Martes 23/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Viejos bulos de amenazas terroristas en España que siguen vivos: el móvil abandonado, el islamista que advierte de no coger el metro y el atentado durante el Madrid-Barça

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Usted seguramente haya recibido algún correo en cadena advirtiéndole de un posible atentado terrorista inminente. Pese a que estos bulos ya son viejos conocidos de la Guardia Civil, lo cierto es que la Benemérita sigue recibiendo denuncias casi diarias.

“Es muy importante, nos lo han pasado de fuentes policiales de determinadas ciudades españolas”. Así suelen comenzar estas ‘advertencias’ que se distribuyen rápidamente en forma de correo electrónico en cadena.

La gran mayoría de ellos advierten de un nuevo ‘modus operandi’ de los terroristas o de un terrorista agradecido que ‘filtra’ información sobre un inminente atentado en una ciudad española.

Según las fuentes de la Benemérita consultadas por El Confidencial Digital, este tipo de amenazas “falsas” siguen detectándose casi a diario”. Muchas, en forma de denuncia ciudadana.

“Nos llaman o nos escriben y nos dicen que el primo de la suegra de su hermano, o similar, presenció una conversación entre dos árabes hablando de un atentado. Nosotros tratamos de tranquilizar a la gente, ya que casi todas las historias son viejos bulos reinventados” aseguran agentes de la Guardia Civil a ECD.

Bombas de ETA en móviles

Una de los ‘virtudes’ de estos bulos es mezclar una noticia real con una pista falsa para crear la alarma. Suelen aparecer cuando un comando de ETA ejecuta un robo de explosivos en Francia.

A través de correo electrónico, la historia circula asegurando que los detonadores que han robado los etarras son introducidos en móviles que posteriormente se abandonan en la calle. Llevan una carga explosiva suficiente para “arrancar una mano” dice textualmente el mensaje.

Este bulo, sin embargo, fue investigado por la Guardia Civil. Al final se llegó a la conclusión de que era una historia falsa, pero incluso se elaboraron informes en los que se apuntaba esta posibilidad como real. Hoy en día, sigue circulando actualizado como si la información se hubiera obtenido de los papeles de un etarra detenido recientemente.

“El 11-M no es nada”

“Ibamos en el tren y se nos acercó un hombre con acento árabe. Nos dijo que lo del 11-M no es nada comparado con lo que va a ocurrir. Que tuvieran cuidado el 21 de abril en los centros comerciales”.

Así comienza otro de estos bulos, muy conocidos por la Guardia Civil. En el mensaje, la supuesta protagonista de la historia cuenta que fue a comisaría a contar la historia, y allí le propusieron una rueda de reconocimiento con fotografías.

Finalmente, el hombre con acento árabe fue identificado como un sirio en busca y captura desde el 11 de marzo de 2004. “La policía le dijo que era la primera vez que una persona iba a comisaría a contar algo así, que le hubiera ocurrido en primera persona. Le comentaron que corriese la voz”.

Este tipo de frases –como la última- es, según las fuentes consultadas, un indicador infalible de que “estamos ante una historia falsa. Nunca jamás ningún agente de un cuerpo de Seguridad del Estado le diría a un ciudadano que ‘corriese la voz’ en un tema tan delicado como el terrorismo. Más bien al revés”, aseguran.

El terrorista agradecido

Otra de las historias más ‘populares’ sobre falsas amenazas es la que se conoce como el “terrorista agradecido”, Todas comienzan de forma similar, pero varían en la identidad del supuesto terrorista.

Sucede siempre en la cola de un supermercado. La persona que protagoniza la historia está esperando para pagar en caja, y quien tiene delante –a veces una mujer árabe, un hombre árabe, una chica con “pinta de vasca” o un chico con rasta- tiene un problema al pagar: le falta un euro.

Entonces, el testigo que presencia todo se ofrece para pagar esa pequeña cantidad que le falta. Una vez en el parking, el supuesto terrorista se presenta frente al coche y le da de nuevo las gracias. Y le advierte: “no vayas a Barcelona el próximo día –X- porque habrá un atentado”.

El narrador de la historia asegura que pensándolo más tarde, se da cuenta de que ese día se celebra “el Barça-Madrid” –los partidos de fútbol son los más repetidos-. O una manifestación contra la globalización, o cualquier otro evento.

“Esta otra historia falsa, fácilmente identificable por las frases que utiliza como ‘esto no es una broma’, ‘pásalo a todos tus contactos’ o ‘yo tampoco me creía estas cosas’” aseguran desde la Guardia Civil.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··