Jueves 14/12/2017. Actualizado 11:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Aminatou Haidar ha estado esta mañana en el hospital madrileño de La Paz, donde recibe seguimiento periódico por una enfermedad crónica. No ha querido hablar con los medios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La activista saharaui Aminatou Haidar ha estado esta mañana en el Hospital Universitario La Paz, en la capital. Pese a que había numerosos medios de comunicación esperando su llegada al centro, Haidar no ha querido hablar con ninguno de ellos y tampoco ha permitido que se la grabara para televisión.

No ha querido hablar con nadie ni que grabaran imágenes suyas” aseguran a El Confidencial Digital profesionales sanitarios que han visto a la activista saharaui durante su visita de esta mañana al hospital madrileño.

“Se la veía bien, con buen aspecto y ha actuado con normalidad, como en anteriores ocasiones”, resumen estas mismas fuentes. El motivo de la visita era, además del seguimiento, someterse a chequeos médicos específicos por la huelga de hambre de 32 días que siguió en el aeropuerto de Lanzarote tras ser expulsada de Marruecos el pasado 14 de noviembre.

Haidar acude periódicamente a La Paz, donde está en seguimiento médico desde 2006. “La de hoy ha sido una visita rutinaria con los médicos que la tratan desde hace tiempo en las unidades de medicina interna y aparato digestivo”, confirman a ECD desde el hospital.

En un comunicado remitido por la Plataforma de Apoyo a Haidar, los defensores de la saharaui concretan que se trata de una visita “estrictamente privada” y que, aunque evoluciona positivamente en su recuperación y ya puede ingerir casi todo tipo de alimentos, continúa sufriendo fuertes dolores de estómago.

Tres son los médicos que tratan a Haidar en el hospital madrileño: los doctores Suárez de Parga (Digestivo), que en el último informe que realizó, poco antes de la huelga de hambre que protagonizó la activista, le diagnosticó una úlcera sangrante; Robles (Medicina Interna) y Hernández Gil (Traumatología).

Hernández Gil se ocupa de sus lesiones en la columna lumbar, fruto de las torturas recibidas en las cárceles marroquíes y por las que le fue concedido el permiso de residencia temporal que caduca hoy, 21 de enero.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··