Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Solo mantiene unos pocos guardaespaldas

La ‘guardia pretoriana’ de Puigdemont se disuelve

Los miembros de los 'GEO' que protegían al president han vuelto a su unidad en los Mossos. Buena parte del cuerpo se negó a una misión que consideraban "política"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Govern cesado se queda sin escolta. El proces ya no tiene protección pública, a excepción de Puigdemont que aún conserva un muy reducido equipo de seguridad. Entre ellos ya no queda ningún agente del Grup Especial d'Intervenció, los ‘GEO’ de los Mossos, que ya han vuelto a sus labores habituales.


Agentes de los GEI de los Mossos d'Escuadra. Agentes de los GEI de los Mossos d'Escuadra.

Una de las primeras consecuencias que ha tenido el cese de los miembros del Govern por la aplicación del artículo 155 ha sido el fin de la escolta de seguridad que los protegía. Los consellers han dejado de ir acompañados por miembros de los Mossos d’Escuadra.

Puigdemont, sin embargo, aún conserva una parte de su escolta –de hecho, algunos de sus guardaespaldas incluso le han acompañado a Bruselas- pero el número se ha visto reducido considerablemente.

El grueso de la denominada ‘guardia pretoriana’ de Carles Puigdemont ha sido disuelta. Y entre ellos, los miembros del Grup Especial d'Intervenció que habían sido destinados a la protección del president. Según fuentes próximas al operativo, ya no queda ninguno de estos agentes adscritos a esta misión.

Una incómoda ‘guardia pretoriana’

Los planes del entorno del president previos al 1-O pasaban por la creación de un amplio equipo de seguridad, organizado en diversos niveles. El círculo más próximo al presidente estaría formado directamente por agentes de los ‘GEO’ de los Mossos.

Este equipo, experto en el manejo de armamento y con amplios conocimientos en protección de VIPs y misiones de contraseguimiento. Las dos últimas características encajan perfectamente con los objetivos de la misión diseñada por el equipo próximo al president.

Sin embargo, en el seno del GEI no sentó nada bien la noticia de que el Govern quería recurrir a la unidad para blindar a Puigdemont. Consideraban, explican las fuentes consultadas a ECD, que se trataba de una misión puramente “política”.

Y es que en ese plan no solo se blindaba a cargos del Govern, sino a las principales figuras periféricas del proces. Concretamente, a Jordi Sànchez (ANC) y a Jordi Cuixart (Òmnium Cultural), que posteriormente fueron detenidos. El objetivo era precisamente evitar que una detención prematura pusiera en peligro la estratégica soberanista antes de completarla con la declaración unilateral de independencia.

Misión "comprometedora"

Sin embargo, entre el GEI se entendía que su labor no encajaba en ese esquema. No hay nada que la unidad pueda hacer si la justicia reclama la detención de una de estas personas. Prácticamente ningún agente, a excepción de varios –“un par”, dicen algunas fuentes-, estaban dispuestos a arriesgar su trabajo por una misión tan comprometedora y “poco clara”.

Finalmente, la aplicación del 155 ha provocado la disolución de este cuerpo de escolta formado por Mossos ‘leales’ a las vías más independentistas. Desde el entorno del GEI aseguran que, por fin, han vuelto a su verdadera misión: “la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada”


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··