Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Cómo será mi coche dentro de 10 años?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los tres apartados que regirán el futuro, tanto a corto como a largo plazo, del automóvil son: el coche volador, los SUV y el lujo. De esos dos campos, los especialistas del automóvil descartan el primero y el tercero.

Mercedes Benz F 015, uno de los modelos a seguir. Mercedes Benz F 015, uno de los modelos a seguir.

El futuro del automovilismo girará en torno a dos aspectos. El primero de ellos, la emisión nula de partículas contaminantes, forma parte del presente. El segundo, la autonomía del vehículo, mantiene su línea continua y ascendente, ya que se sigue desarrollando aún la tecnología necesaria para ello.

El lujo en el vehículo es algo posible, pero de difícil acceso. Día a día vemos como las tecnologías y las marcas de lujo se juntan en colaboración para fabricar modelos de alta gama, accesibles únicamente para aquellos dispuestos a pagar grandes cantidades de dinero por ellos.

La autonomía del coche, objetivo primordial

Tecnología y automovilismo van de la mano. Es un episodio de presente y de futuro. Existe a día de hoy la tecnología que hace posible la conducción automática. Por supuesto, siempre existirá la posibilidad de mantener una conducción manual, ya que se busca al fin y al cabo satisfacer la demanda.

La total conexión del piloto con el coche es posible. Sin embargo, “se continúa en la búsqueda de una “ciberseguridad” que garantice que ningún agente sería capaz de bloquear u obstruir la conexión del coche, ya que este va a ser como un “ordenador con ruedas”, tal y como explica David Barrientos, director de comunicación de ANFAC, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones.

Actualmente, más de un 70% de los coches llevan incorporado algún elemento de conectividad, ya sea de llamada telefónica, sensores de posición, conectividad wifi o bluetooth.

Las tecnológicas más importantes, véase Google o Apple, están buscando fabricar su propio coche. Sin embargo, necesitarán de los fabricantes e ingenieros del mundo del automóvil para poder hacerlo. “Tanto Google como Apple tendrán que trabajar en colaboración con otras firmas para salir adelante”, señala Barrientos.

Las emisiones cero, presente y futuro

Que no contamine, o que lo haga lo menos posible. Esa es la intención de los  ingenieros y fabricantes de la industria del automóvil. Siguiendo esta línea, el coche eléctrico terminará dominando el mercado, muy a pesar de los que prefieren los modelos propulsados por motores de gasolina o diesel, que permanecerán hasta dos o tres años todavía en los escaparates.

Ya se han probado trayectos de aproximadamente 600 kilómetros con coches eléctricos y autónomos. Hace medio año, Citröen realizó un experimento que unió Vigo y Madrid mediante un coche totalmente eléctrico y autónomo.

También se han probado los mismos procesos tecnológicos y medioambientales con camiones, concretamente en Alemania y en Francia, donde se encuentran las sedes de Mercedes-Benz (Stuttgart) y Renault (Boulogne-Billancourt), respectivamente.

Las alas en el coche, muy a lo lejos

En las películas de Hollywood de ciencia ficción se nos muestran los coches como auténticas naves espaciales capaces de sobrevolar a través de los edificios de una ciudad. Sin embargo, esta posibilidad no es remota, pero sí contemplable muy a largo plazo.

El objetivo principal es mantener en vigor la seguridad del cliente y conductor. Por esa misma razón, se atisba lejana la faceta voladora del automóvil. No es posible garantizar con la tecnología de la que se dispone a día de hoy, una total seguridad de la integridad física del conductor.

Ni de presente ni de futuro. Desde ANFAC se señala que no será viable hasta desarrollar la tecnología suficiente, que hasta mínimo siete años vista no existirá.

El tamaño, a gusto del cliente

El tamaño del coche no va a cambiar por ser más o menos moderno. Se va a continuar con la fabricación de automóviles de todos los tamaños, sin existir uno estándar, de cara a satisfacer siempre el cliente.

Sin embargo, el modelo del futuro es el SUV, Sport Utility Vehicle, es decir, el todoterreno. Ya sea lujoso, para travesías de campo a través o para transitar por la carretera.

Es el modelo más solicitado actualmente y se espera que siga esta línea de demanda. Los “coches salón”, diseñados para permanecer en el coche, autónomo totalmente, de manera confrontada y en asientos mucho más espaciosos, también son proyecto de futuro. Sin embargo, todo estará enfocado a lo que la demanda solicite. Mercedes (Mercedes Benz F 015) y BMW (BMW i8) y Audi son quizá los más avanzados junto a las marcas de lujo.

Lo que si variará será el sistema de venta en concesionarios. De hecho, actualmente realidad virtual juega un papel muy importante. Se están poniendo en práctica simuladores que representan, de manera virtual y casi a la perfección, lo que sería conducir el modelo a elegir.

Todas las grandes entidades y firmas del mundo del automóvil se irán adecuando a esas nuevas formas de vente y fabricación. “Aquel que quiera diferenciarse del resto, obviamente tendrá que buscar una manera distinta de hacer lo mismo”, finaliza David Barrientos, orgulloso del futuro tanto a corto como a largo plazo que le espera a los automóviles, dentro y fuera de España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·