Martes 12/12/2017. Actualizado 10:11h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Caso de las grabaciones en La Camarga

La agencia de detectives Método 3 consigue la retirada de un segundo libro crítico

Presentó una demanda contra "Detectives RIP", de Juan Carlos Arias, y la editorial ha decidido dejar de distribuirlo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La agencia de detectives Método 3, dirigida por Francisco Marco, relacionada en los últimos años con diversas investigaciones en Cataluña como la grabación en el restaurante La Camarga de una conversación entre la ex mujer de Jordi Pujol y la líder del Partido Popular en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, ha conseguido con una demanda que la editorial que publicó el libro “Detectives RIP”, firmado por Juan Carlos Arias, lo haya retirado de la circulación. 

María Victoria Álvarez, ex novia de Jordi Pujol Ferrusola. María Victoria Álvarez, ex novia de Jordi Pujol Ferrusola.

Es la segunda acción judicial que lleva a cabo Marco contra un libro que alude a su vinculación con lo que se ha llamado la trama de espionaje en Cataluña, que salpicó a casi todos los partidos. Anteriormente consiguió que un juzgado de Barcelona bloqueara la publicación de “La cortina de humo”, escrita por los detectives Julián Peribáñez y Antonio Tamarit, antiguos trabajadores de la agencia. Francisco Marco dio su versión de los hechos en un libro “El Método”, en el que hablaba de chantajes y mentiras,

Hace unas semanas, la agencia Método 3 presentó una demanda, a la que ha tenido acceso El Confidencial Digital, contra el autor y contra la editorial que ha publicado “Detectives RIP”. El libro, que iba por su tercera edición, es un retrato sobre el mundo de los detectives privados escrito por un hombre que lleva 25 años en la profesión.

Juan Carlos Arias destaca las bondades de la profesión de detective y su aportación a la sociedad, y critica a los profesionales que se separan de las normas éticas y se ven envueltos en casos que desprestigian su trabajo. De todos los capítulos del libro, solo se dedican dos a hablar de las conocidas “operación Pitiusa”, de compra-venta de datos, y del caso de Método 3.

Si bien la decisión judicial contra los autores de “La cortina de humo” tenía como elemento primordial que los dos autores habían conocido la información que narraban por haber trabajo en la agencia, en esta ocasión el tema es distinto: Arias es un detective sevillano ajeno completamente.

El Juzgado de Primera Instancia número 31 de Barcelona recibió la demanda del derecho al honor y la aceptó. En ella, el abogado de Método 3, una empresa que se reconoce en liquidación, pide 80.000 euros a los demandados, para María Fernández Ladó, su hijo Francisco Marco y la citada agencia.

Aseguran que “el autor del libro dedica a la agencia y a sus responsables todo un capítulo en el que recoge una sucesión sistemática y constante de veladas insinuaciones, supuestas confidencias y categóricas afirmaciones que configuran un relato completamente plagado de falsas e infundadas acusaciones”.    La demanda considera que en el libro se acusa a Método 3 de fraude, chantaje, alzamiento de bienes, falsificación de pruebas, revelación de secretos, delito fiscal, espionaje y corrupción.

Como primera medida, la empresa editora Seleer S.L. ha retirado el libro de la circulación, aunque no existen medidas judiciales en ese sentido.

La demanda ha sido respondida por los abogados del autor, Juan Carlos Arias, que resaltan el hecho de que, estando la agencia en liquidación, se mencione a Francisco Marco como máximo responsable y a su madre, cuando la representación legal “necesariamente debe recaer en el único liquidador nombrado a inscrito en el registro mercantil, Joaquín Dillet Cases”.

El demandado aporta numerosos documentos de medios periodísticos que hacen referencia a papel de Método 3 en el supuesto espionaje ilegal en Cataluña, y pone énfasis en los defectos de la demanda para que no sea aceptada. No obstante, aclara que las imputaciones de esos delitos no existen, que el autor se limita a especificar que sus comportamientos han sido “sumamente nocivos para la imagen de la profesión”, y que en algunos casos ha sido muy crítico “pero de ahí a considerarlos como delictivos hay mucho recorrido”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··