Viernes 19/01/2018. Actualizado 13:41h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Los colectivos de etarras de México, Venezuela y Cuba influyeron de forma decisiva en la declaración del ‘cese definitivo’ en los atentados terroristas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La decisión de ETA de declarar el ‘cese definitivo’ de su actividad terrorista no solo fue obra de la actual dirección de la banda y de José Antonio Urrutikoetxea, ‘Josu Ternera’, sino que también intervinieron los tres colectivos de “refugiados” asentados en México, Venezuela y Cuba.

Según expertos en la lucha anti ETA, de una decisión de este calibre, no podían quedarse fuera las ‘colonias’ de etarras instaladas desde hace más de veinte años en esos países debido principalmente a que sus miembros cuentan con mayor experiencia que los actuales cabecillas del Zuba (comité ejecutivo).

Pero también, y es un segundo motivo, porque su peso dentro de la organización criminal, pese a la distancia, ha ido cubriendo en los últimos años las lagunas de la actual generación de cabecillas de la banda, la mayoría de ellos surgidos de la ‘kale borroka’, una ‘forma de lucha’ que, poco a poco, ha ido propiciando el hundimiento de ETA.

La vuelta de Ayestarán

Prueba de la importancia de los ‘refugiados’ es el caso del veterano Juan Lorenzo Ayestarán, que residía en Venezuela –a donde fue deportado desde Francia- desde 1984 y que tuvo que trasladarse a territorio galo para reconducir la mala situación que atravesaba la banda por los continuos golpes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas y francesas.

En marzo de 2010, Ayestarán fue detenido en Cahon (Normandía) cuando la banda trataba de recomponer su ‘aparato de logística’.

Fuentes de la máxima solvencia han señalado a El Confidencial Digital que el veredicto de los etarras de Cuba, México y Venezuela, junto a la labor realizada por ‘Josu Ternera’, ha sido decisiva en la declaración del “cese definitivo” de las actividades terroristas, leída el pasado 20 de octubre por David Pla, un elemento de Jarrai que, ante las sucesivas caídas de dirigentes, se vio aupado a la dirección de la banda, al igual que Iratxe Sorzábal e Izaskun Lesaka: ambas también forman parte del Zuba.

Sobre todo Venezuela

De los tres colectivos, el que ejerce mayor influencia es el de Venezuela, país por el que han pasado en los últimos años varios miembros de comandos para recibir entrenamiento, algunos de ellos con miembros de la narcoguerrilla de las FARC.

Además, en la última década, debido a la manga ancha del líder bolivariano Hugo Chávez, varios de los etarras que estaban en México decidieron marchar Venezuela, ya que las autoridades aztecas ejercen más control que las venezolanas. Se calcula que en la actualidad esa ‘colonia’ está integrada por unos cincuenta etarras, entre ellos Arturo Cubillas, quien, pese a estar reclamado por la Audiencia Nacional, sigue trabajando como alto funcionario de la administración chavista.

Dada la importancia e influencia de los etarras asentados en Venezuela, el Gobierno español decidió potenciar su presencia policial en la Embajada española en Caracas. Se da la circunstancia de que este hecho coincidió en el tiempo con los primeros pasos de la izquierda abertzale hacia las ‘vías democráticas’, que son las que han conducido a la declaración del pasado 20 de octubre. 

El mismo valor

Según las fuentes informantes, no es que los refugiados en Cuba, México y Venezuela fueran solo ‘consultados’, sino que la decisión de este colectivos tuvo, para la declaración del “cese definitivo”, el mismo valor que la de los etarras que forman la dirección de la banda y de ‘Josu Ternera’, cuyo papel, al igual que en el proceso de negociación de 2006, ha sido trascendental.

No obstante, en esta ocasión la vía “Txusito”, en referencia a Jesús Egiguren, presidente de los socialistas vascos, que siempre ha tenido una línea abierta y activa con Urrutikoetxea, no ha sido única como sí lo fue en el anterior caso, que ETA dio por terminado con el atentado de la T-4 en el aeropuerto de Barajas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··