Videonoticias de ECD

El Cupra Formentor rueda por el cabo Formentor: una visita de hermanamiento

El prototipo Cupra Formentor rueda por primera vez por las carreteras de Formentor, el famoso cabo mallorquín del que toma el nombre. Elementos tan emblemáticos como el mar Mediterráneo o el viento, han resultado cruciales fuentes de inspiración para la concepción del primer modelo desarrollado específicamente para la marca.

Los habitantes de Mallorca conocen el Cabo Formentor por un sugestivo nombre: “el punto de encuentro de los vientos”. Es el punto más al norte de la isla, a cuyo faro se accede por una serpenteante carretera que bordea acantilados de hasta 300 m de altura construida en la década de los 30.

Tanto el viento como las olas se erigen en auténticos escultores que moldean a diario los escarpados acantilados del Cabo Formentor. Esta naturaleza cambiante fue la que inspiró a Alberto Torrecillas, diseñador de exteriores de Cupra, para crear la estilizada silueta del Cupra Formentor: “El viento esculpe las rocas, lo que me sirvió para inspirarme en el diseño de las líneas de tensión, en las que se aprecia el dinamismo y la sensación de movimiento, incluso cuando el coche está parado”.

Por otro lado, el color turquesa de estas mediterráneas aguas cambia cuando sopla el viento del norte. Bajo la superficie, los tonos se oscurecen en cañones de hasta 60 m de profundidad.

Los diferentes tintes del Mediterráneo sirvieron al departamento de Color para crear el color Blue Petrol, un azul profundo mate, casi negro, concebido expresamente para este coche concepto.

El Cupra Formentor es un prototipo de todocamino coupé cargado de simbolismo. Por un lado es el primer vehículo desarrollado por Cupra, no deriva de ningún modelo de Seat, y además proyecta fielmente como será la versión de calle.

Está llamado a ser el segundo modelo de la marca para cliente, tras el Cupra Ateca. Dado que el mercado del los todocamino o SUV ya acapara más de un 43% de las matriculaciones nada tiene de extraño que el primer vehículo comercializado por Cupra fuera un todocamino compacto, pues además este segmento C-SUV es el de mayor peso.

La carrocería está muy elaborada a base de superficies muy complejas y marcados trazos que transmiten un elevado nivel de sofisticación,  parece una escultura. A pesar de una incuestionable originalidad, el frontal guarda cierta similitud con el del Seat Tarraco, especialmente por la forma de la parrilla y de los faros.

Dentro de un conjunto que emana dinamismo por los cuatro costados, destaca la deportividad de la trasera del vehículo por medio de elementos como el difusor o las cuatro salidas de escape. También destaca la línea luminosa que une las ópticas traseras.

Con respecto al propulsor, el Cupra Formentor cuenta con un sistema de propulsión híbrido enchufable que proporciona una potencia total de 245 CV, y va asociado a un cambio automático de doble embrague de 7 velocidades. Su batería le otorga una autonomía de hasta 50 km en modo eléctrico según el nuevo ciclo de medición WLTP, lo que equivale a unos 70 km en el anterior sistema NEDC.

Otros vídeos interesantes
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?