Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Hay que cambiar las reglas para las generales del 26 de junio?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las generales del 20 de diciembre dejaron un resultado incierto en el que ya se preveía que nos encontrábamos ante una situación ingobernable. 132 días después, el panorama político continúa en el mismo punto y ni pactos, ni plenos, ni reuniones han sido suficientes para alcanzar un acuerdo. Como ya apuntó Mariano Rajoy el 18 de febrero, “lo más probable es que vayamos a elecciones el 26 de junio”. Sin embargo, la mayoría de los partidos concurrirían a estos nuevos comicios con los mismos candidatos e incluso con las mismas listas. Ante esta situación, ¿es necesario cambiar las reglas?

Mariano Rajoy votando en las elecciones del 20D. Mariano Rajoy votando en las elecciones del 20D.

Mucho se ha especulado estos últimos meses sobre el futuro Gobierno de España: gran coalición, pacto a la valenciana, Gobierno del cambio… Sin embargo, ninguno de ellos ha llegado a cuajar y por ello, tras cuatro meses, los españoles estamos abocados a volver a las urnas y decidir si cambiar o no nuestro voto.

Situación inédita

Las generales del 26J se producirían en un momento especial. En primer lugar, se trata de una circunstancia inédita en nuestro país, ya que es la primera vez que los partidos no logran un acuerdo para formar gobierno. Por otro lado, en términos económicos, Bruselas ya advirtió en marzo que España deberá contar con un Gobierno sólido y duradero para cumplir con sus compromisos de déficit y con las reformas adicionales que se esperan del nuevo Ejecutivo, por lo que unas nuevas elecciones no ayudarían a este respecto.

Además, el 26 de junio muchos españoles no se encuentran en su primera vivienda puesto que ya se han desplazado a su lugar de vacaciones y por tanto,aumentaría la abstención, situada por los últimos sondeos en el 31,9%, un mínimo histórico. Otro dato respecto a a la participación, que arrojan las últimas encuestas, es que un 42% de los menores de 30 años podría no acudir a las urnas.

Los que no parece que vayan a cambiar su estrategia de cara a unas nuevas generales son los partidos políticos, que ya han anunciado que concurrirán a los comicios con los mismos candidatos e incluso, con las mismas listas. El único cambio que ya se ha realizado a día de hoy se ha dado en Podemos e Izquierda Unida-Unidad Popular, que han acordado presentarse juntos en caso de repetición de elecciones.

Necesidad de cambio

En este punto, es evidente que es necesario cambiar las reglas del juego puesto que hace seis meses los partidos ya nos presentaron sus candidatos y sus listas y nos dieron a conocer su programa electoral.

Por ello, no tiene sentido que el proceso sea el mismo, más teniendo en cuenta que las pasadas elecciones costaron a las arcas públicas 130 millones de euros, a los que se suman las cantidades que los partidos gastaron durante la campaña y otros 25 millones que reciben por sus resultados. Además, cabe recordar que la falta de Gobierno ha costado ya a nuestro país 4.000 millones de euros.

La campaña electoral, clave en los cambios

Como ya apuntábamos, es necesario innovar en caso de que se repitan los comicios el 26 de junio. El programa y los candidatos se dan a conocer en profundidad en la campaña electoral, por lo que si los conocemos ya, sería conveniente recortar la duración y, sobre todo, el gasto de la misma.

El primer punto, sería reducir el número de días que dura la campaña electoral. Como venimos diciendo ya conocemos los candidatos y el programa de cada partido. Además, la propaganda de los partidos durante los 15 días previos a los comicios apenas influye en el electorado, pues la mayoría de españoles tienen ya decidido su voto. Así lo apunto la pasada semana, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quién aseguró que debería reducirse el tiempo con el fin de “no dar tanto la lata” a los ciudadanos.

Otro de los cambios que se debería realizar de cara a nuevas generales es la restricción de publicar encuestas desde 5 días antes de que los españoles acudan a las urnas. Ya en diciembre vimos cómo esta restricción se eludía publicando sondeos encubiertos bajo la pregunta “¿a qué precio está la fruta en Andorra?”, un dato que tampoco influyó de manera mayoritaria en el voto.

Volviendo al primer punto, reducir el número de días de campaña electoral, supondría un ahorro a las arcas del estado, ya que el Estado pagaría 40 millones de euros en subvenciones a los partidos en caso de repetirse las elecciones.

A respecto del ahorro, se encuentra el apoyo del PSOE que se muestra partidario de reducir los gastos que generan una convocatoria electoral en términos desubvenciones para el envío de propaganda electoral. La misma postura que manifestó Albert Rivera, líder de Ciudadanos que aseguró ser partidario de reducir las subvenciones pero no el tiempo de campaña ni los debates.

Por otro lado, por cada escaño conseguido en el Congreso de los Diputados o en el Senado tras las elecciones del 20D, la formación recibió 21.167,64 euros, a los que hay que sumar una subvención de 0,81 euros por cada uno de los votos obtenidos por cada candidatura al Congreso, siempre y cuando al menos uno de los miembros de la misma hubiera obtenido escaño de Diputado. Por su parte, en el Senado se reciben 0,32 euros por cada uno de los votos, habiendo de cumplir la misma condición: que al menos un candidato hubiera obtenido representación en la Cámara Alta.

Esto supone que los partidos, por los votos que obtuvieron para tener representación en el Congreso y en el Senado, ingresaron las siguientes cantidades:

-- Partido Popular: 12.177.629,80 euros.

-- PSOE: 9.308.077,23 euros.

-- Podemos y las confluencias: 8.097.992,07 euros.

-- Ciudadanos: 2.835.438,21 euros.

A estas cantidades habría que sumar la cantidad que reciben por los escaños obtenidos en el Congreso de los Diputados.

Con todo esto, los partidos recibieron una suma monetaria, que en caso de repetir elecciones volverían a ingresar en sus cuentas. Por tanto, también se encuentra la necesidad de ahorrar en este sentido y recortar, o en su caso eliminar, dichas cantidades.

Todo esto… ¿Es posible?

Pues bien, todo esto viene recogido en distintos puntos de la legislación española, y para poder cambiar alguno de estos aspectos sería necesario una reforma legal. Sin embargo, debido al tiempo que conlleva dicho proceso, los dos meses que restan hasta la repetición de los comicios son insuficientes.

Otra de las posibles opciones sería un acuerdo de todos los partidos para llevar a cabo dichos cambios. Un aspecto en este punto imposible puesto que Antonio Hernando y Albert Rivera contestaron al ministro de Justicia afirmando que están de acuerdo en reducir las subvenciones pero no el tiempo de campaña. Para dicho pacto sería necesario el acuerdo de todos los partidos y ha de hacerse por consenso, asegurando que ninguno de ellos recurrirá la decisión ante los Tribunales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·