Jueves 24/05/2018. Actualizado 13:05h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Puede producirse en España una matanza como las de Connecticut, Oslo o Columbine?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los últimos años se han producido cientos de muertes en tiroteos indiscriminados por todo Occidente, con especial incidencia en Estados Unidos. En España existen más de 3 millones de armas y una legislación férrea respecto a los permisos, pero ¿es posible que pueda haber una masacre en nuestro país causada por un tirador? ¿Es una cuestión de seguridad u oportunidad?

Es muy difícil que un episodio como el de Connecticut se produzca en un contexto español, aunque no imposible. Ésa es la opinión unánime de los especialistas consultados por El Confidencial Digital.

El sociólogo Ramón de Marcos, José Mª Benito, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), y el vicepresidente de la Asociación Nacional del Arma de España (ANARMA), Javier Agundo, analizan la posibilidad de que se produzca en nuestro país una matanza como las habituales en Estados Unidos.

Una de las claves por las que se explica que en territorio estadounidense se den con relativa frecuencia este tipo de sucesos tiene que ver con la facilidad para acceder a armas de fuego que tienen allí los ciudadanos y con una mentalidad muy específica.

Tal y como explica Ramón De Marco, la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense "reconoce el derecho del pueblo a poseer y portar armas", mientras que en España no existe una ley similar ni una tradición parecida.

"Hay un claro elemento cultural, ya que tener un arma para un americano tiene que ver con el espíritu constitutivo de su nación", añade De Marcos. También influye "un marcado individualismo" y la coincidencia de que esos 'pistoleros' "vienen de familias desestructuradas".

En un país con más de 300 millones de habitantes, como EE.UU., es una "cuestión de estadística" que exista mucha más gente inestable mentalmente que en España; estas personas además pueden acceder fácilmente a un rifle de asalto o una metralleta.

Hay que destacar también que "la Asociación Nacional del Rifle tiene 4 millones de afiliados", recuerda De Marcos, y es "un lobby de presión importantísimo" contra el que el gobierno americano "no puede luchar".

Una característica que sí comparte España con EE.UU. es la "ingenuidad" y la "poca previsión" que tiene la sociedad ante masacres con armas de fuego. "En ambos países pecamos de falta de prevención y protección y somos muy vulnerables", concluye el sociólogo.

Acceso a las armas

En España hay más de 3.500.000 armas en manos de particulares, según datos del último anuario estadístico del ministerio de Defensa (2011). El número de licencias asciende a 3.837.584 y muchas de ellas permiten usar artefactos cortos y largos.

¿Cómo se controlan esas pistolas, revólveres, rifles, carabinas, escopetas,...? La Asociación Nacional del Arma de España (ANARMA) trabaja con las estadísticas de Interior y Defensa y cuenta con asociados que conocen cada detalle de la legislación.

Javier Agundo, vicepresidente de ANARMA, asegura que España es de los países "más restrictivos con la tenencia de armas", aunque eso no evita que haya habido tiroteos trágicos como el de Puerto Hurraco (1990) o El Salobral, más reciente.

Sin embargo, según los datos que manejan en ANARMA, las mayores tasas de criminalidad y homicidios relacionados con armas de fuego no se dan en la población civil, sino entre policías y guardias civiles.

"Nadie puede tener en su poder ningún arma que pueda clasificarse 'de guerra', como sí sucede en América", indica José María Benito, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), algo que también recalcan desde la Asociación Nacional del Arma de España.

Benito explica que "las únicas licencias de armas que se permite a un ciudadano español son las de caza y las de competiciones deportivas". Además, las armas de competición suelen tener "poco calibre", de manera que aunque "pueden herir o matar", es complicado que algo así suceda.

De hecho, la gran mayoría de las armas que hay en nuestro país se usan para caza y competición deportiva: el registro más actual recoge 300.000 rifles de caza mayor, 189.000 carabinas de pequeño calibre para tiros en galería y 2.700.000 escopetas para cacerías y tiro al plato.

Pistolas para protegerse

¿Qué sucede con el resto de armas de fuego? ¿Puede tener un particular un revólver para defenderse? En principio, sólo pueden poseerlas miembros de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero "existen excepciones", aclara Benito.

"En casos como los de los empresarios vascos a los que ETA amenazaba o joyeros que han sido víctimas de atracos y extorsión a los que sí se permite tener armas", explica el portavoz del SUP.

En cualquier caso, "es obligatorio que se guarden en un armero, bajo llave", ya que la seguridad respecto a quién tiene acceso a las armas es "mucho más férrea aquí que en EE.UU.", donde cualquiera puede comprar una pistola o un rifle de asalto.

"También varía mucho lo que entendemos en cada país respecto a la defensa propia o legítima defensa", continúa el vocal del sindicato policial. "En EE.UU. un dependiente puede liarse a tiros y matar a quienes le iban a atracar sin consecuencias, pero eso mismo en España sólo le llevaría a la cárcel por asesino", añade.

En España, casos aislados

Este tipo de tiroteos "se dan por todo el mundo", pero según el SUP "hay una diferencia muy clara en la concepción de las armas que tienen en Estados Unidos y la que hay en España", empezando por la legislación, que es "mucho más restrictiva" en el caso español.

En definitiva, "aquí no existe esa mentalidad detrás de las grandes matanzas de Norteamérica porque no es fácil acceder a las armas ni las tenemos presentes en el día a día", concluye José Mª Benito. "Si no está claramente justificado, un español no puede tener armas en su casa por afición", afirma.

"Es cierto que hay que pasar un test psicotécnico, pero las pruebas psicológicas detectan patologías en el momento: ni antes ni después", explica Agundo (ANARMA). Esto explica que en España hayan tenido lugar episodios protagonizados por personas en posesión de licencia de armas que las han utilizado en momentos de desequilibrio transitorio.

"Siempre existirán sucesos trágicos en los que se usen armas de fuego", comenta José Mª Benito. En esta línea, cita el caso del llamado 'asesino de Olot'. En diciembre de 2010, Pere Puig Puntí se armó con una escopeta de caza y mató a dos jefes de la constructora en la que había trabajado y a dos empleados la sucursal de la CAM.

Pero, mientras en EE.UU. el acceso a las armas es sencillo, en España los requisitos necesarios para la obtención de una licencia son mucho más estrictos. Javier Agundo explica que para usar un rifle como el empleado en la matanza del colegio de Sandy Hook es necesario un permiso tipo D de caza mayor.

La autoridad que tiene que concederla en cada zona es un director general de Guardia Civil y tiene una vigencia de 5 años. Además, la licencia se revisa con más frecuencia si sus poseedores son mayores de 60 y 70 años. Todas las armas han de almacenarse en armeros homologados, con diferentes grados de resistencia, y guardarse sin munición, descargadas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··