Videonoticias de ECD

Un paseo por el tiempo de la mano de Seat: pasa la vida

No hay tiempo sin acontecimientos. El mundo ha evolucionado en los últimos 50 años a una velocidad vertiginosa, en progresión geométrica. Un fenómeno que puede aplicarse perfectamente a la industria del automóvil. En el caso de Seat, cuando arrancó su producción en la factoría de la Zona Franca en 1950, se producían 5 coches en todo un día.

Una cifra para unos métodos productivos a los que cabe tildarse  de casi artesanales, que contrasta fuertemente con los más de 2.300 automóviles que actualmente salen por jornada de la fábrica de Martorell. Esta evolución ha permitido motorizar a todo un país. Hay que considerar que en los años 50 había en España 3,1 coches por cada 1.000 habitantes, en contraposición con los 480 automóviles por cada 1.000 habitantes de la actualidad.

Vertiginosos resultan los cambios introducidos en el proceso de fabricación, principalmente por la entrada en escena de los famosos robots, elementos de auténtica ciencia ficción en los años 50. Estos ingenios electrónicos programables, capaces de manipular objetos y de realizar infinidad de operaciones, invadieron las fábricas, permitiendo pasar de un proceso manual a otro automatizado.

A día de hoy conviven en la moderna factoría de Martorell más de 7.000 empleados con más de 2.000 robots. En los años 60 y 70 la operación de pintar un vehículo se efectuada de manera completamente manual. Hoy, 84 robots aplican finas capas en una cabina, mientras un escáner revisa la uniformidad de la superficie en 43 segundos. Además, el taller de chapistería cuenta con más de 2.000 robots y hay 125 robots autónomos en los talleres de montaje.

2 años de espera para comprar un Seat 600

Pero el entorno de trabajo no solo ha cambiado con la integración de los robots. Los empleados de la factoría de Martorell desempeñan su labor en un ambiente a temperatura constante, además de contar con los últimos avances en ergonomía para prevenir lesiones. Un hábitat que contrasta con el de los años 50, caracterizado porque se trabajaba a temperaturas muy bajas en invierno y a cerca de 40º C en verano.

De la misma forma que la fabricación ha evolucionado, también lo han hecho los medios de distribución. En 1965 la exportación de coches constituía para Seat un auténtico problema. De manera testimonial, se cargaron varios aviones con modelos destinados a Colombia. Hubo que esperar hasta 1983 para que las exportaciones empezaran de forma sistemática, con la comercialización del Seat Ronda en los Países Bajos. En 2018, la marca española exportó el 80% de los 474.300 vehículos fabricados en Martorell. Puestos en fila, unirían Barcelona con Sidney.

La transformación experimentada por los procedimientos de compra de un vehículo asimismo ha sido enorme. Se ha pasado de 2 años de espera a la adquisición de un coche mediante cinco simples clics. Antes, los concesionarios eran el único punto de contacto con la marca. Actualmente,  un 71% de los compradores recurren a la información online antes de acudir a un punto de venta.

A mediados de los años 60, el tiempo de espera para adquirir un preciado Seat 600 era de 2 años. Ahora se puede comprar un coche en tan solo 10 minutos mediante 5 clics, como, por ejemplo, es el caso del proyecto de compra online que Seat ha impulsado en Noruega.  

Otros vídeos interesantes
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?