Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Publicará el libro la próxima primavera

Un ex espía cubano novela el asesinato de un agente del CNI en Bagdad

Busca reconstruir los últimos meses de vida de José Antonio Bernal, tiroteado en 2003 en Irak cuando trabajaba para los servicios secretos españoles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Centro Nacional de Inteligencia perdió en Iraq durante 2003 a varios de sus agentes, asesinados en dos ataques distintos a finales de ese año. Siete murieron acribillados una emboscada en una carretera en Latifiya, y otro fue tiroteado semanas antes en su casa de Bagdad: José Antonio Bernal, sargento del Ejército del Aire y agregado a la Embajada de España, cuyos últimos meses de vida se han convertido en una novela.

José Antonio Bernal, agente del CNI asesinado en Bagdad. José Antonio Bernal, agente del CNI asesinado en Bagdad.

El Confidencial Digital ha podido saber que la próxima primavera llegará a las librerías “Los espías mueren en secreto”, una novela sobre el papel del servicio de inteligencia español tras la invasión de Iraq por las tropas de Estados Unidos y el derrocamiento del régimen de Sadam Husein.

En el libro aparecerá como personaje -aunque con otro nombre, a la espera de la autorización de la familia- José Antonio Bernal Gómez, militar que trabajaba para el CNI y que fue asesinado a tiros a las puertas de su residencia en Bagdad cuando ejercía como viceagregado de Información de la embajada española.

Escrita por un ex espía cubano

Uno de los datos llamativos del libro es el autor. No ha sido un periodista o un escritor quien ha decidido novelar los últimos meses de vida y la muerte de este espía español, sino un cubano. Se trata de Gerardo Errasti Bocourt, que a su vez pasó por los servicios secretos del régimen de Fidel Castro.

Errasti estuvo destinado durante años en el Palacio de la Revolución, en la Dirección General de Seguridad Personal encargada de proteger a Castro. Después llegó a ser oficial del servicio de contraespionaje cubano (denominado G-2), dedicado a tratar de destapar las tramas de colaboradores tejidas por la CIA y otras agencias de inteligencia extranjeras en la isla.

A finales de los 90 decidió poner fin a su etapa en la contrainteligencia cubana y marcharse a vivir a Sudáfrica. De allí se trasladó a España, donde lleva instalado más de quince años y donde comenzó a interesarse por estudiar la amenaza del terrorismo yihadista.

Gerardo Errasti ya ha publicado otras novelas sobre operaciones de los servicios de inteligencia españoles contra el terrorismo yihadista y en Oriente Medio. Llevaba ya algunos años dedicado a ello cuando en 2003 le sorprendió la noticia del asesinato de José Antonio Bernal en Bagdad.

A partir de entonces, comenzó a documentarse con toda la información que se fue publicando a partir de ese asesinato: noticias de agencia, pero luego también reportajes más documentos, en la revista Tiempo o en el diario El Mundo, que aportaron más datos de la biografía de Bernal, incluso conversaciones que tuvo el fallecido con sus familiares antes de presentarse voluntario para ser destinado a Iraq como número dos del CNI en ese país.

Ya incluyó como personaje a José Antonio Bernal -pero con el nombre de “Bernardo”- en una novela anterior, “El camino a Al Ándalus”, en la que ese espía español hacía de enlace de otros agentes del CNI enviados a Oriente Medio.

En torno al año 2005 empezó a escribir una historia relacionada con José Antonio Bernal. En todos estos años ha ido trabajando en distintos libros que ha publicado antes, como “El espía que odió a Los Beatles”, sobre el secuestro y degollamiento por el Estado Islámico del periodista estadounidense James Foley en Siria.

Los últimos meses hasta el asesinato en octubre de 2003

Ahora sin embargo se ha centrado en novelar una operación del Centro Nacional de Inteligencia en la que dos agentes llegan a la frontera de Jordania e Iraq y necesitan la ayuda de José Antonio Bernal -que ya trabajaba sobre el terreno- para entrar en el Iraq turbulento de 2003.

El libro recrea, con todos los datos recabados e incluso con citas textuales desveladas por sus familiares a la prensa, los últimos meses de vida de José Antonio Bernal. De hecho, la novela acaba con el asesinato de este capitán del Ejército del Aire, se cree que a manos de los servicios secretos de Sadam Husein, con los que Bernal tuvo buenos contactos pero que decidieron vengarse del apoyo del Gobierno de España a la invasión de Iraq.

Esdrújula Ediciones publicará “Los espías mueren en secreto” la próxima primavera, antes de la Feria del Libro de Madrid. El libro, según su autor, trata de ser un homenaje a José Antonio Bernal y al trabajo del CNI contra el terrorismo yihadista: algo que, lamenta, no se le reconoce en España, donde “ni siquiera hay un museo de los servicios secretos como forma de explicar la labor que realiza por la seguridad de sus ciudadanos”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··