Miércoles 17/01/2018. Actualizado 13:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Medio centenar de presos de ETA, los ‘duros entre los duros’, consideran que Bildu es una “bajada de pantalones”. Se negaron a votar sus listas en las elecciones del 22-M

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Qué opinan de Bildu los presos etarras? Un 8 por ciento de los reclusos, que precisamente son los que integran el sector de los más ‘duros’, considera que esa vía es “una bajada de pantalones”. Por ello, ni siquiera quisieron votar en las elecciones del 22 de mayo.

Había interés por conocer cómo se comportó el colectivo de presos etarras el 22 M. El Confidencial Digital ha tenido acceso al análisis realizado por el ministerio del Interior, que es el siguiente: el 92 por ciento de los reclusos votaron, y se piensa que lo hicieron a Bildu. El 8 por ciento restante, que coincide con el los integrantes del grupo de los ‘duros entre los duros’, no votó.

Las fuentes consultadas por ECD afirman que este sector se abstuvo porque considera que la coalición integrada por Alternatiba, Eusko Alkartasuna y la izquierda abertzale es una “bajada de pantalones”. La cifra de reclusos etarras en España es de 577, y por tanto el 8 por ciento son alrededor de cincuenta individuos.

Voto por correo

En las cárceles, los presos votaron por correo. De este derecho están desprovistos, por razones administrativas, sólo los empadronados fuera de España y los que lo tienen denegado por sentencia judicial. El resto lo pueden ejercer.

La participación de los reclusos etarras era un asunto del máximo interés para el ministerio del Interior, ya que su política penitenciaria es, en estos momentos, uno de los pilares de la lucha antiterrorista. Y más aún cuando en el ‘frente de makos’ se están aplicando medidas de favor para los presos que han optado por distanciarse de las directrices de la banda.

Por ello, el departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba puso el ‘ojo de halcón’ en el comportamiento de los presos etarras en las elecciones del 22-M, a las que Bildu consiguió presentarse gracias al visto bueno del Tribunal Constitucional y pese a que el Supremo consideró que la coalición era un “instrumento de ETA”.

Apoyo a Bildu

Los análisis realizados por Interior concluyen que la práctica totalidad de los presos votaron, y se presume que lo hicieron a Bildu. ¿Y por qué lo hicieron a esta coalición? Además de que porque está orquestada y dirigida por los cabecillas de la ilegal Batasuna, y porque crece el grupo que apuesta por las ‘vías políticas’ de Otegi, porque durante la campaña Bildu lanzó un claro mensaje de esperanza hacia los presos.

De hecho, el Acuerdo de Guernica, embrión de Bildu, fue en su día respaldado por un grupo de reclusos. Además, la prueba del algodón, por así decirlo, ha estado en las recientes tomas de posesión de cargos locales, en las que los representantes de la coalición siempre han tenido presente a los presos.

La ‘línea dura’ de ETA

El 8 por ciento de los presos que no fue a votar pertenece a la llamada ‘línea dura’. La práctica totalidad de ellos se encuentran en las cárceles de Granada, Almería, Algeciras, Puerto I y Puerto II, es decir, muy alejados del País Vasco.

Las fuentes consultadas subrayan que, además de por su frontal oposición al ‘carril político’ tomado por Otegi, una de las razones que daban para no ir a votar era que Bildu no es el partido que representa a la izquierda abertzale. Añadían que su puesta en marcha ha sido una ‘bajada de pantalones’.

El triunfo de Bildu aún no ha tenido una clara reacción en este grupo de ‘talibanes’, mientras que, por el contrario, en el sector que acudió a votar fue acogido con sorpresa, primero, y con alborozo, luego. La victoria fue tan inesperada que muchos se preguntaron si la izquierda abertzale tendría capacidad para gestionar tanto poder.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··