Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Manipulación de pruebas para cerrar casos

La comisaria de Carabanchel, investigada por pruebas falsas, se vio salpicada por el caso del Jefe de Policía de Coslada

Gloria Martínez Arriaga fue apartada del cargo en diciembre por enfrentarse a la Brigada de Policía Científica. Las sospechas comenzaron con una huella dactilar en una caja de cartón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La comisaría de Carabanchel se ha convertido en un polvorín desde el jueves de la semana pasada, cuando comenzaron las detenciones de policías acusados de falsificar pruebas para cerrar antes los casos. La comisaria jefa del centro policial ya fue apartada en diciembre, y ahora se investiga si estaba al tanto del proceder de sus subordinados.

Comisaría de Carabanchel. Comisaría de Carabanchel.

La operación contra la falsificación de pruebas por parte de la Brigada de Policía Judicial del distrito de Carabanchel se hizo pública la semana pasada con la detención de funcionarios del Cuerpo. Sin embargo, ya desde el pasado mes de diciembre se tenía constancia de que, en dicha comisaría, no se estaba realizando bien el trabajo por parte de los investigadores.

Todo comenzó, explican a El Confidencial Digital fuentes policiales conocedoras de la actual investigación, cuando la Brigada de Policía Científica empezó a descubrir “huellas demasiado perfectas” en los informes policiales de casos cerrados durante el 2013 y el 2014. En concreto, la prueba que “destapó todo” se encontraba en una caja de cartón.

Fue en esa caja donde se descubrió la primera “huella perfecta”: “salía toda la huella dactilar del sospechoso, algo que no se da casi nunca”. A raíz de ahí, se revisaron otras pruebas, y se descubrieron las falsificaciones que han costado la detención de nueve policías, incluidos el inspector jefe y el subinspector.

La comisaria, también investigada

Fue entonces, cuando se tenían ya pruebas fundadas de la falsificación de huellas por parte de la Brigada de Policía Judicial de Carabanchel, cuando la Brigada de Policía Científica se puso en contacto con la comisaria jefa del complejo policial, Gloria Martínez Arriaga, para notificarle la investigación abierta contra el equipo del que ella estaba al mando.

La reacción de Martínez Arriaga al conocer que iba a haber una denuncia contra su comisaría fue la de “enfrentarse” a Científica. Una actitud que le costó quedar apartada de sus funciones el pasado mes de diciembre.

Desde entonces, la comisaria jefa, el inspector jefe, y sus subordinados han sido investigados. A pesar de que las diligencias son secretas, ECD conoce que también existe “un expediente abierto” contra Martínez Arriaga, máxima responsable del equipo policial que ha falsificado las pruebas.

Ya tuvo problemas en el caso del Jefe de Policía de Coslada

Las fuentes policiales consultadas por este confidencial recuerdan que “no es la primera vez" que la comisaria jefe de Carabanchel ha tenido problemas en el desarrollo de una investigación liderada por ella.

Gloria Martínez Arriaga era, en 2008, jefa de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), y coordinadora del equipo policial que investigó al ex jefe de la Policía Local de Coslada, Ginés Jiménez Buendía, en el marco de la operación Bloque. El agente fue acusado de cohecho, blanqueo, extorsión y amenazas.

Cuatro años después de esas pesquisas, que provocaron el cese de Jiménez Buendía, los dos dos inspectores jefe y los dos subinspectores a cargo de Martínez Arriaga fueron denunciados por un hostelero, que les acusó de intentar coaccionarle para que declarara en contra de Jiménez Buendía. El Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid abrió una investigación contra los agentes.

Martínez Arriaga, por su parte, fue reubicada en octubre de ese año 2012 en la comisaría de Carabanchel, donde ahora hay una nueva investigación abierta por la supuesta falsificación de pueblas durante los años 2013 y 2014.

Hay que repasar de 20 a 30 casos”

Las dudas acerca de todos los casos resueltos en la comisaría de Carabanchel durante los dos últimos años son, a día de hoy, “una realidad” a la que se deben enfrentar desde las brigadas de Policía Judicial y Policía Científica.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que, en estos momentos, se calcula que hay que repasar de 20 a 30 casos resueltos presuntamente con huellas falsas desde el año 2013. Un trabajo que se prolongará durante los próximos meses y que puede acabar con más detenciones de policías en Carabanchel.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··