Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El día previo a la consulta

Los 500 guardias civiles movilizados para el 9-N se encuentran a la espera en la Comunidad Valenciana y en Aragón

Han sido enviados efectivos desde Madrid. Intervendrán solo en caso de alteración del orden público durante la jornada del domingo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Medio millar de agentes de la Guardia Civil, procedentes de distintos Grupos de Reserva y Seguridad, incluido el de Madrid, se encuentran ya en cuarteles de la Comunidad Valenciana y de Aragón . Han sido enviados por Interior por si fuera precisa su actuación en Cataluña durante la jornada de mañana, el 9-N. En principio, se mantendrán sin intervenir, salvo grave alteración del orden público.

Guardias civiles durante un desfile militar. Guardias civiles durante un desfile militar.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes próximas a la Dirección General de la Guardia Civil, la secretaría de Estado de Interior decidió esta misma semana disminuir levemente el operativo del Cuerpo previsto para la jornada del 9 de noviembre, debido a que “se ha rebajado el riesgo de altercados o de incumplimiento de la ley”.

Así las cosas, finalmente han quedado movilizados unos 500 agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad, cuando en un principio estaban preparados 800 guardias civiles. Todos ellos se alojan ahora en cuarteles de la Comunidad Valenciana y Aragón, obviamente “los más próximos a Cataluña”.

Objetivo: evitar un conflicto con los Mossos

Las fuentes de la Dirección General consultadas explican que en el Cuerpo se tiene “confianza absoluta” en que los Mossos d' Esquadra “cumplirán la ley”

Finalmente han quedado movilizados unos 500 agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad

y, por tanto, que si un juez dictamina que han de quitar las urnas “obrarán en consecuencia y lo harán”.

De esta forma, en principio la Guardia Civil cuenta con “no intervenir” si el cuerpo autonómico sigue el guión previsto. Solo si se desatan revueltas callejeras graves, o los Mossos incumplieran el dictado de un juez, tendrán que actuar: “Somos, por decirlo así, el último recurso, en el caso de que el escenario no sea el esperado por todos”.

En este sentido, desde la Benemérita reconocen que “se quiere evitar un conflicto con los Mossos y también la foto de uno de los nuestros quitando urnas”. Si todo va según lo previsto, “nada de eso tiene por qué pasar”, añaden.

Llamadas desde el ministerio a la consejería del Interior

La normalidad con que la Guardia Civil se ha tomado la movilización de esos 500 agentes para el 9-N tiene que ver con las conversaciones que se han producido, durante la última semana, entre el ministerio y la consejería catalana del Interior.

Las fuentes consultadas por ECD explican que el consejero Ramón Espadaler “ha dado garantías plenas” de que los Mossos d' Esquadra actuarán “en cumplimiento de la ley” y que, si un juez lo ordena, “retirarán urnas”.

No obstante, Espadaler también pidió a Interior “rebajar la tensión”. En ese sentido, dejó caer que no era de recibo “la presencia masiva” de agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil en Cataluña con motivo del 9 de noviembre.

Desde el ministerio explicaron a Espadaler que solo los agentes de la Unidad de Intervención Policial de Barcelona están movilizados. Además, confirmaron que los guardias civiles enviados a la Comunidad Valenciana y Aragón solo intervendrán “en última instancia”, y siempre para ayudar a los Mossos a contener revueltas callejeras.

Además, El Confidencial Digital ha podido saber que decenas de agentes del Cuerpo Nacional de Policía se encuentran alojados en hoteles cercanos a Barcelona, en previsión de que puedan ser movilizados para intervenir en ayuda de los Mossos d’Esquadra. Se encuentran, al menos, en dos hoteles del municipio de Calella, a unos 60 kilómetros de Barcelona, como ya hicieron antes de la Diada del 11 de septiembre: ahora, los establecimientos iban a cerrar temporalmente por final de la temporada alta (Calella es una localidad costera muy turística), pero hace unos días recibieron las reservas para alojar a decenas de policías nacionales. En estas páginas ya se contó que el Gobierno iba a enviar gradualmente hasta medio millar de agentes de las UIP (antidisturbios) a Cataluña antes del 9-N, plan que finalmente se ha mantenido.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·