Lunes 21/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

Podemos vs. Ciudadanos: en qué se parecen y en qué se diferencian

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los dos son partidos nuevos que amenazan el bipartidismo del PP y del PSOE, instaurado en España desde la desaparición de la UCD de Adolfo Suárez, pidiendo un cambio regenerativo. Ambos tienen líderes jóvenes, Pablo Iglesias y Albert Rivera, que se han ganado a los votantes gracias a las tertulias de televisión y a su discurso ágil e inteligente.

Albert Rivera y Pablo Iglesias. Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Y los dos se han convertido en la llave de la gobernabilidad de municipios y comunidades autónomas y, quizá, también de La Moncloa en noviembre. Pero nada más. Ahí acaban sus similitudes y empiezan sus diferencias.

El 16 de septiembre de 2006 un jovencísimo Albert Rivera presentó el cartel electoral de su partido, Ciutadans, a los comicios autonómicos de Cataluña. Aparecía desnudo, con la leyenda “sólo nos interesan las personas”. Consiguió tres escaños en esas elecciones, repitiendo resultado en los comicios siguientes.

La irrupción pública de Pablo Iglesias no se puede fijar en un día concreto, pero sí fue igual de impactante debido sobre todo a que en sus continuas apariciones en televisión utilizaba términos como “casta” para referirse a todos los de arriba que se beneficiaban del trabajo de los de abajo, de la gente “sencilla”.

Ahora los dos, Iglesias y Rivera, Rivera e Iglesias, pugnan por ser el tercer partido más votado en las próximas elecciones y tienen en su mano decidir cuál de las dos grandes formaciones gobierna en numerosas comunidades autónomas y municipios en mayo. Incluso quién se sienta en La Moncloa a partir de noviembre.

“Los dos están capitalizando el voto descontento de la sociedad con el PP y con el PSOE, a quiénes se culpa de la crisis económica y de dejar en la estacada a los ciudadanos. Pero será difícil que acaben con el bipartidismo. Siendo generosos, y si el proceso de descomposición de populares y socialistas por la corrupción continúa, lo más que podrían conseguir es sustituir a los dos grandes o sustituir a los dirigentes de los dos grandes partidos. Nada más”, asegura un conocido analista político.

Hasta aquí, sus similitudes. A partir de aquí, incluso en el hecho de que uno es de Madrid y el otro de Barcelona, las diferencias. La principal, su diferente propuesta a la hora de regenerar la democracia.

Romper o sólo cambiar

Aunque los dos quieren ser implacables con la corrupción y han adoptado medidas en sus filas para que no se repitan escenas como las que sufren PP y PSOE, sin embargo Podemos aboga por romper drásticamente con todo e “quitarle los candados” a la Constitución de 1978, desde Ciudadanos apuestan más por un cambio sensato o moderado. Es lo que los analistas políticos llaman revanchismo de Podemos con los poderosos a simplemente un lavado de cara, profundo, pero lavado de cara al fin y al cabo, de Ciudadanos.

En esa línea se enmarcan las declaraciones de Rivera en las que asegura que el resto de partidos políticos “son rivales, no enemigos, porque todos somos compatriotas”. A ese argumento se opone el “empoderamiento de las clases trabajadoras frente a la casta” de Podemos. Rivera también se esfuerza en incluir en su discurso el fin de la Guerra Civil y la división entre españoles en “rojos y azules”, algo que cala en el electorado más moderado.

Apoyos postelectorales

Otra gran diferencia entre Ciudadanos y Podemos a nivel político es que mientras Ciudadanos no se opone de entrada a apoyar a gobiernos del PP en aquéllas comunidades autónomas o municipios donde les necesite, en el caso de Podemos ya han dejado claro que apoyarán a cualquier partido “menos al PP”.

Eso incide en la visión de Podemos como un partido de extrema izquierda, semejante a Izquierda Unida, pese a la moderación de sus postulados iniciales, como la renta básica para todos, dejar de pagar la deuda, o subir los impuestos.

Por último, otro aspecto político que incide en el voto de los ciudadanos es su diferente postura sobre la independencia de Cataluña y el ‘derecho a decidir’ de las regiones. Albert Rivera y su partido se han mostrado claros sin ambages en si oposición tanto a la independencia como a que los catalanes tengan derecho a decidir su futuro al margen del resto del país.

