Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

En plena campaña de acoso e insultos

Policías y guardias civiles enviados a Cataluña no aguantan y piden el regreso

Varias decenas de agentes han solicitado la vuelta a sus unidades. Los mandos no les han puesto dificultades y enviarán a otros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se han multiplicado estos días las imágenes de policías y guardias civiles enviados a Cataluña con las maletas en la mano. Unos han abandonado los hoteles en los que residían debido a las campañas de acoso sufridas, y serán reubicados. Otros regresan a sus unidades de origen porque estaba previsto su relevo. Y hay un tercer grupo que “están volviendo porque no pueden más”.

Policías 1-O. Policías 1-O.

Así lo cuentan a El Confidencial Digital mandos de la Policía y la Guardia Civil, que hablan de “varias decenas” de agentes que, a lo largo de esta semana, han pedido a los diferentes jefes operativos el retorno a sus respectivas unidades de procedencia.

Unas solicitudes que se multiplicaron después de que se confirmara que el despliegue de ambos cuerpos en Cataluña se mantiene al menos hasta el día 11.

Se sienten “aislados y perseguidos”

Los policías y guardias civiles que han optado por volver a sus ciudades de origen han comentado, tanto a los mandos como a sus compañeros, que “no podían seguir” en la situación en la que se encontraban. Consideran que estaban “aislados” y, al mismo tiempo, “perseguidos” por los independentistas radicales.

Esas quejas, aseguran las fuentes consultadas, las han realizado por igual agentes destinados en hoteles dentro de los municipios como aquellos que se encuentran en cuarteles o en los barcos atracados en Barcelona y Tarragona.

Los policías y guardias civiles que están siendo hostigados en los hoteles aseguran que “no pueden salir a las calles porque las gente les persigue y les insulta”. Por lo cual, “pasan los días recluidos en sus habitaciones esperando órdenes”.

Los agentes que se hospedan en cuarteles y en los barcos consideran que “están totalmente aislados”, ya que apenas pueden salir también del barco porque “los sindicatos de los estibadores ponen en alerta a los independentistas para que vayan a por nosotros según salimos del puerto”.

Interior mantendrá el operativo

Desde el Ministerio del Interior, así como desde las direcciones generales de la Policía y la Guardia Civil, entienden la situación por la que están pasando sus agentes, y por ese motivo no está poniendo impedimentos para que regresen a sus unidades quienes lo soliciten.

No obstante, explican mandos de ambos cuerpos, eso no va a significar un despliegue menor en Cataluña, ya que por esos efectivos que están regresando “llegarán otros nuevos para mantener el operativo”.

El Gobierno teme que la semana que viene puedan volver a producirse disturbios en función de las decisiones que tome Carles Puigdemont y de las respuestas que puedan darse a una declaración unilateral de independencia. Por ese motivo, se decidió mantener en Cataluña a los 12.000 agentes movilizados, y se cubrirán todas las plazas de los agentes que deseen regresar.

El agente herido que no quiere volver

Las fuentes consultadas por ECD hacen hincapié en que, a pesar de que muchos agentes están “con la rabia contenida” desde el 1-O  y desean volver, “una gran mayoría”, pese a las campañas de acoso, “quiere quedarse hasta el final y cumplir con el operativo”.

Un ejemplo de ello es un guardia civil, que duerme en el barco atracado en el puerto de Tarragona, que “insiste en quedarse a toda costa” a pesar de que durante los disturbios le partieron un dedo y su mando le ha transmitido que debería regresar a su unidad.

Sus propios compañeros explican: “No se quiere marchar”. Incluso “ha pedido un guante especial para seguir operativo”. Una actitud que está siendo muy aplaudida pero que no evitará su regreso: “Los jefes consideran que mantenerle es correr un riesgo innecesario”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·