Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Juguetes educativos o que diviertan a los niños para los regalos de Reyes?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La noche del 5 al 6 de enero, con la que sueñan todo el año millones de niños, está cargada de ilusión por recibir aquellos regalos que los más pequeños han pedido en su carta a los Reyes Magos. Pero a los padres siempre les surge la misma duda, ¿qué es más recomendable regalarles: juguetes educativos o que simplemente les diviertan?

Juguetes para los niños. Juguetes para los niños.

Los juguetes contribuyen a desarrollar diversas capacidades a los niños como la percepción, la atención, la memoria, la imaginación y la fantasía. Adquieren además hábitos, normas y reglas de todo tipo, entre otras, todo lo referente al comportamiento y el respeto a los demás. Aprenden a conocer a las personas, su nombre, su forma de ser y de comportarse...

Son una parte fundamental en la vida de los más pequeños. Pero los padres deben también saber aprovechar los juguetes para educar, potenciar la creatividad y enseñar valores de manera divertida. Por ello, es importante saber escoger el regalo para cada edad. Un niño puede querer un tipo de juguete que luego no resulte ser el más indicado. La edad, los gustos, la personalidad, el valor educativo y lúdico, así como la innovación y el diseño son factores que deben determinar siempre la elección del juguete.

Ante este escenario, la duda que le surge estos días a muchos padres, abuelos y tíos es si regalar a los niños para Reyes juguetes que únicamente les diviertan (lo que a priori prefieren los más pequeños) o juguetes que al mismo tiempo eduquen. ¿Pero qué es realmente lo que recomiendan los expertos?

La mayoría de los especialistas aconsejan a los padres que opten por juguetes educativos para fomentar hábitos correctos, así como conductas solidarias en sus hijos y que se les regalen siempre que lo hayan merecido.

La psicóloga Marta Roca resalta, por ejemplo, que “los juguetes sean merecidos”, y recomienda a los padres regalar en función al comportamiento que hayan tenido sus hijos. Destaca además que los juguetes que elijan los niños han de ser supervisados por los progenitores, para comprobar si son los más adecuados para ellos, teniendo en cuenta que estén adaptados a su “edad evolutiva”.

También considera importante que se ofrezca a los niños juguetes educativos, que potencien sus “capacidades abstractas” y les enseñen a “relacionarse con el mundo”. Otras cuestiones que aconseja tener en cuenta es que a través del juego “se puedan trabajar aspectos como el racismo, sexismo o belicismo”. De ahí, la importancia de elegir aquellos que fomenten hábitos correctos y conductas solidarias.

Por su parte, el pediatra Jorge Gómez explica que los juguetes que educan no hay que concebirlos ni mucho menos como aburridos. Reconoce que quizá son más relajantes y no tan excitantes como otros juegos solo destinados a la diversión.

Pero tiene claro que el hacer que un juguete sea divertido o no, y que a la vez enseñe al niño a desarrollar destrezas, depende en gran medida de los padres a la hora de jugar con ellos y como lo planteen.

Hacer a los niños partícipes de la fiesta

Una visión diferente defiende Alejandro García, sociólogo del Instituto de Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra y coordinador de un grupo de investigación sobre consumo y estilos de vida. Considera que en los regalos Reyes es necesario compaginar momentos ordinarios con extraordinarios, que para los niños está relacionado con lo lúdico, y es importante que ellos también aprendan a distinguirlos.

Por ello, comprándoles en estas fechas juguetes que les diviertan contribuye a hacerles partícipes de este periodo navideño de celebración colectiva. Así comienzan a entender también, asegura, el significado de los ritos y tradiciones de estas fiestas. Defiende que “ya habrá tiempo el resto del año para juegos más instructivos”.

Concluye que la compra de juguetes destinados únicamente a la diversión de los más pequeños, pero sin excesos y dentro de lo razonable, resulta al mismo tiempo educativo para ellos.

No hay que comprarles todo lo que piden

El principal error de los padres o familiares es comprar todo lo que pide el niño. Según la especialista en Pediatría y Médico consultor de Advance Medical, Esther Martínez, llega un momento que el niño disfruta más rompiendo el envoltorio que con el juguete en sí. Regalar muchos juguetes no es educativo: el niño amontona los regalos, no los valora y no tiene ni tiempo de jugar con ellos.

La televisión publicita constantemente muchísimos juguetes. En algunos casos, los mensajes engañosos hacen confundir la felicidad del niño con el hecho de tener muchas cosas.

El niño debe aprender a tolerar la frustración porque su vida futura estará llena frustraciones. Los niños no se traumatizan por no tener el juguete de moda o porque su amigo tenga una consola y él no. Este es solo el miedo que tienen los padres. Si el niño tiene claro que le han traído un regalo especial para él, estará encantado y no le importará lo que tengan los demás. Porque si está satisfecho, valorado y querido estará conforme con lo que le traigan.

Martínez apunta también que los padres deben poner límites tanto al número de regalos como a los familiares a la hora de comprarlos. Una buena táctica es buscar una temática cada año: animales, bicicleta, viaje, muñecas… De esta manera, si compramos una bicicleta a nuestro hijo o hija, otros familiares compren el casco, los protectores, un traje de ciclista, un retrovisor, la cesta o la bocina. Así, todos los regalos tienen una conexión y el niño puede valorarlo mejor.

Mientras, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda asimismo, por ejemplo, que no se debe dejar juguetes con piezas pequeñas a niños de menos de 36 meses por riesgo de asfixia. Los padres deben seguir cuidadosamente las instrucciones de montaje y uso del juguete, y guardarlas en un lugar seguro.

Finalmente, resalta que es importante adquirir los juguetes en comercios o tiendas online de confianza. Desde la OCU recuerdan que los comercios poco fiables tienden a cuidar menos la seguridad de los juguetes e incluso a no facilitar la devolución de los artículos. Si el juguete viene con bolsas de plástico, hay que deshacerse de los envases porque constituyen un riesgo para el niño.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··