Lunes 16/07/2018. Actualizado 13:24h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

La Moncloa, La Zarzuela, el ministerio de Defensa, el Congreso…vulnerables al ataque con aviones-bomba teledirigidos como el que preparaban los islamistas detenidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La detención en España de una célula de Al Qaeda, a principios de agosto, lista para cometer atentados utilizando aviones teledirigidos, ha puesto en alerta a los servicios de seguridad ante la posibilidad de un ataque a edificios emblemáticos del Estado por parte de grupos terroristas con ese mismo sistema.

Expertos en este tipo de aparatos, consultados por El Confidencial Digital, concluyen que resultaría “fácil y barato” realizar un atentado con uno de esos pequeños aviones contra lugares tan significados como el Palacio de la Moncloa, el Palacio de La Zarzuela, el ministerio de Defensa, los cuarteles generales de los tres ejércitos, el Congreso de los Diputados, etc.

‘Bombardeo’ contra Gibraltar

El ciudadano turco y los dos rusos detenidos este verano, acusados de pertenencia a Al Qaeda, tenían “muy avanzado” su plan de ataque: utilizar aviones teledirigidos para cargarlos con explosivos o veneno y dar así un golpe mediático.

Entre los objetivos se encontraban, según las pesquisas de los servicios de seguridad, un centro comercial de Gibraltar, así como también, tal y como informó ECD, algún enclave turístico de la costa mediterránea española.

Un vídeo

En el chalet de la Línea de la Concepción del turco Celgin Yalzin la policía encontró manuales de vuelo de estos aparatos, así como tres aviones de aeromodelismo avanzado susceptibles de ser utilizados a corto plazo.

Igualmente, se encontraron imágenes de video que mostraban cómo los islamistas detenidos practicaban el despegue de un avión, su vuelo y posterior lanzamiento desde el aire de unas bolsas que llevaba el aparato (ver las imágenes). Esos recipientes iban a ser en el futuro explosivos.

Sin regulación

Pese a que este ‘modus operandi’ no es nuevo (un islamista trató de rememorar el décimo aniversario 11-S estrellando un aeromodelo contra el Pentágono), sin embargo hasta ahora no se había conocido ningún intento así en España.

Y en nuestro país la legislación que regula el uso de estos aparatos es casi inexistente.

Este tipo de aviones se pueden adquirir en tiendas especializadas o a través de internet sin ningún requisito o condición: el comprador no necesita identificarse, mostrar ningún tipo de documento, ni darse de alta en registro alguno.

La Agencia de Seguridad Aérea

La legislación actual sobre uso de aeromodelos tan sólo marca que no se opere con estos aparatos por encima de los 300 metros, y que no se sobrevuelen núcleos urbanos o parques naturales.

Ni siquiera se requiere la contratación de un seguro básico de cobertura de accidentes, aunque la práctica totalidad de los usuarios deportivos disponen de una de estas pólizas.

Sus características técnicas y su reducido peso hacen que ni siquiera la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) se haga cargo de regular su uso. Únicamente es competente para unidades que pesan más de 150 kilos, algo que está muy lejos de lo que ocurre con los aeromodelos.

Indetectables

Con tan reducidos condicionantes, resultaría fácil utilizar uno de estos aparatos para fines terroristas.

La preocupación de los servicios de seguridad ha aumentado tras la detención del grupo islamista, porque el pequeño tamaño de estos aparatos, la escasa firma calorífica que emiten y el vuelo a baja cota les hacen indetectables para la inmensa mayoría de radares.

Es lo que ocurriría, en concreto, con los edificios citados, es decir, La Moncloa, La Zarzuela, etc.

El radio de acción de la mayoría de estos aparatos oscila entre el kilómetro y medio y los cinco kilómetros. Una distancia suficiente como para despegarlo desde un espacio abierto e introducir uno de estos aviones en el recinto de un edificio ‘sensible’, como sedes ministeriales y cuarteles, o un complejo industrial o químico, un lugar de gran afluencia de personas (parques, zoológicos, playas, plazas…), etc.

Sistema de GPS

“Con sólo 1.500 euros se podría comprar el equipo necesario para transportar una bomba de hasta seis kilos”, asegura a El Confidencial Digital un experto en aeromodelismo, directivo de una de las principales asociaciones del sector en España. El especialista añade: “Sería muy fácil”.

Con ese dinero podría adquirirse un equipo avanzado de aeromodelismo, por ejemplo, una réplica de Sukhoi SU-26.

Según otros expertos consultados por ECD, en todo caso serían necesarias algunas modificaciones para aumentar la efectividad del aparato: mejora del motor de gasolina, colocar un recipiente adecuado en el que albergar los explosivos, y dotarlo un sistema de GPS que permita establecer unas coordenadas y utilizarlo con piloto automático, saltándose así la inhibición de frecuencias de radio, que sí existen en los edificios oficiales citados. “Serían 1.000 euros más”, aseguran esos expertos.

A la pregunta de qué impediría la utilización de estos aviones teledirigidos para intentar lanzarlos contra La Moncloa o La Zarzuela, y hacer estallar una carga explosiva, uno de los expertos en vuelos responde: “Nada. Sólo se necesitaría un poco de suerte, práctica y pericia suficiente”.

Efecto en función del explosivo

Una limitación de estos aviones es la reducida capacidad de carga que tienen: unos tres kilos. Sin embargo, debidamente modificados pueden llegar a los seis kilogramos. No obstante, hay modelos más avanzados, capaces de alcanzar los 50 km de distancia y cargar hasta 15 kilos de peso

La capacidad destructiva dependerá del tipo de material usado. En el caso del explosivo plástico C-4, de uso militar y uno de los más potentes conocidos, la utilización de seis kilogramos “podría ser devastadora”, asegura a ECD una fuente militar. Vea a continuación la simulación de la voladura de un autobús con 15 libras –unos seis kilogramos- de C-4.

Incluso cabría recurrir a atentados más sencillos y baratos, aunque no tan efectivos. En Internet pueden encontrarse pruebas con aparatos básicos y bombas de nitrógenocomo este vídeo-. Un ataque así provocaría pocos daños, pero supondría un gran impacto de imagen para el grupo terrorista.

La OTAN estudia regular su uso

La Alianza Atlántica trabaja actualmente en elaborar una regulación internacional para la utilización de estos aparatos, puesto que se han confirmado como una amenaza –ya no sólo por su posible uso terrorista- para los vuelos de prueba de los aviones no tripulados de tipo militar.

Se está analizando, por ejemplo, el índice de letalidad de un choque con estos aparatos. Los resultados ofrecidos por las pruebas indican que un avión de tamaño medio, con una fuerza relativamente pequeña –similar a la desarrollada por un adolescente lanzando una bola de beisbol- puede resultar mortal al choque con un ser humano

Por otra parte, tal y como valora para ECD uno de los expertos en aeromodelismo consultados, un amplio sector de quienes practican este deporte desean que las autoridades elaboren un registro de operadores de aviones de radiocontrol similar a los que existen, por ejemplo, para las armas de fogueo. “Sería más fácil para todos si existiera más control legal sobre este deporte”, remacha.

Vea a continuación un vídeo en el que se puede observar cómo se vuela un avión como el que pretendían usar los islamistas detenidos -ver vídeo-.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··