En cambio, Podemos ha sido más tibio, y cuando ha fijado claramente su postura sobre este tema se ha mostrado en contra de la independencia pero a favor de que Cataluña vote en solitario su futuro. Además, ahora están debatiendo en las filas de la formación de Pablo Iglesias la fórmula para incluir en sus actos la bandera de España sin que moleste a sus bases.

Hasta ahora, en las manifestaciones de la formación morada lo normal era que ondearan banderas republicanas y no la oficial. En cambio, en los actos de Ciudadanos suele haber banderas de Cataluña, España y Europa.

Programas económicos

Podemos y Ciudadanos ya tienen también desgranados sus programas económicos de cara a las próximas citas electorales. Ambas formaciones han surgido en un entorno de crisis económica y han querido centrar sus bases en la política que seguirían para devolver a España al crecimiento.

Los dos partidos coinciden también en que se han rodeado de economistas y expertos para diseñar su nueva estrategia. Juan Torres y Vicenç Navarro en el caso de Pablo Iglesias, aunque ahora algo más distanciados; mientras que Luis Garicano está asesorando en materia económica a Albert Rivera.

Aunque ha cambiado de denominación, Podemos se refiere ahora a su renta básica universal como “Renta Mínima Garantizada”. Se trata de un pago para personas sin recursos para garantizar que todas puedan hacer frente a los servicios y necesidades básicas. Por contra, la renta básica o mínima no aparece en el programa de Ciudadanos sino que lo más parecido es la referencia a un “Complemento Salarial Anual Garantizado” (CSAG). Se trata de un complemento para los hogares y trabajadores con ingresos más bajos. Según sus estimaciones, la medida tendría un coste del 1% del PIB.

Podemos propone tanto subir el salario mínimo como establecer un máximo entre los sueldos que perciben los que más y menos cobran en una empresa. El programa de Ciudadanos descarta, en principio, la posibilidad de elevar el sueldo mínimo porque podría expulsar a los trabajadores peor pagados del sistema.

El partido de Pablo Iglesias apuesta por subir las cotizaciones sociales de las empresas o aumentar y crear figuras impositivas para mantener el sistema de pensiones. Las cotizaciones sociales de las empresas también salen a relucir en el programa de Ciudadanos, aunque la formación aboga por rebajarlas a aquellas empresas que firmen contratos con parados de larga duración.

Podemos propone acabar con la dualidad del mercado laboral y reclama que se eliminen los incentivos a la contratación a tiempo parcial para que haya más contratos fijos o indefinidos a jornada completa. El partido de Albert Rivera apuesta firmemente por homogeneizar el mercado de trabajo con un contrato único. Este nuevo acuerdo entre empresa y trabajador iría vinculado a una indemnización creciente que crecería según la antigüedad del empleado.

Para reducir el desempleo y alcanzar una tasa de “pleno empleo”, Podemos se decanta por las inversiones públicas y la creación de plazas para funcionarios en servicios básicos como la sanidad o la educación. De esta manera, consideran que habría más ingresos en la economía y se generaría más empleo también en el sector privado. Ciudadanos no considera realista aumentar la plantilla de empleados públicos de las Administraciones porque supondría un aumento del endeudamiento.

Podemos considera necesario llegar a un consenso para conseguir una conciliación entre los deudores y los acreedores de los préstamos hipotecarios para evitar los desahucios y poder hacer frente a las deudas. Proponen establecer moratorias y reestructuraciones o quitas para las familias. Para el caso de los préstamos hipotecarios, Ciudadanos se inclina por una dación en pago parcial, es decir, el banco tendría que aceptar en pago el inmueble a un precio igual al 100% del valor del mercado de la vivienda en ese momento.

Finalmente, otras de las particularidades del programa económico del partido de Pablo Iglesias son la semana laboral de 35 horas y la vivienda y financiación como derecho fundamental. En Ciudadanos apuestan, como propuestas características, por una reestructuración de la deuda no hipotecaria y desvincular los cursos de formación de las patronales y de los sindicatos después de los últimos escándalos de corrupción.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··