Miércoles 22/11/2017. Actualizado 03:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Es otra de las incógnitas que se investiga

¿Por qué los suicidas del estadio de París se inmolaron sin causar una masacre?

Los servicios de inteligencia manejan cuatro hipótesis, que incluye la teoría de que un cuarto terrorista los hizo explotar a distancia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Su objetivo era conseguir acceder al Estadio de Francia y activar sus cinturones explosivos entre el público. No lo lograron. Fueron descubiertos y huyeron. Sin embargo, y pese a que la zona estaba abarrotada de cafés y restaurantes y era viernes noche, tan sólo se registró una víctima mortal. Expertos antiterroristas tienen cuatro teorías sobre lo que ocurrió.


El Estadio de Francia ayer por la noche. El Estadio de Francia.

La tragedia vivida por los parisinos el pasado viernes 13 de noviembre pudo ser mucho peor si tres de los suicidas que participaron en su ataque hubieran conseguido entrar en el Estadio de Francia.

Según fuentes de la lucha antiterrorista que analizan estos días las claves de los atentados –sobre todo, para sacar conclusiones claras de su modus operandi-, el ataque al estadio parisino “era el objetivo principal”.

Resaltan que la cantidad de víctimas que podrían haber producido al estallar sus cinturones explosivos en medio del partido –con el pánico y avalanchas que habría producido entre los 80.000 espectadores- hubiera tenido mucho más impacto mediático que el resto de los ataques.

Sin embargo, su plan falló. La seguridad del estadio detectó a uno de los terroristas –el primero en inmolarse- y evitó que entrara. Tenía entrada válida para acceder al estadio, por lo que los investigadores creen que los otros dos suicidas también.

Tras eso, el primero de los suicidas se inmoló. Mató a un viandante. Veinte minutos después, el segundo terrorista activó su chaleco, y posteriormente, el tercero hizo lo mismo. Los dos últimos sin causar ninguna víctima.

Este afortunado –en cierta medida- a la par que extraño saldo de muertes descoloca a los investigadores españoles. Por ello, dudan si realmente los tres terroristas pudieron elegir el momento en que se iba a producir su martirio. Y ofrecen cuatro teorías:

--Activados por un temporizador: en caso de que los terroristas hubieran conseguido entrar en el estadio, la primera de las bombas habría estallado en pleno partido. El desalojo de 80.000 personas en pánico hubiera sido trágico y lento. De esa forma, los otros dos suicidas “podrían haber causado una masacre entre quienes huyen”. Al estar fuera, no tuvieron control sobre la sucesión de explosiones cuando llegó el momento.

--Activados a distancia: es otra de las opciones que no descartan. Un cuarto terrorista, que no estaba presente en la zona –quizás los que se encontraban en ese momento atacando otros puntos de París- realizaría una llamada para activar la carga de TAPT, el explosivo que llevaban adosado los terroristas al cuerpo. Esta técnica la suele utilizar el Estado Islámico en Siria cuando el suicida no ofrece todas las garantías de ‘valor’ para el martirio. Por  ejemplo, cuando el terrorista es muy joven. Uno de los que se voló en París tenía 20 años.

--Explosión por accidente: el explosivo TAPT, denominado ‘La Madre de Satán’, es un explosivo casero de relativa facilidad a la hora de fabricarlo. Químicamente se denomina Triperóxido de Triacetona, y se caracteriza por su inestabilidad. El nombre se lo pusieron las fuerzas de seguridad israelíes, ya que es el más utilizado por los suicidas palestinos en sus atentados. Cualquier movimiento demasiado brusco puedo haber activado las bombas. “Tras una carrera”, por ejemplo, dicen los investigadores.

--Que no les “pillen vivos”: la cuarta opción, que resulta más incomprensible para los investigadores, es que, “desesperados”, los terroristas hayan decidido llevar a cabo su martirio antes de ser capturados o abatidos.




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·