Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Medida de seguridad tras el siniestro en los Alpes

Los pilotos con depresión recibirán ayuda psicológica para evitar otro acto suicida como el de Germanwings

El colegio oficial de tripulantes de aviación comercial pondrá en marcha en España un programa de atención médica y terapéutica para que los profesionales puedan ser atendidos de forma confidencial y sin ser despedidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La catástrofe del avión de Germanwings con ruta Barcelona-Düsseldorf que se estrelló en los Alpes franceses el pasado mes de marzo tuvo, según la investigación, un responsable: el copiloto. Andreas Lubitz estrelló el aparato de forma deliberada para suicidarse, y las pesquisas indicaron que sufría problemas psicológicos, tenía tendencias suicidas y otros problemas que en parte ocultó a sus jefes.

Avión de Germanwings. Avión de Germanwings.

Lufthansa y su filial Germanwings conocían en parte que Lubitz había estado en tratamiento por depresión. Sin embargo, el copiloto que provocó 150 muertes al estrellar el avión tenía otros muchos problemas de salud.

De hecho, visitó docenas de médicos por su cuenta para tratar los problemas de visión que estaba notando y tenía en su casa partes de baja médica hechos pedazos que ocultó a la empresa. Según los investigadores, ocultó sus problemas oculares por miedo a que esto pusiera en peligro su carrera en la aviación.

A todo ello se añade que Andreas Lubitz pasaba por graves problemas económicos y tenía abierto un proceso de insolvencia. Si de por sí era psicológicamente inestable, la incertidumbre por su futuro fue la gota que colmó el vaso y le pudo empujar a cometer este suicido que mató a otras 149 personas.

Un sistema de apoyo a los pilotos

La cuestión de si los pilotos pasan suficientes exámenes médicos y psicológicos para garantizar que están en condiciones que llevar un avión se reavivó tras este siniestro. También surgió el debate de si Lubitz no habría cometido ese acto de suicidio si hubiera tenido más apoyo de la compañía aérea.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el accidente en los Alpes llevó al Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial a ponerse a trabajar en posibles soluciones a este problema. Fuentes de este colegio revelan que desde hace meses están desarrollando un programa de asistencia a pilotos con problemas para tratar de evitar un nuevo caso de suicidio con un avión como el de Germanwings.

Los responsables del colegio de pilotos están trabajando con el Ministerio de Fomento y con la Organización Médica Colegial para poner en marcha lo antes posible un programa de ayuda médica y terapéutica para pilotos que tengan problemas: desde depresiones hasta una adicciones, pasando por otros problemas psicológicos o físicos.

De esta forma pretenden seguir una de las recomendaciones del informe que la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) publicó en julio con el análisis de cómo se podía reforzar la seguridad tras los fallos detectados en el accidente de Germanwings. “Debe implantarse en las compañías aéreas sistema de apoyo a los pilotos”.

“Hasta ahora, si se descubre que un piloto tiene un problema de este tipo, el enfoque es punitivo: o se le sanciona, o incluso pueden despedirlo y acabar con su carrera de piloto”, explican desde el Colegio de Pilotos de Aviación Comercial.

La idea es cambiar el enfoque y que mediante este programa, una serie de expertos ayuden a los pilotos con problemas con el respaldo y el apoyo de sus compañías aéreas y de las autoridades. Es decir, se trata de a los pilotos que estén en una situación difícil, que les puede afectar a su rendimiento y concentración a los mandos de un avión, ayuda para superar sus problemas sin que eso ponga en peligro su puesto de trabajo, pero que al mismo tiempo dejen de pilotar hasta estar en condiciones de hacerlo.

El modelo en el que se están fijando para diseñar este programa de asistencia para pilotos es el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo que desde hace más de una década gestiona la Organización Médica Colegial, y cuya filosofía es la misma: que los médicos que no estén en condiciones físicas y psicológicas de cumplir su labor, pidan ayudan y puedan rehabilitarse.

Una fundación con médicos y terapeutas

El Colegio Oficial de Pilotos ya ha presentado este proyecto al Ministerio de Fomento, donde ha recibido el visto bueno para desarrollarlo. Según explica a El Confidencial Digital, en los próximos meses esperan tener listo el plan, que pasa por crear una fundación, que todavía no tienen nombre decidido, desde la que canalizar la ayuda a los pilotos.

Esa fundación, por ejemplo, pondría a disposición de cualquier piloto con problemas un número de teléfono y otras formas de contacto para recibir peticiones de ayuda. La parte asistencial correría a cargo de la Organización Médica Colegial, que se implicará en este proyecto con médicos de distintas especialidades que atenderían a los pilotos con problemas.

En este proyecto, los pilotos pretenden contar con la implicación tanto del Ministerio de Fomento, que pretenden que regule sus fondos y entre en el protectorado de la fundación, como de las compañías áreas, la Agencia Española de Seguridad Aérea y las aseguradoras de las aerolíneas. Todas las partes tendrían también que financiar el proyecto, que “no tendrá mucho coste ya que funcionará sobre todo gracias a voluntarios”. Además, pretenden integrar y complementarse con los programas de apoyo que ya tienen algunas compañías.

Si sale adelante, esperan que este programa tenga el éxito del que pusieron en marcha hace años los médicos: “Es muy efectivo, la mayoría de los que tienen problemas se apuntan de forma voluntaria, pero también hay un 40% que lo hacen de forma inducida”. Y es que aseguran que si este proyecto hubiera estado ya funcionando, hubiera sido más factible que el propio Andreas Lubitz hubiera pedido ayuda, o que un compañero suyo que hubiera detectado comportamientos anómalos o falta de concentración y de aptitudes le hubiera convencido para hacerlo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··