Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

Monster High, Crepúsculo… ¿Qué buscan los jóvenes en lo gótico?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Unas muñecas, desconocidas para muchos, han arrasado durante estas Navidades. Son las Monster High, que lucen ropas y diseños góticos. Y qué decir del éxito de la saga Crepúsculo. ¿Por qué a niños y jóvenes les gusta este movimiento?

Lo gótico va más allá de una mera estética. Para muchos jóvenes en España empieza a ser un modo de vida, un modelo de vida y una forma de pensar. La principal característica del movimiento gótico es su apego a la marginalidad, a separarse del mundo que les rodea y a no participar. No les importa la sociedad, sino que llevan su propio modo de vida y solo se relacionan entre ellos. El nexo en común, por supuesto, es la estética. Son apolítico, antirreligiosos y muy individualistas.

El éxito de las muñecas Monster High ha vuelto a poner de moda este movimiento. Multitud de hogares tienen una en su casa, lo que ha sembrado la preocupación en algunas familias. ¿Es mi hija de cinco años gótica? Los expertos son contundentes: los niños todavía no tienen una conciencia definida sobre el estilo de vida que quieren seguir. Se dejan llevar por las modas y por lo que ven y aprenden en su entorno. En ese sentido, el hecho de que sus compañeras de aula tengan una muñeca les lleva a pedir a sus padres una igual. Más si cabe cuando la posesión de las Monster High es algo que empieza a estar generalizado entre los niños de toda España.

Más preocupante es el caso de los adolescentes, que empiezan a formar tribus urbanas. Se caracterizan principalmente por su vestimenta, que llevan al extremo. Esta ropa, se empezó a adopar en los pubs ingleses góticos –batcaves o cuevas de murciélagos- de los primeros ochenta en Gran Bretaña. Sus características son: negro absoluto, palidez facial acentuada por una base blanca de maquillaje y labios y ojos en negro, cortes de pelo de evolución punk, piercings y tatuajes…

Su forma de ser también es característica, tendiendo a la marginalidad. Tienen una voluntad de no cooperación, porque consideran que la sociedad actual está masificada y no tiene ningún sentido.

En España, la saga de películas y de productos de Crepúsculo ha servido para impulsar el movimiento gótico entre los jóvenes. Los expertos consideran que empezar a formar parte de la cultura gótica y adoptar sus estilos de vida podría ser preocupante. Principalmente, porque los góticos defienden la intolerancia y la exclusión.

Pero, ¿qué es lo que atrae a los jóvenes de esta subcultura? Más allá de las modas infantiles, los jóvenes españoles se sienten especialmente atraídos por un movimiento que mezcla lo diabólico con lo angelical. Buscan lograr cierto exotismo y distinguirse de lo que consideran una sociedad monocorde y aburrida.

¿Sus mitos? Los actores de Crepúsculo desatan verdadera locura entre los adolescentes. La música es también un importante nexo de unión entre ellos. Destacan autores como Nirvana o David Bowie. Y, por supuesto, la literatura gótica, que los mantiene alejados del mundo en el que les toca vivir y del que se quieren alejar.

En definitiva, un gótico considera que la sociedad no les trata bien y que es totalitaria. Consideran que, por tanto, para el mundo exterior están muertos. Piensan fehacientemente que todos estamos condenados a morir y se preparan para que llegue ese momento (no se conocen suicidios en España). Su objetivo, por tanto, es despojarse de todo y tratar solo de relacionarse con quienes son como ellos. Decir hola a una persona puede llegar a resultar un sacrificio.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·