Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Inician una recogida de firmas para quejarse a Interior

Prohibido a guardias civiles y policías nacionales apuntarse a cursos de tiro

Inspecciones sorpresa de agentes de la Benemérita en galerías particulares, apertura de expedientes a quienes intentan por su cuenta mejorar el uso del arma reglamentaria

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La unidad de Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil está realizando inspecciones sorpresas a centros de tiro deportivo para detectar a agentes –tanto del Instituto Armado como del CNP y policías locales-  que estén realizando cursos privados para mejorar su habilidad. A los agentes se les ha prohibido realizar esta formación, que pagan de su bolsillo, a pesar de que apenas practican tiro de manera oficial. Han iniciado una recogida de firmas para que se regularicen esta situación.


Un agente de policía realiza prácticas de tiro. Un agente de policía realiza prácticas de tiro.

En la mañana de ayer martes, un hombre de nacionalidad marroquí atacó, armado con un cuchillo, a los policías nacionales que custodian el paso fronterizo de Melilla. Uno de los agentes fue herido en una mano y tuvo que recibir cinco puntos de sutura.

En las imágenes difundidas por la Policía se puede ver al agresor avanzado hacia el interior del puesto fronterizo, en actitud desafiante, mientras los agentes reculan y tratan de rodearlo hasta que por fin es reducido. Ninguno de ellos saca su arma, ni siquiera para intimidarle.

Y es que, tal y como denuncian fuentes policiales a El Confidencial Digital, entre los agentes existe “mucho celo y reticencia” a la hora de sacar el arma. Incluso como forma de intimidación. Saben que si se produce un disparo tiene todas las de perder. “Un policía muerto por disparo es un héroe. Cuando un policía mata a un delincuente se habla de brutalidad policial” afirman fuentes del cuerpo a ECD.

Denuncian falta de confianza por escaso entrenamiento

Pero además, denuncian, hay cierta falta de “confianza” a la hora de recurrir al arma reglamentaria. Cada vez son menos las prácticas de tiro que realizan al año, y eso hace que disminuya la habilidad a la hora de realizar un disparo.

Cada año, los agentes de los distintos cuerpos policiales están obligados a realizar un número mínimo y máximo de disparos para mantener su habilidad. Sin embargo, entre la plantilla se considera que los baremos son insuficientes: un policía del CNP dispara un máximo de 100 tiros en galería al año, un guardia civil entre 20 y 50. En Estados Unidos, por ejemplo, un agente del FBI realiza un mínimo de 500 disparos de práctica al año.

Cursos privados pagados de su bolsillo

Ante este “insuficiente” nivel de entrenamiento, muchos agentes han optado por recurrir a cursos privados de tiro policial. Organizados, en muchas ocasiones, por asociaciones y sindicatos policiales e impartidos con medios e instructores profesionales. El coste de estos es sufragado directamente por los agentes.

Sin embargo, tanto desde la Jefatura Superior de la Policía Nacional como desde la Guardia Civil se han hecho circular avisos advirtiendo que no está permitido este tipo de prácticas con el arma oficial ni con el uniforme reglamentario.

Inspecciones sorpresa y expedientes disciplinarios

Sin embargo, la prohibición no se ha quedado en un mero comunicado a las unidades. En los últimos meses se han registrado una serie de inspecciones por sorpresa a complejos deportivos y galerías de tiro en los que se realizan este tipo de cursos.

Las inspecciones han sido realizadas por personal de la unidad de Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil. En una de ellas, realizada en el complejo deportivo ‘Dehesa Boyal’ de San Sebastián de los Reyes, fueron identificados cuatro policías locales del municipio y uno más procedente de Salamanca. Se les abrió un expediente, a pesar de que demostraron que disponían de permiso de la administración local –empleador y propietaria del arma-.

Recogida de firmas para regularizar estas prácticas

 Ante esta situación de ‘alegalidad’ y falta de regulación, desde la asociación Netpol –organizadora de algunos de estos cursos- han iniciado una recogida de firmas entre agentes para pedir que se permitan estas prácticas.

“La administración pública prohíbe a los agentes de policía realizar prácticas y cursos de tiro policial en su tiempo libre y costeándolo de su bolsillo bajo pena de multa de entre 601 y 30.000 euros además de expedientes disciplinarios… ¿A dónde vamos a llegar? ¡Firma la petición! ¡Solicitemos a la CIPAE (la Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivos) regular esta actividad!” defienden sus impulsores.

Un plan de tiro obsoleto en plena amenaza yihadista

Los agentes reclaman que se les reconozca el derecho a realizar prácticas de tiro fuera del circuito oficial establecido por el CNP o la Guardia Civil. Consideran que esta formación extra redundaría en la calidad de su servicio al ciudadano, ya que aumentaría su eficacia y reduciría la posibilidad de que los disparos puedan provocar daños no buscados.

Además, recuerdan algunos de los agentes consultados por ECD, cabe recordar que España está inmersa en una amenaza terrorista de nivel cuatro, y que a la vista de sucesos registrados en los últimos años en otros países de Europa es necesario que los agentes dominen a la perfección el uso de sus armas de fuego en caso de que las necesiten para repeler un ataque.

En este sentido muestran sus dudas acerca de las actuales técnicas de tiro policial que se les enseña por la vía ‘oficial’, ya que consideran que estos protocolos están “obsoletos”. Únicamente explica conceptos de ‘tiro estático’, cuando consideran que el ‘tiro dinámico’ o en movimiento, el que se imparte en estos cursos privados,  se adapta más al día a día del trabajo policial.

De hecho, tal y como ha sabido ECD, el Plan de Tiro de la Policía Nacional vigente hoy en día tiene más de 25 años de antigüedad. En él figuran ilustraciones explicativas en las que los agentes visten el uniforme marrón característico del extinto Cuerpo de Policía Nacional (CPN), que dejaron de utilizarse en 1992. Las armas utilizadas para ilustrar el proceso de desmontaje, limpieza y montaje son las ya en desuso STAR 28PK de 9 milímetros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·