Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt
·Publicidad·

La filtración en Interior nace de no entender qué es ese ministerio

La redada de la Guardia Civil contra los abogados de los presos de ETA tiene una buena y una mala noticia. La buena, que se sigue actuando contra la banda terrorista. La mala, la filtración antes de que el operativo hubiera empezado, lo que provocó que destruyeran documentación. En ese fallo no hay solo incompetencia, y afán desmedido de protagonismo, sino sobre todo no entender la filosofía que debe primar en un ministerio como el de Interior, donde debe mandar la discreción.