde quedarán confinadas.

Según valoran estas mismas fuentes, las luchas en Qooqani habrían dado tiempo suficiente a los secuestradores para escapar de la ofensiva militar keniana. “Las maniobras del Ejército de Kenia servirán para alejar a las facciones terroristas de la zona fronteriza, pero difícilmente lograrán rescatar a las rehenes. Para ello sería necesaria una operación minuciosa de las fuerzas especiales”.

Harakat al-Shabaab al-Mujahideen (‘Movimiento de Jóvenes en Lucha’) tiene cerca de 15.000 militantes y juró lealtad a Al Qaeda en 2010. Actualmente está dirigida por Ibrahim Haji, alias ‘El Afgano’, quien ostenta además el cargo de gobernador islámico de Kismayo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·