Lunes 21/05/2018. Actualizado 08:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Han muerto los carteros en España?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Han sido unos profesionales emblemáticos en España. Durante la Transición, los carteros eran famosos por su eficacia: circulaba la leyenda de que, si un vecino de Almería enviaba una carta con  destino La Coruña, tenía la certeza casi ciega de que llegaría a la otra punta del país en menos de veinticuatro horas. Y así sucedía. Sin embargo, las nuevas tecnologías y la aparición de empresas multinacionales destinadas a la mensajería han terminado relegando a los tradicionales carteros a un segundo plano. Cabe preguntarse, ¿han muerto los carteros en España?

Buzones. Buzones.

Según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el servicio público aún es una de las opciones preferidas por los españoles a la hora de enviar cartas certificadas y paquetes de importancia para los usuarios. Los acuse de recibo todavía tienen su importancia en las empresas y entre los particulares cuando se trata, por ejemplo, de trámites burocráticos relacionados con la Administración.

El correo electrónico

Sin embargo, cada vez va ganando más terreno el uso del correo electrónico. La mensajería vía Internet ha revolucionado hasta tal punto las relaciones profesionales y el sector de las comunicaciones que valió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 2009  a los creadores del arroba (@), los ingenieros Raymond Samuel Tomlinson y Martin Cooper.

En este sentido, prácticamente han desaparecido de escena los mensajeros que transportaban sobres con documentos e informes de oficina en oficina. Han sido iconos del cine y la literatura pero parece que sólo existirán allí, en películas y series. Ahora, basta un simple clic, deslizar el dedo en la pantalla del teléfono móvil, para que la información esté en tiempo casi real en manos de una persona que se encuentra al otro lado del globo.

Expertos en el ámbito de las comunicaciones constatan, sin embargo, que el recurso al correo postal aún pervive en casos concretos. Señalan un detalle muy significativo: estos casos son los considerados importantes o urgentes. Es decir, al menos para los españoles, recibir una carta en el buzón es sinónimo de que ha llegado a casa o a la oficina un material sensible.

Las mismas fuentes señalan que una carta en papel se utiliza como último recurso para comunicar un asunto al que no se ha prestado atención vía e-mail. Por eso, la Administración y la Justicia recurren al correo postal para reclamar al ciudadano; por ejemplo, multas de tráfico, pagos pendientes a Hacienda, requerimientos judiciales, etc.

Multinacionales de la mensajería

Sin embargo, el uso ordinario del correo postal ha decrecido de forma imparable. Las nuevas tecnologías se han impuesto, no sólo en el ámbito profesional y empresarial, sino también en el envío de paquetes.

Responsables de esta situación son las grandes multinacionales del comercio electrónico, y en especial, según apuntan los expertos, Amazon. El gigante norteamericano incluye el envío a domicilio de los productos que el cliente ha adquirido en su página web, a veces recurriendo a terceros y en la medida de lo posible, a través de su propia mensajería, ahorrando costes. En general, este servicio está considerado como “eficaz” o “muy eficaz” por los usuarios de la plataforma.

Otra empresa puntera en el sector de la mensajería es Glovo. El modelo es distinto del de amazon, porque no incluye la compraventa de productos, sino sólo en su transporte a la dirección elegida.

Los usuarios pueden ser de dos tipos: receptor o mensajero. El primero pone un anuncio en la plataforma donde explica el producto que necesita y la dirección donde recibirlo. El segundo, elige qué productos puede enviar y acude tanto al lugar de recogida como al de recepción. Su cometido es simplemente trasladar el producto en cuestión desde un punto hasta otro.

Los mensajeros de Glovo puede transportar desde cartas o sobres con documentos hasta paquetes o bienes de todo tipo. No existen límites geográficos, aunque donde más se usa el servicio es en grandes ciudades, en las que los desplazamientos son largos y los horarios laborales, extensos. La valoración de los usuarios es de “eficaz” o “muy eficaz”.

Ambas empresas han lastrado el correo postal, que presenta deficiencias, según las opiniones de los clientes: los precios son elevados, el tiempo de espera de los paquetes es alto (en ocasiones, hay retrasos de meses) y las condiciones de privacidad, muy restrictivas: es necesaria la recogida personal y presencial, sin posibilidad de delegarla en otra persona.

Renovarse o morir

En general, la opinión más extendida en los usuarios y clientes es el correo postal en España ha quedado anticuado y ha perdido terreno frente a sus nuevos competidores, que crecen rápidamente.

Una solución, señalan, podría ser la privatización parcial del servicio, algo que sin embargo se aventura lejano y difícil por la cantidad de puestos de trabajo que se podrían perder al rebajar costes. A día de hoy, no es una opción que el Estado contemple por inviable.

Por tanto, las opciones se limitan a invertir en la especialización de servicios como Correos Exprés, de mensajería urgente, y en la rapidez de los trámites. Algunas demandas de los profesionales tienen que ver con la reducción de la burocracia interna.

Un ejemplo: en comunidades autónomas pluri provinciales, las cartas se envían a una capital de mayor población antes de que pase de nuevo a la provincia de destino. Es decir, si un vecino de Jaén envía una carta con destino al municipio jienense de Noalejo, el sobre viaja primero a Granada, y desde allí se vuelve a remitir a Jaén para que se envíe a Noalejo. Un trámite que algunos consideran innecesario, ineficaz y además engorroso.

En definitiva, si el correo postal desea perdurar en España, la opinión de los expertos es que se invierta en reformas que agilicen los trámites para que la rapidez sea una seña de identidad frente al correo electrónico y empresas de mensajería.

Etiquetas
, ,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··