Martes 16/01/2018. Actualizado 18:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

2.000 cascos con cámaras de televisión integrada para los antidisturbios. La subdirección de logística de la Policía ha elevado la petición a Ignacio Cosidó

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se trata de grabar todo lo que rodea al antidisturbio: tanto las agresiones por parte de los violentos, como las actuaciones excedidas que han protagonizado algunos agentes. La subdirección de logística de la Policía ha propuesto a la dirección general la adquisición de cascos especiales equipados con cámaras de televisión.

Sería un casco integral equipado con cámara de televisión interna (no a la vista ni contacto con el exterior) capaz de grabar las intervenciones policiales. Según la propuesta que ha elevado la subdirección general de logística, harían falta 2.000 de estos cascos.

El objetivo, según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes policiales, es grabar las agresiones de los ciudadanos a los policías en las manifestaciones (para después disponer de pruebas “y demostrar que no solo nosotros somos los malos”), así como las actuaciones excesivas por parte de algunos agentes que pierden los nervios.

El dispositivo grabaría durante varias horas, desde que el policía baja del furgón hasta que se marcha camino de la comisaría. Las imágenes quedarían registradas en una base de datos, que estaría a disposición de la dirección general de la Policía.

Las fuentes consultadas por ECD explican que este tipo de cascos con cámaras son la mejor opción para intentar reconocer y detener a los manifestantes violentos. “No va a quedar más remedio que implantarlo”, afirma un alto mando policial.

Hasta ahora se viene disponiendo de un agente que con una cámara de vídeo manual graba lo que ocurre a modo de “plano general”. No obstante, esta opción supone un grave peligro para la integridad física del policía, que puede ser agredido en cualquier momento y no dispone de ningún medio de defensa, apuntan desde la Policía. Tampoco se consiguen detalles concretos de lo que ocurre en plenos disturbios.

Estos cascos con cámara integrada ya los usan policías de todo el mundo. En España, los GEOS disponen de ellos y graban algunas de sus operaciones. También los emplean los grupos de asalto de algunos ejércitos y cuerpos policiales europeos.

El problema para adquirirlos es, principalmente, económico. Las fuentes consultadas no ofrecen cifras del montante que supondría adquirir estos 2.000 cascos, aunque precisan que supondría un “importante desembolso”.

La opción de las cámaras acopladas

El anterior equipo del Ministerio del Interior ya planteó la posibilidad de equipar a los cascos de los antidisturbios de cámaras de grabación. De hecho, tal y como contó ECD, se llegaron a comprar diez cámaras de vídeo para acoplarlas en la parte superior del casco protector de los agentes de la Unidad de Intervención Policial.

El modelo adquirido era la cámara Scout, utilizadas sobre todo por cazadores.

No obstante, la actual dirección de la Policía ha desechado totalmente implantar estas cámaras por el peligro que pueden suponer para la seguridad del agente: se la pueden arrancar de un golpe o pueden hacerse daño en plena intervención. En estos momentos, estas diez cámaras no se están utilizando.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··