Sábado 20/01/2018. Actualizado 13:41h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Alto riesgo en la carretera: 700.000 nuevas toneladas de mercancías (también peligrosas) se están transportando en camión por la negativa a que vayan por tren

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Más de 700.000 toneladas. Esta es la cifra total de las mercancías que a día de hoy se han transferido del transporte ferroviario al de carretera por la supresión de servicios, el aumento de costes en el ferrocarril y la oposición de las autoridades locales.

En los últimos 18 meses, el volumen de mercancías que se transportaban por ferrocarril y que ahora circulan por la red de carreteras españolas supera las 700.000 toneladas, según ha podido saber El Confidencial Digital.

El desplazamiento de las mercancías de los vagones a los camiones responde en parte a los nuevos precios fijados en febrero de 2007 en la llamada ‘Red Intermodal Multicliente’ de Renfe, que ofrece trenes programados al detalle según fechas de circulación, origen, destino, horarios de admisión y entrega de contenedores. “Las nuevas tarifas nos han subido de precio considerablemente el transporte de nuestras mercancías”, lamentan los usuarios de estos medios.

El encarecimiento de los convoyes nos ha llevado a optar por la carretera, “lo que no sólo retrasa la distribución en España, sino también las entregas a nuestros clientes europeos”, comentan a este confidencial varios empresarios de las industrias siderúrgica, química o básica.

Quienes trabajan con materias peligrosas o de riesgo también se han visto desplazados de las vías al asfalto, complicándose así su logística, fundamentalmente en la aplicación de los protocolos de seguridad y emergencias necesarios.

Representantes del tejido industrial español señalan a las autoridades locales de aquellos municipios en los que existen estaciones de tren para la carga, manipulación y gestión de mercancías, así como a Renfe y Adif como los principales responsables de este recorte en el transporte ferroviario de mercancías.

“Los ayuntamientos sólo se hacen eco de las quejas de los vecinos que viven cerca de la estación, se dejan de prestar ciertos servicios a los transportistas y ni nadie mejora las terminales, ni se facilitan soluciones alternativas”, se quejan las empresas que precisan de este tipo de transporte para sus redes de distribución.

A este respecto, desde Adif aseguran que continúan prestando servicios auxiliares y complementarios a los transportistas de mercancías –peligrosas o no– en todas sus terminales, y especifican que las estaciones son las mismas para todo tipo de productos y substancias.

Uno de los puntos más conflictivos es el municipio cántabro de Torrelavega, donde, según fuentes del sector, “no se ha cerrado la estación de mercancías porque no se puede por Ley, pero cada vez lo tenemos más difícil”. 

Los vecinos de esta localidad están en contra de la manipulación de mercancías peligrosas en su estación de ferrocarril, aunque según denuncian varios transportistas “nadie protesta cuando circulamos en camión por el mismo pueblo”.

Varias terminales de carga e intercambio de Gijón, Valencia o Huelva también están viendo disminuida la prestación de servicios de conexión por tren para la distribución de mercancías, especialmente aquellas consideradas como peligrosas. De acuerdo con fuentes cercanas a Renfe, esta empresa ha suprimido sus servicios combinados e intermodal en Huelva porque no les sale rentable.

Una de las industrias más afectadas por este recorte en la oferta de transporte ferroviario de mercancías es la química. “Esta estación [Huelva] era clave para la distribución del ácido sulfúrico, por ejemplo”, destacan fuentes patronales del sector.

Por su parte, en Renfe explican a ECD que estos recortes en su oferta responden a la nueva estructura de negocio que aplican desde hace un par de años, desde que en 2005 la antigua RENFE se desglosara en las actuales Adif y Renfe operadora. “No tenía sentido mantener trenes tan deficitarios”, subrayan en referencia al cierre de estaciones como la de Huelva.

No obstante, recuerdan que mantienen los ‘grandes corredores’ para conectar las principales ciudades e invitan a los antiguos usuarios de terminales como la onubense a desplazarse a Sevilla, que sigue funcionando a pleno rendimiento.

20.000 camiones cruzan los Pirineos a diario

Lo datos oficiales facilitados por el Centro de Promoción del Transporte de Mercancías por Ferrocarril (CPTMF) revelan que el número de camiones que cruzan a diario los Pirineos supera los 20.000, “con una previsión de crecimiento del 8% anual”.

Hoy en día el tráfico total entre la Península Ibérica y el resto de Europa supone unos 220 millones de toneladas al año, siendo la estimación de crecimiento para 2015 de 100 millones de toneladas más.

Según revelan las estadísticas elaboradas por este lobby -que integra desde la patronal de la industria química a los fabricantes de camiones y automóviles o las de cargadores y consumidores- de los 105,3 millones de toneladas que pasaron por los Pirineos, sólo el 4% lo hicieron mediante el ferrocarril.

“El declive del ferrocarril es más palpable cuando se analiza la evolución del intercambio entre la Península y una Unión Europea”, advierten en el CPTMF, apuntando que entre 1998 y 2003, el ferrocarril ha perdido un 5% de carga (de 4,4 millones de toneladas a 4,2).

La mayoría del crecimiento en el transporte ha sido absorbido por la carretera, por las facilidades que ofrece este modo en proporcionar una respuesta rápida, casi inmediata, a las solicitudes de servicio. En ese mismo periodo, la distribución en camiones ha aumentado en un 25% (de 77 a 96,6 millones).

Mientas, un portavoz de Renfe asegura a este confidencial, señalan que las cifras de transporte de mercancías por las vías españolas no han sufrido variaciones importantes en los últimos años.

En concreto, en 2007 distribuyeron 24,7 millones de toneladas. De este volumen, el 33% correspondió a Graneles, el 24% a Intermodal, el 20% a Siderúrgicos, el 12% a Multiproducto y el 11% a Automóvil.

Eso sí, la huelga de transportistas celebrada el pasado mes de mayo sí que se ha dejado notar, también en los trenes, según reconocen fuentes oficiales de la antigua operadora única.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··