Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

Las claves de la caída de María Teresa Fernández de la Vega

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La vicepresidenta Fernández de la Vega ha visto en estos últimos meses cómo merma su poder. Conozca aquí las claves del desplome de quien fue la figura señera del Ejecutivo.

-          La vicepresidenta no pasa un buen momento, ni en lo profesional ni en lo personal. Abundan incluso los rumores sobre su salud. El último golpe recibido se lo ha propinado el fontanero por excelencia de Rodríguez Zapatero, José Enrique Serrano, con la sustitución de Nieves Goicoechea por Félix Monteira en la Secretaría de Estado de Comunicación. Este movimiento se ha interpretado como un ascenso en el poder de José Blanco con el correlativo adelgazamiento de poder de de la Vega.

-          El declive de de la Vega y la expansión de Blanco han sido muy visibles en estos meses: Blanco domina el PSOE, donde no pinta nada de la Vega (sus compañeros, incluso, recuerdan sus magros resultados en Valencia), y Blanco también tiene un papel protagonista en la actual ronda de pactos: en otros tiempos, de la Vega jamás hubiera faltado en esa mesa.

-          De la Vega, que desde 2009 ha tenido su ‘annus horribilis’, ha visto incluso cómo era abandonada por algunos de sus colaboradores más cercanos –uno de ellos en enero de este año. Y eso que ella ha sido siempre partidaria de equipos muy pequeños.

-          El contraste es total con la situación de antaño. Zapatero se planteó incluso apartar a su “número dos” y buscar una alternativa: incluso se alegan celos presidenciales por el papel ejecutivo que había logrado la vicepresidenta, y por superar a Zapatero en valoración ciudadana.

-          Así, en 2008, con el primer cambio de Gobierno de la legislatura, comenzaron a aflorar los primeros rumores de abandono o cese de de la Vega. Carme Chacón tuvo serias opciones de ocupar su puesto, pero se interpuso por medio la crisis de la retirada de las tropas de Kosovo.

-          Con la pérdida relativa de poder, de la Vega ya no tiene la obediencia que antes le tributaban los ministros, conscientes ahora de su menor mando. A Blanco no le da órdenes y con Chacón se lleva mal. Y, diga lo que diga, ha discutido de la manera más agria con la otra vicepresidenta, Elena Salgado.

-          Añádase que Zapatero ha culpado directamente a de los fallos de comunicación y de coordinación gubernamentales a de la Vega. ¿Dónde está la superejecutiva capaz de tomar el toro por los cuernos y organizar gabinetes de crisis por las nevadas, los incendios o la inmigración?

-          Por si fuera poco, de la Vega ha ido aumentando exponencialmente su nerviosismo en las sesiones de control al Gobierno, hostigada –ahora incluso con su desdén- por la portavoz ‘popular’, Soraya Sáenz de Santamaría.

-          Sin embargo, de la Vega conoció su sentencia definitiva con su pésimo manejo del caso Alakrana, que estuvo durante más de un mes castigando al Gobierno. Añádanse aún a esto viejos pecios que jalonan su carrera, como su empadronamiento presuntamente irregular en Beneixida y las críticas a izquierda y derecha a sus “tournées” veraniegas por Hispanoamérica.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··