Viernes 19/01/2018. Actualizado 01:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Por qué Thierry aparece en las fotografías con las esposas pixeladas. Los etarras han dado orden a sus abogados de proteger su honor y su imagen

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Francisco Javier López Peña, @ Thierry, fue el jefe ‘militar’ de ETA. La policía francesa y la Guardia Civil lo detuvieron en Burdeos en mayo de 2008. Su imagen esposado dio la vuelta al mundo. Sin embargo, esa fotografía no se volverá a repetir. Al menos, en Francia.

La imagen de un etarra esposado puede ser motivo de conflicto judicial. Una ley aprobaba en Francia en el año 2000 establece que difundir y publicar imágenes de presuntos criminales esposados, si aún no han sido condenados, puede vulnerar sus derechos.

La legislación gala prohíbe difundir esas imágenes para preservar el honor y la inocencia del detenido.

A los etarras también se les aplica esta ley. En los registros en Francia es habitual ver cómo los terroristas salen de sus escondites con alguna vestimenta que tapa sus manos. El objetivo es doble: preservar su inocencia y evitar que posibles testigos puedan quedar contaminados cuando ven su rostro en los medios de comunicación.

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por El Confidencial Digital explican que en Francia “se cumple a rajatabla” esta ley y los detenidos nunca aparecen con esposas o grilletes.

Pero llama especialmente la atención el caso de Thierry. El etarra apareció en varios medios de comunicación españoles con esposas. Sin embargo, en las últimas imágenes que se han publicado de él se puede observar cómo los grilletes se han pixelado. Las fuentes consultadas por ECD aseguran que se debe por una orden que los abogados habituales de etarras han recibido: reclamar y denunciar los abusos que se produzcan de su honor amparándose en la legislación de cada país.

El dirigente etarra Mikel Antza fue un paso más allá y consiguió que un histórico dibujante de juicios abandonara la sala de París porque, argumentó, que si le retrataba estaría lesionando su imagen.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··