Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

Ya hay Gobierno: ¿Será una legislatura larga o corta?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde el pasado jueves, y once meses después de las elecciones generales del 20 de diciembre, España tiene al fin, un Gobierno a pleno rendimiento y no en funciones. Rajoy, ya con su nuevo Consejo de Ministros nombrado, intentará ahora mantener ese Ejecutivo en una legislatura cargada de dificultades y con minoría en el Congreso.

Rajoy posa con su nuevo Consejo de Ministros. Rajoy posa con su nuevo Consejo de Ministros.

El presidente, pues, se enfrenta a un reto nuevo, ya que en sus primeros cuatro años de Gobierno pudo aprobar reformas legislativas que llevaba en el programa electoral del PP gracias a la mayoría absoluta lograda en 2011. El escenario ahora es absolutamente distinto y Rajoy sabe que deberá pelear cada nueva ley.

Consciente de esa dificultad, el jefe del Ejecutivo ya blindó un pacto de legislatura con Ciudadanos cuando negoció con Albert Rivera el apoyo de su grupo parlamentario a la investidura. No obstante, ni los votos a favor de la formación naranja garantizan a Rajoy el éxito de sus iniciativas legislativas. Una circunstancia que pone en duda la capacidad de su Gobierno de mantenerse los cuatro años que, en principio, debe durar la legislatura.

El PSOE ya ha avisado a Rajoy

Como pasó en la propia investidura de Rajoy, la llave para que la legislatura sea más larga o más corta la tiene, de nuevo, el PSOE. Su posición en los principales proyectos que quiera llevar a cabo el Gobierno será clave en este nuevo periodo.

La marcha de Pedro Sánchez, en principio, ha rebajado la tensión existente hasta ahora entre populares y socialistas. No obstante, Antonio Hernando ya avisó a Mariano Rajoy, durante el debate de investidura, que la posición del PSOE iba a ser dura: aseguró que no estaban dispuestos a apoyar los Presupuestos y que, además, reclamarían la suspensión de la reforma laboral y la LOMCE.

El propio Rajoy, sin embargo, ya está negociando con los presidentes autonómicos del PSOE una serie de partidas presupuestarias para que finalmente el Grupo Socialista apoye las cuentas del 2017.

El jefe del Ejecutivo está dispuesto a ampliar la inversión y las infraestructuras en las regiones donde gobierna el PSOE para así lograr su apoyo en los Presupuestos. Una estrategia que en Moncloa dan por hecho que triunfará y que, al menos, permitirá al Gobierno tener “un colchón” de dos años: “Tendremos tiempo para negociar y, si dentro de un año no nos los quieren apoyar, los podremos prorrogar hasta 2018”.

Susana Díaz planea una moción de censura

Salvado, previsiblemente, el escollo de los Presupuestos para los dos primeros años, sobre Rajoy planea otra amenaza: el cambio de discurso que puede experimentar el PSOE a lo largo de la legislatura.

En ese sentido, desde el Gobierno asumen que los socialistas serán ahora “menos exigentes” porque están en situación de debilidad. No obstante, añaden, “eso puede variar según se vayan refortaleciendo”.

En el Ejecutivo son conscientes de que, con el actual cisma por el que atraviesa el partido, Susana Díaz puede optar por otra vía que no sea la de presentarse a unas primarias y un congreso para convertirse en nueva secretaria general del PSOE. Y esa estrategia pasaría por provocar una moción de censura para derrocar a Rajoy y situarse ella como alternativa.

Ese plan, adelantado por El Confidencial Digital, se llevaría a cabo en mitad de la legislatura y tendría una primera fase en la que el Grupo Socialista echara por tierra todas las reformas legislativas propuestas por el PP, provocando la ingobernabilidad de Rajoy. Después, el PSOE plantearía una moción de censura contra el actual presidente. Para ello, tendría que presentar un proyecto y candidato alternativos, y ahí emergería la figura de Susana Díaz.

De lograr su objetivo, la actual presidenta de la Junta llegaría a La Moncloa sin la necesidad de haber liderado una lista electoral del PSOE y sin tener que imponerse en unas primarias y un congreso extraordinario de su propio partido.

La negociación con el PNV

Rajoy, consciente de esa amenaza y del previsible cambio de discurso del PSOE a lo largo de la legislatura, ya ha puesto sus ojos en otro grupo parlamentario para intentar blindar su gobierno durante los próximos cuatro años: el PNV.

El presidente ha iniciado ya una negociación con Andoni Ortuzar, presidente del partido nacionalista, para llevar a cabo, en los próximos años, mejoras en la financiación autonómica y en el llamado cupo vasco. A cambio, los seis diputados de esta formación deberían comprometerse a firmar un pacto de estabilidad con el Ejecutivo para apoyar las principales reformas.

Con los votos del PNV, Rajoy tendía 176 “síes” a sus propuestas de ley, por lo que no necesitaría al PSOE para mantener su Gobierno. Un escenario que, de cumplirse, garantizaría al Gobierno una legislatura larga.

Rajoy tiene la baza de disolver las Cortes

Si finalmente Rajoy no logra un acuerdo estable con el PNV, y el PSOE se enroca en una oposición cuyo único objetivo es preparar una moción de censura, al presidente del Gobierno le quedaría todavía una bala en la recámara: disolver las Cortes y volver a convocar nuevas elecciones.

Altos cargos del Ejecutivo y del Grupo Parlamentario del PP han asegurado a este diario que esa opción “es factible” si se demuestra que la labor de gobierno es imposible ante el veto de socialistas y nacionalistas. Esa vía, además, “se podría dar en cualquier momento”, aunque las fuentes consultadas apuestan por apostar, sobre todo en la primera parte la legislatura, por el diálogo.

Así las cosas, si el PSOE no está dispuesto a llegar a acuerdos tendrá, en esta primera etapa de legislatura, la amenaza de nuevas elecciones en un momento más que delicado para el partido. Una amenaza que, al menos en los dos primeros años de legislatura, puede garantizar la estabilidad del Gobierno.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··