Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Te lo aclaro

¿Hay o no hay sequía en España?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Algunos medios de comunicación tildan este año hidrológico como el más seco de la década. En los últimos doce meses la reserva hidráulica peninsular ha descendido en un volumen de agua equivalente al de la cuenca del Ebro (7.511 hm3 de capacidad) o del Guadalquivir (8.131 hm3 de capacidad). Pero ¿hay o no hay sequía en España?

Embalse. Embalse.

El año hidrológico 2016-2017 (del 1 de octubre al 30 de septiembre) ha sido el octavo con menos precipitaciones desde 1981, según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Las precipitaciones acumuladas son inferiores a su valor normal de referencia (1981-2010) en la mayor parte del país y no alcanzan el 75% en Galicia, norte de Castilla y León, buena parte de Asturias y Cantabria, y diferentes zonas de Andalucía, Extremadura y Canarias.

Durante el año hidrológico 2016/2017, a escala nacional, el valor de la precipitación acumulada desde el 1 de octubre hasta el 1 de mayo fue aproximadamente un 13% inferior al valor medio correspondiente a dicho periodo.

A 1 de mayo de 2017, la reserva hidráulica peninsular se situaba en un 56% de su capacidad. Es un porcentaje inferior a la media de los últimos cinco años (74%) y diez (70%). Avanzado el verano, la reserva de agua estaba en el 45 %, claramente inferior a la media de los últimos cinco años (65%) y diez (62%), según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA). Desde 1995 no se había llegado al verano con tan poca disponibilidad de agua.

Manuel Ramón Llamas Madurga, catedrático de Hidrogeología de la Universidad Complutense de Madrid, es una autoridad internacional en todo lo concerniente al tema del agua. Un asunto que, en un país como España, es “política de Estado”. Habla de la “hidroesquizofrenia española” que existe entre los datos que, sobre la sequía, proporciona el Ministerio de Medio Ambiente, basados fundamentalmente en la situación de los 1.200 embalses de superficie.

Sin embargo, critica que no hay la menor alusión a los embalses subterráneos para resolver los problemas de la sequía. Afirma que se ignora totalmente el papel que pueden jugar los más mas de 700 embalses subterráneos identificados en España en los planes hidrológicos de cuenca enviados a Bruselas. Considera inexplicable esta postura de silencio de la Dirección General del Agua, en contraste con la información minuciosa que ofrece sobre los 1.200 embalses de superficie. En resumen, añade, esto demuestra que la “hidroesquizofrenia” sigue siendo una enfermedad grave de los gestores del agua.

Más sequía con el cambio climático

El ingeniero Raúl Herrero, que presta servicios de asesoramiento, redacción de estudios y proyectos, asistencia técnica e investigación en materia de agua, considera que las sequías son (y serán) fenómenos naturales recurrentes. De hecho, se espera que con el cambio climático se presenten con más frecuencia y con mayor intensidad, agravando la situación de escasez de recursos hídricos en el territorio.

Defiende que las sequías se deben abordar con planificación y no con improvisación para amansar a ciertos grupos de presión que exigen medidas inmediatas (Real Decreto Ley 10/2017 por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía en determinadas cuencas hidrográficas…). Aseguran que la experiencia confirma que “esto es pan para hoy y hambre para mañana”.

Herrero apunta que hace tiempo que se tiene conocimiento de que el problema del agua en España no es de escasez, sino de mala gestión y de falsas promesas. La solución no se debe condicionar a los cuatro años de legislatura, sino que se debe plantear en el medio y largo plazo, por un equipo técnico multidisciplinar que trabaje con independencia del color político que se encuentre vigente y con rigor científico.

Durante el pasado verano, los camiones cisterna permitieron suministrar agua potable a numerosas localidades del país que, con la sequía, volvieron a registrar problemas de abastecimiento. Pero esta vez, además de los clásicos Levante y Sur de España, la situación también fue especialmente complicada en Navarra (cuenca del Ebro), Castilla-La Mancha (cabecera del Tajo), Castilla y León (cuenca del Duero) y Asturias. Por ejemplo, la Diputación de Guadalajara viene apelando al “uso responsable” del agua en pueblos a los que se suministra con camiones cisterna. Cada uno de ellos cuesta unos 500 euros.

Al encontrarse España en una situación de sequía hidrológica -con reservas de agua inferiores a las medias históricas- el Ministerio de Agricultura debe elaborar cada mes un informe de seguimiento. En el último publicado, correspondiente a septiembre, se resalta que en dos cuencas -la del Miño-Sil y la del Tajo- se ha tenido que recurrir a estoos vehículos cisterna. El caso más llamativo es el gallego. En la cuenca del Miño-Sil “existe una importante percepción de sequía”, resalta el informe. “Algunos núcleos rurales y explotaciones ganaderas han sido abastecidos con camiones cisterna. Los caudales circulantes son muy bajos, del orden del 50% inferiores a los medios para la época”.

Situación de sequía hidrológica

El ingeniero Raúl Herrero, atendiendo a los sistemas de indicadores hidrológicos, que sirven de referencia a los organismos de cuenca para la declaración formal de situaciones de alerta y eventual sequía, confirma que persiste la situación de sequía declarada en los ámbitos territoriales de las Demarcaciones Hidrográficas del Segura, del Júcar y de la cabecera del Tajo y ha comenzado una nueva situación de sequía en la parte española de la Demarcación Hidrográfica del Duero.

Esta situación ha tenido como consecuencia el establecimiento de un conjunto de medidas (control del riego, uso de pozos de sequía, medidas fiscales para aliviar las pérdidas en el sector agrario, etc.) e incluso de restricciones por la falta de agua. Por ejemplo, explica que en algunos pueblos de Sevilla se han practicado cortes del suministro durante la noche por la bajada del nivel de los pozos de agua subterránea de los que se abastecen. Y el Ayuntamiento de Tábara (Zamora) ha cortado el agua de las fuentes públicas para salvar el consumo en los domicilios de la localidad.

Incluso, advierte de que la Confederación Hidrográfica del Guadiana se prepara para un año hidrológico “duro”, en el que se prevé regar lo mínimo, ya que si no llueve lo suficiente en otoño el destino del agua será abastecimiento humano, caudales ecológicos y cultivos permanentes.

Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··