Sábado 21/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

La delación dificultó desarticular el aparato financiero de la banda

Los condenados del Faisán no han desvelado al juez quién ordenó el chivatazo a ETA

De la Mata ha tomado declaración a Pamies y Ballesteros. Las víctimas piden ahora la comparecencia del ex director de la Policía y del ‘número dos’ de Rubalcaba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata no ha logrado que los comisarios Enrique Pamies y José María Ballesteros, condenados por dar un chivatazo a ETA en el bar Faisán en 2006, hayan revelado la incógnita más buscada del caso: quién ordenó a ambos policías revelar a los terroristas una inminente operación contra ellos en Irún.


El bar Faisán El bar Faisán

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la reapertura del caso por parte del juez de la Mata tenía como objetivo escuchar de boca de Pamies y Ballesteros por qué dieron el chivatazo. El magistrado quiso saber el nombre de la persona que les ordenó avisar a Joseba Elosua, dueño del bar Faisán, de la operación que llevaba a cabo la Policía contra el aparato de extorsión de ETA. Dicha intervención policial resultó infructuosa.

Sin embargo, la esperanza de De la Mata de que Pamies y Ballesteros “tiraran de la manta” se ha desvanecido: ambos condenados han guardado silencio, sin desvelar de quién procedió dicha orden. “De la Mata ya no tiene nada que hacer”, afirman a ECD fuentes cercanas al caso.

Piden que comparezcan altos mandos de Interior

Aun así, Dignidad y Justicia, que representa a la mayoría de las acusaciones particulares personadas, solicitará en sus alegaciones la comparecencia en calidad de testigos del ex director general de la Policía Víctor García Hidalgo y la del entonces secretario de Estado de Interior, Antonio Camacho; ambos, a la postre, eran los superiores de los comisarios condenados y a su vez, estaban a las órdenes de Alfredo Pérez Rubalcaba. Por entonces, el ex candidato socialista a presidente del Gobierno era ministro del Interior.

De hecho, los números de teléfono móvil de Hidalgo y Camacho figuran en los informes policiales sobre el chivatazo: ambos dirigentes de Interior hablaron con Pamies y Ballesteros antes, durante y después del soplo a ETA, según la Brigada de análisis y revisión de casos (Barc), hoy extinta. Los dos policías aseguran que se trató de conversaciones habituales entre subordinados y superiores.

Después de una de estas llamadas, Ballesteros entró en el bar Faisán y le entregó al hoy fallecido Elosua un teléfono móvil. A través del aparato, Elosua fue alertado de la operación policial puesta en marcha contra el aparato de extorsión de ETA. Una cámara recogió el instante en que Ballesteros salía del Faisán, una vez dado el chivatazo.

A pesar de estos datos, los abogados de Dignidad y Justicia dudan de que de la Mata acceda a su petición de que Hidalgo y Camacho comparezcan como testigos. Opinan que, si el juez “viera pertinente la comparecencia, ya los habría citado de oficio”, sin esperar solicitudes de la acusación.

Un informe sin novedades

Las mismas fuentes muestran su sorpresa sobre la decisión de la Mata de reabrir la investigación a raíz del informe de la Barc, una opinión que comparte el fiscal Carlos Bautista. Y es que este documento no aporta novedades al caso.

El texto de la Barc repite los datos del anterior; es decir, detalla las llamadas, por estricto orden cronológico, que realizaron y recibieron Pamies y Ballesteros, de forma meramente técnica y sin realizar incriminaciones. Este informe, a pesar de no desvelar datos desconocidos, habría sido aprovechado por de la Mata para citar a declarar a ambos condenados e intentar avanzar más en el caso Faisán.

Ahora, una vez levantado el secreto de sumario, las acusaciones populares pueden acceder desde hoy a este nuevo texto de la Barc y a las llamadas que Pamies, Ballesteros, Hidalgo y Camacho realizaron entre ellos los días previos al chivatazo y el propio 4 de mayo de 2006.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·