Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

3.000 sospechosos controlados

Se rastrea si el Estado Islámico ha enviado a España una orden de atentar como en Francia

Estrecha vigilancia sobre yihadistas fichados para comprobar si han recibido instrucciones desde Siria

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Está el Estado Islámico enviando órdenes a sus células en España para que cometa un atentado? Esa es la pregunta que tratan de responder los servicios de información antiterrorista en estos momentos. Se ha redoblado la vigilancia sobre los sospechosos de radicalismo para descubrir cualquier posible vía de comunicación con Siria y el Estado Islámico.


Abu Bakr al-Baghdadi, lider del Daesh. Abu Bakr al-Baghdadi, lider del Daesh.

Interior mantiene controlados a cerca de 3.000 sospechosos de islamismo radical para determinar si alguno de ellos está dispuesto a dar un paso más y convertirse en terrorista activo. Ninguno de ellos, insisten, está fuera de control.

Según le cuentan a El Confidencial Digital, la prioridad ahora es interceptar cualquier tipo de comunicación de estos individuos con algún enlace en Siria del Estado Islámico. Cualquier mensaje o instrucción para cometer atentados.

Como ha ocurrido en ocasiones anteriores –y como ocurrió en los atentados de París del viernes-, la célula responsable de atacar mantiene contactos con Siria en la fase inmediatamente anterior al atentado, por lo que es de vital importancia determinar la existencia de estas órdenes.

La coordinación entre cuerpos policiales actualmente, explican estas voces, es “máxima” en estos momentos. Existen sospechas de que  alguno de los vigilados pueden intentar contactar con sus enlaces en Siria para recibir “feedback” –respuesta- a los atentados de París.

Como contó ECD, en caso de que se certifique cualquier contacto con Siria “provocará una inmediata detención” por parte de la Policía. Al igual que si se detecta un intento de compra de armas o actividades de captación.

Los mandos policiales afirman que, de momento, no se puede realizar ninguna detención contra los 3.000 islamistas radicales identificados, ya que “hasta ahora solo han dicho barbaridades en las redes sociales y en los lugares de culto donde se reúnen, pero no han mostrado intención de atentar”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·