Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

“Vi a cientos de personas corriendo en pánico”

“No me he querido meter en un restaurante porque tenía muy reciente los atentados de Bataclán”

Un joven español fue testigo del atentado en el Paseo de los Ingleses en Niza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El atropello de decenas de personas en Niza causado por un presunto terrorista ha desatado el pánico entre las personas que se encontraban viendo los fuegos artificiales por la Fiesta Nacional francesa. Entre los presentes había españoles, que recordaron los ataques terroristas que sufrió París en el mes de noviembre.

Un helicóptero de emergencias en Niza. Un helicóptero de emergencias en Niza.

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con Álvaro G, uno de los españoles que han vivido en primera persona los atentados de Niza. Álvaro es un joven estudiante que se encuentra en Niza estudiando francés. Con motivo de la Fiesta Nacional, había acudido a la playa a ver el espectáculo de fuegos artificiales.

Álvaro cuenta que todo ha empezado al acabar los fuegos: “De repente vemos que empiezan a correr cientos de personas a sprint. Yo no he visto ni oído nada, yo solo he visto cientos de personas correr en pánico”.

Los atentados de Bataclán, muy presentes

Sin saber muy bien qué ocurría, “mi primera reacción ha sido correr, vamos, hasta que no he podido más. He seguido el paseo de la playa y, cuando he llegado a un sitio donde la gente estaba más calmada, no me he querido meter en un restaurante porque tenía muy presente los atentados de Bataclán”.

Hay que recordar que el ataque de varios comandos terroristas en París el pasado mes de noviembre inclusó la entrada de yihadistas a la sala de conciertos Bataclán, en la que asesinaron a decenas de personas a tiros y haciéndose estallar con explosivos.

Debido al recuerdo de este precedente, este joven español ha preferido quedarse “en la zona que creía más segura, pero claro te empiezan a entrar las dudas… ¿Qué haces en ese momento? ¿A dónde vas? Piensas que es lo más seguro, cuál va a ser el próximo movimiento de los terroristas...”.

Mucho miedo y desinformación

De todas formas, “tampoco sabía realmente lo que había pasado. Al final, cuando parecía que la situación se había calmado un poco, me he conseguido reunir con mis amigos porque los había perdido.”

“Hemos decidido quedarnos un rato en la calle y ha sido allí donde nos hemos enterado que había sido un camión que había arremetido contra un montón de personas, pero seguíamos sin dar por supuesto que fuera un acto de terrorismo. Todavía pensábamos que podía ser un conductor borracho o algo así”

Segunda oleada de terror

Eran las 23:40 cuando Álvaro G. se disponía a volver a casa con sus amigos, cuenta que “se ha visto luces intensas que iluminaban el Castillo de Niza (localizado en la playa). Pensábamos que todo se había acabado, pero de repente hemos visto un montón de gente corriendo de nuevo. Se dirigían todos hacia el lado contrario del que habíamos venido.”

Huyendo de nuevo, “nos hemos refugiado en un restaurante. Las personas que estaban allí nos han metido en la cocina del sótano y nos han dado de todo: bebida, comida...”.

Escondidos en el sótano de un restaurante

Aunque se sentían ya a salvo, Álvaro narra cómo ha han vivido los minutos en los que han estado escondidos: “Hemos estado esperando pues, claro… como puedes esperar. Con muchos nervios y mucho miedo, pensando si me tenía que quedar allí o era mejor irme.”

Entre las dudas y el terror, “ he aprovechado llamado a mi familia y a mis amigos para decirles que no se preocupasen, que estaba bien”. Cuando todo ya había pasado, Álvaro cuenta aliviado que “ha llegado la Policía, nos ha tranquilizado y nos ha enseñado el camino para volver a casa”.

Policías que alertaban de disparos

Otra española que estaba en Niza en el momento del atentado relata a ECD que tras ver y escuchar el atropello de decenas de personas por ese camión, y con la llegada de los servicios de emergencia, la gente que estaba en la zona viendo los fuegos artificiales se ha echado a correr: muchos de ellos han optado por hacerlo por la playa, incluso por la orilla del mar, para alejarse todo lo posible del Paseo de los Ingleses.

La confusión del momento era tal que algunos policías impedían a estas personas que huían volver al paseo por una zona alejada del atropello argumentando que había atacantes disparando, y que no era seguro salir de la playa. También otros indicaban a la gente que se resguardara en un aparcamiento cercano para estar a salvo del ataque.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··