Viernes 25/05/2018. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

Por qué a los españoles no les importa vivir en estado de alarma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La huelga de los controladores, el pasado puente de la Constitución, fue respondida por el Gobierno con la declaración de un estado de alarma sin precedentes en democracia. El Ejecutivo ha conseguido los apoyos suficientes en el Congreso para ampliar esta situación hasta el 15 de enero, una decisión que ha merecido el beneplácito de la sociedad española. ¿Por qué los españoles aceptan sin problemas vivir en estado de alarma y parece considerar ‘normal’ esa medida?

Expertos en Sociología y Antropología consultados por este periódico explican que la actitud pasiva y sumisa de los ciudadanos en este asunto responde a motivos históricos, pero también a los episodios concretos vividos durante los días de la crisis de los controladores. Así son los españoles

De acuerdo con los especialistas, la pasividad, y aun pasotismo de los españoles sobre la circunstancia extraordinaria de vivir en estado de alarma tiene que ver con los siguientes componentes sociológicos:

--Llegada tardía de la democracia. España es un país con una tradición democrática inferior al resto de países europeos, como Inglaterra, Francia o Alemania. En dichas naciones, la sociedad es mucho más reivindicativa y menos sumisa con el Gobierno, pero los ciudadanos españoles están acostumbrados a aceptar las decisiones del Estado sin apenas cuestionarlas.

--Sociedad civil muy débil. La mayoría de los españoles no tiene una “conciencia política” desarrollada. Existen debates sobre la izquierda y la derecha, pero no hay capacidad crítica para analizar una decisión del Gobierno y falta movilización para hacerla frente.

--El individualismo latino. Los ciudadanos de países latinos, como España, se caracterizan por ser individualistas. Cada sujeto suele aislarse del interés común y sólo luchar por sus propios beneficios. A los españoles les interesaba viajar y no se han parado a pensar las consecuencias que puede tener un estado de alerta.

--Los españoles son envidiosos. En la naturaleza del español está fijarse en los poderes y privilegios de los demás y rechazar a quien tenga más que ellos. Los controladores aéreos son mirados desde ese prisma: forman parte de colectivo minoritario con funciones imprescindibles para el buen funcionamiento de un país. Ese poder, unido a los grandes sueldos y a las pocas horas de trabajo posiciona a los ciudadanos en su contra.

--‘Guerra’ entre la izquierda y la élite. Relacionado con el aspecto anterior, el Gobierno ha convertido esta huelga de controladores en un ataque de la élite a la clase obrera, que había ahorrado para irse de vacaciones. Los Gobiernos del PSOE han señalado a las rentas más altas como el “enemigo natural” del país. El sabotaje protagonizado por unos trabajadores con salarios más elevados que la media ha sido asumido como una muestra más de conflicto entre ‘los ricos’ y ‘los pobres’.

--Depresión de la sociedad ante situaciones de crisis. En los momentos más difíciles del país, en la sociedad española se extiende una sensación de que nada es posible arreglarse. Lo mismo ha sucedido ahora con la crisis económica: los españoles la asumen porque no hay solución a corto plazo y prefieren evadirse. Cuando el Ejecutivo propone una respuesta a otro problema actual como el de la huelga de controladores, la acepta sin más.

Las imágenes del caos

En cuanto a los datos de actualidad, el profesor Alejandro Navas, de la Universidad de Navarra, señala que el recuerdo de lo sucedido en los aeropuertos ha sido decisivo en la pasividad de los españoles.

Las imágenes ofrecidas por televisiones y periódicos del caos en las terminales de todo el país han calado en la sociedad, que reclamó una solución urgente al problema.

Además, la necesidad de viajar en el puente, y tener la certeza de que no habrá problemas de vuelo en navidades, han sido argumentos suficientes para que los ciudadanos acepten un estado de alerta que conlleva la militarización del espacio aéreo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··